martes, 29 de mayo de 2018

FEAR THE WALKING DEAD - TEMPORADA 3

El fin de la segunda temporada de "Fear the Walking Dead" había terminado muy arriba (por así decirlo) y me daba la sensación que por momentos estaba cobrando mayor interés que su predecesora "The Walking Dead" que en ocasiones se suma en una monotonía constante, aunque con puntos de genialidad a lo largo de sus temporadas que la hacen imprescindible.

Si bien el sur de Estados Unidos es un punto caliente en esta "Fear the Walking Dead", es lo que tiene el  estar situados en ese territorio de la frontera con México, mucho más problemática que la ubicación de Rick Grimes y sus compañeros.

El sur del territorio estadounidense es un lugar seco, sin apenas lluvia y con un índice de criminalidad bastante elevado en comparación con otros lugares.

Todo esto hace que la población a penas pueda abastecerse de agua y así poder sobrevivir. Y es que de esto habla la tercera temporada, de la lucha por el agua.

Me parece algo real, algo que podría ocurrir en una situación similar y por supuesto, algo por lo que se podría luchar.
Luego están los dilemas morales e existenciales. Por un lado ¿es bueno dar agua a todo aquel que la necesita? o por el contrario, se debe de preservar por lo que pueda ocurrir.
Ahí está el problema, la lucha de fuerzas, el ego y por supuesto, como no, la lucha por la supervivencia.

Además está un hecho relevante, (SPOILER) la muerte de Travis nada más comenzar la temporada, dando el protagonismo y las riendas de la serie a Madison Clark y a sus hijos, algo que quizás tuvo que ser desde el principio. 

Y es que estos tres personajes llegan escalonadamente al rancho de Jeremiah Otto, un anciano ex-alcohólico (con brotes aún de su adicción), con alto espíritu religioso y que vela por la seguridad de una comunidad de blancos contra las inclemencias del Apocalipsis que ha asolado al mundo.
Dentro de esta comunidad también,  se encuentran sus dos hijos Troy, la oveja negra de la familia (incluso el se cataloga así mismo de esa manera) y Jake que es el yerno que oda suegra quisiera tener.

La comunidad de los Otto será determinante en el transcurso de esta temporada, puesto que su rivalidad con una comunidad de indios indígenas estadounidenses, (bañada en sangre años atrás) no hará sino que enturbiar la situación.

                             

Por otro lado tenemos a (SPOILER) a Daniel Salazar a quien dábamos por muerto y que será también determinante en el devenir de la presa, los mandatarios de la misma y la lucha por el control del agua.
En su camino, se encontrará de nuevo el buscavidas Victor Strand que luchará a diario por sobrevivir yendo a la deriva de un lado a otro, sin importarle demasiado las consecuencias.

Y es que la ya mítica serie de zombies está por convertirse en un referente en el género, más aún cuando en la cuarta temporada (ya en emisión) va a cruzar su destino con el de su predecesora "The Walking Dead".
Os iré contando.

lunes, 28 de mayo de 2018

EL EXTRANJERO

Camus en primer término, Mimi en segundo. 
Últimamente, sin quererlo, estoy viendo y leyendo diferentes cosas sobre la ocupación de Francia de Argel y la liberación de dicho país.
Días atrás, he podido ver "La batalla de Argel" ("La battaglia di Argeli", Gillo Pontecorvo (1966)) y hace unos días he podido concluir la novela "El extranjero" de Albert Camus que hoy quiero comentar.

Mientras que la película de Pontecorvo hablaba de como los argelinos querían liberarse para ser un estado independiente, la obra de Camus habla de aquellos franceses que vivían en un país lejano y ajeno a su Francia natal.

Tomando como referencia este contexto histórico y las dos visiones, puedo llegar a hacerme una idea de lo que allí acontecía.

Según lo que expresa el protagonista de la novela, el señor Mersaul, se encuentra en un lugar hostil, con el cual no se siente identificado y echa de menos sus Francia natal.
Recuerda los Campos Eliseos, la cara vida en París y como todo es diferente a Argel.

Y es que varios son los hechos que condicionan la vida de este personaje.

1. La muerte de su madre.

2. El asesinato de un ciudadano árabe. 

Si bien, de lo primero, el protagonista cree recuperarse de manera rápida (el amor llama a su puerta y eso le hará olvidar ciertos males); lo segundo condiciona por completo su existencia.
Y es que no tarda mucho en entrar a prisión y ser juzgado. Mostrando una pasividad tal que no es capaz ni siquiera de defenderse.

Deja que los acontecimientos, fluyan, sigan su curso. Se ve encerrado en una encrucijada de la que sabe que no va a salir, se ve envuelto en un problema que no a ser capaz de solucionar, así que ¿por qué esforzarse en buscar una libertad que no le van a conceder?

El reo, antes de su ejecución, pide casarse con la mujer que ama y no quiere pasar los últimos momentos de su vida con un sacerdote y es que el tiempo que le queda de vida quiere aprovecharlo al máximo, en la soledad de su celda.

Mucho tiene que ver, que dicha novela se publicase en el año 1942 y que por la mente del escritor pasase el estado en el que se encontraba el mundo, azotado sin ninguna duda por una primera guerra mundial concluida y por una segunda a la cual le quedaban aún tres años.

Camus, años después recibiría el premio Nobel de literatura, algo merecido, no me cabe duda, puesto que tras leer sus escritos nos damos cuenta de la transcendencia de lo que cuenta, de sus palabras.

Imprescindible lectura.
Importante a su vez, el análisis de la reflexión sobre la condición humana.

viernes, 25 de mayo de 2018

FIN DE GUARDIA

Mimi haciendo una crítica felina de la novela.
SPOILER.
Bill Hodges tiene cáncer de páncreas. Vomita sangre, quiere creer que es una úlcera, intenta agarrarse a algo, a una esperanza, a un último aliento de vida, pero no.
El médico le da el peor de los diagnósticos, le quedan pocos meses en este mundo.
Mientras, una oleada de suicidios se están produciendo. Parece ser que todos tienen un denominador común, Barry Hartsfield, quien reposa en el hospital en estado vegetativo.
Bill, a pesar de su corta esperanza de vida decide investigar que hay tras las misteriosas muertes, así que se pone manos a la obra.

Tercera y última entrega de la saga del detective Bill Hodges, creada por Stephen King y cuyas novelas previas ya hemos comentado en este blog.
Sinceramente, creo que el conjunto de estas tres obras es de lo más honesto que ha escrito King en los últimos tiempos, tanto es así, que nunca he querido que terminase.

Algo me hace pensar que en un futuro (no muy lejano) el escritor de Maine retomará el personaje en sus andanzas de juventud (ojalá lo haga) al igual que retomó a su séquito de "La Torre Oscura" o a Daniel Torrance con la secuela de "El Resplandor".

De lectura fácil, directa y sin andarse por las ramas, King, toma prestados de sus anteriores trabajos los poderes que pueda poseer una persona para comunicarse a través de la telequinesia.
Barry Hartsfield, es un psicópata por naturaleza y se introduciéndose en la mente de diferentes personas incitándolas al suicidio. Para ello,  rescata de sus recuerdos aquellos hechos que por así decirlo, "les traumatizaron".
También, al no poseer capacidad física de desplazamiento, Barry, se ha introducido en la mente de un empleado de biblioteca, al cual, trata como un lacayo capaz de cometer las mayores atrocidades si lo estima oportuno. El asesino del Mercedes sigue siendo macabro y retorcido.

Si ya había un hecho destacaba en la primera de las novelas de esta saga ideada por King era el hecho de sacar partido a la Deep Web.
En esta ocasión vuelve a hacerlo y es que Rana Gustavo se introduce nuevamente en el Paraguas azul en busca de respuestas e intenta esclarecer quien es la persona que firma sus crímenes con un gran zeta.
Marca que también han dejado las suicidas.

Sin ningún género de dudas estamos ante un broche perfecto de una trilogía, que como no, acaba con la muerte de Hodges y con un Barry Hartsfield que también pasa a mejor vida.
Si tengo que destacar cualquier otro aspecto, me decantaría por una de las premisas del libro.
Me interesa bastante la circunstancia de que un fármaco haga despertar una parte del cerebro de Barry Hartsfield que estaba dormida tras el golpe que había sufrido.
Creo que la ciencia, en ocasiones, da más miedo que lo paranormal.

Ahora bien, como he dicho nos soy Nostradamus pero estoy seguro que King volverá al personaje de Bill Hodges, sino, tiempo al tiempo.

domingo, 13 de mayo de 2018

ASH VS EVIL DEAD - TEMPORADA 1

Lo que se agradece cuando un producto no se desvirtúa y posee la esencia del original que le precede.
Eso es exactamente lo que sucede con "Ash vs Evil Dead" en su primera temporada.
La serie es la continuación directa de la trilogía creada por Sam Raimi, "Evil Dead"; y os puedo asegurar que no deja ningún cabo suelto y es llevada a una actualidad desvirtuada al antojo de su protagonista.

Y es que Ash, interpretado una vez más por Bruce Campbell, (lleva por así decirlo) "una vida de mierda".
Bebe, se emborracha, tiene trabajos precarios, vive en una caravana... y es que no ha progresado mucho en los último treinta años.

De hecho, en una de esas noches alocadas, Ash utilizará de nuevo el Necronomicón e invocará a los demonios del bosque y tendrá (una vez más)  que enfrentarse a las fuerzas del mal. Aunque en esta ocasión no estará sólo.
Le acompañarán Pablo su ayudante en el Value Stop y Kelly otra joven de origen hispano quien en un primer momento parece una mojigata, pero que pronto será de armas tomar.

Parece que todas las series que comento en el blog les hago una lectura positiva, pero es que suelo elegir muy bien lo que veo. (Risas enlatadas).

Así que aquí va "mi crítica" de la serie.
En primer lugar, deciros que agradezco enormemente que la serie sea corta. Que quiero decir con esto.

- 10 episodios 

- De entre 25 y 30 minutos de duración. 

Hay ocasiones que nos ponemos a ver series y parecen interminables o que las tramas se estiran y se estiran dándote ganas de decir ¿ya vale no?
En "Ash vs Evil Dead" pasa lo contrario, te metes tanto que cuando quieres darte cuenta ya se está terminando el episodio.
Además, otra de las claves de esta serie es que no ha perdido la esencia del original en que se basa.

- Gore

- Humor negro

No he parado de reírme con todos los episodios. Absolutamente con todos, y eso es francamente difícil que una serie de este estilo lo consiga.
También, tengo que decir que no hay otro actor en el mundo que pueda interpretar a Ash que no sea Bruce Campbell.
No pasan los años por él, además el personaje es una prolongación de él. Aún mayor que la sierra mecánica que en ocasiones lleva Ash por mano. No sabemos en realidad si vemos a Bruce o a Ash, ¿serán el mismo? tampoco importa.
Sinceramente, me tiene fascinado.

En cuanto al gore y los efectos. Hay ocasiones que van un poco pillados o de presupuesto o de tiempo (sabemos que los plazos de estreno y de emisión pueden perjudicar este tipo de cosas).
No sabría decir bien cual habrá sido el problema y que debido a esto, se recurren a efectos digitales rápidos; pero poco importa, lo importante es eso, que ahí están y son muy locos, valientes y no aptos para todos los públicos.

Kelly, Ash y Pablo. Equipo ganador.
Pues nada, que os voy a decir, que ya he empezado la segunda temporada, así que con lo cual, en breve, nuevo post.

lunes, 7 de mayo de 2018

MIENTRAS ESCRIBO



"Se empieza así: poniendo el escritorio en una esquina y, a la hora de sentarse a escribir, recordando el motivo de que no esté en medio de la habitación.
La vida no está al servicio del arte, sino al revés ." 

Creo que es la reflexión que más me ha motivado de todas las que he leído en este libro sobre el noble oficio de la escritura ideado por Stephen King.
Él, hasta llegar al punto vital en el que se encontraba, (a la hora de realizar este ensayo), pasó por muchas cosas... buenas, malas, regulares... pero todas le llevaron a tener su espacio, un lugar en donde crear, en donde hacer volar su imaginación y compartirla con el resto del mundo.

Y es que las circunstancias que llevan a cada creador a dar un paso hacia delante y plasmar (ya sea en cualquiera de las artes) su visión del mundo son únicas.
En toda obra hay un por qué y unas circunstancias.

King era un niño de familia humilde que pasabas horas y horas sólo con su hermano. Posiblemente fuese bastante inadaptado (en ciertos momentos las gafas, no ayudaban). Así que se refugió en las películas y en los libros.

También, con el paso de los años, encontró por el camino a su esposa Tabitha King, quien es su mayor apoyo y crítica a día de hoy.
De hecho, ella fue quien rescató el manuscrito de "Carrie" de la basura.
Y es que por aquel entonces  Stephen estaba desesperado, aunque no perdía la ilusión.
Escribir a revistas para que publiquen tus artículos y no lo hagan, escribir a editoriales y que no te publiquen debe de ser de lo más frustrante.

En mi caso, como cineasta, vivo algo parecido a diario y puedo aseguraros que es una situación dura y difícil.
No obstante, no hay nada que temer. Sino cejas en tu empeño de lograr un objetivo lo conseguirás.
En mi caso, quiero escribir novelas, guiones y dirigir películas. Lo lograré.


"Escribir es labor solitaria, y conviene tener a alguien que crea en ti. Tampoco es necesario que hagan discursos. Basta normalmente, con que crean."

Por suerte, al igual que King, yo también tengo a alguien a mi lado que cree en mi y que me apoya en todos los aspectos y que además, es mi mayor crítica. Gracias Vir.

En cuanto a Stephen, su objetivo era ser un novelista, tampoco de éxito, simplemente quería escribir novelas, lo que sucede es que ha logrado lo segundo.

Por otro lado, está el sacrificio que debes de tener para lograr tus objetivos y como emplear las armas para poder trabajar.
El escritor de Maine asegura que el noble trabajo de la escritura es muy complicado, y sino tienes tiempo para leer tampoco tienes tiempo para escribir. ¿Cómo vas a poder trabajar sino tienes herramientas?
Y es que al igual que un actor debe de estar formándose constantemente para dar lo mejor de sí, un escritor debe de escribir todos los días para no oxidarse, para hacer que sus textos sean cada vez mejores.

Extrapolándolo al mundo de la música, el pianista Vladimir Horowitz dijo una vez:

"Si dejo de practicar un día lo noto yo,  si dejo de practicar dos días lo nota mi mujer, si dejo de practicar tres días lo nota el mundo"

Este hombre siguió practicando con su piano pasados los ochenta años de edad.
Cualquier meta que quieras cumplir, debes de sumarle además de talento, horas y horas de esfuerzo.
De hecho a mi me pasa. Cuando me paso días sin escribir lo único que produzco es basura que me da incluso hasta pudor revisar.

Volviendo a la novela de corte ensayístico de King sólo puedo decir que me he sentido muy identificado con lo que cuenta. Creo que aprender de los errores propios, el abrirse al mundo y enseñar al resto como afrontarlos es la mejor de las recetas para superarse a uno mismo.

Una vez más señor Stephen King me ha vuelo a dar una lección de vida.
Como de costumbre, le estaré eternamente agradecido.

lunes, 30 de abril de 2018

WILD WILD COUNTRY

Estaba en boca de todas las personas que me rodeaban ¿has visto "Wild Wild Country"? Mi respuesta era . - Aún no.
Me sentía culpable, no estaba en la honda y es lo malo que tiene Netflix, como te retrases una semana en ver algo, los que te rodean ya lo han visto antes y estás expuesto a miles de Spoilers.

*Como dato decir que la serie se estrenó el 18 de marzo de este año. Estamos a 30 de abril. Ha pasado sólo mes y medio del estreno y ya da la sensación que ha pasado un año desde que se estrenase.
¡Bienvenidos al Siglo XXI!


Así que el viernes, nada más llegar a mi casa, tras trabajar, me puse la serie.
Vi tres episodios y medio. Al día siguiente el resto; nada más levantarme. No salí ni a tomar un café como siempre hago. Tampoco me duché como es mi rutina habitual. Sólo vi la serie. Completé mi maratón de 360 minutos, por así decirlo, de manera interrumpida.

Os aseguro que si el material no hubiese sido de calidad, probablemente lo hubiese visto a trozos, o de manera más escalonada, pero no.  La historia de Bhagwan Shree Rajnees y su doctrina me atraparon.

Son ya varias las series documentales que he visto o seguido, y creo, que en muchas ocasiones sirven mucho más para ver como reacciona la sociedad ante unos hechos que le son desfavorables, más que otras ocasiones donde la ficción manipula (por así decirlo) lo que ha acontecido.
En "Wild Wild Country" se nos cuenta el origen de la religión o movimiento Rajneesh en la India, su traslado a los Estados Unidos y la creación y disolución del pueblo Rajneeshpuram a inicios de los años ochenta del pasado Siglo XX.

Aunque en un principio podamos creer que el protagonista de la historia que vamos a ver será el líder espiritual Bhagwan Shree Rajnees, desde los primeros minutos de la misma nos damos cuenta que quien llevará el peso de las más de seis horas de documental es otro personaje, la asistente del líder indú Ma Anand Sheela.
Ella era la cabeza pensante de un movimiento (para mi gusto) de dudosa credibilidad y que no estaba dispuesta a perder.
Y es que viendo como se desarrollaron los acontecimientos, creo que el pueblo estadounidense por miedo o rechazo a lo que le era ajeno cayó en su propia trampa.

Por así decirlo, subestimaron al "supuesto" enemigo. Sheela era muy inteligente y tenía tiempo para pensar cada jugada, para buscar los resquicios dentro de la constitución americana y así lograr sus objetivos.
Si bien, en un primer momento no hicieron nada ilegal (puede ser alegal, pero bajo mi parecer nada ilegal), como la construcción de una ciudad, proclamar a sus representantes y demás cometidos de lo que conlleva crear una ciudad, a medida que fue pasando el tiempo, ese ansia de poder y de crecer acabaron con su propia creación.

Si los habitantes del condado de Wasco no se hubiesen metido con los Rajneesh en primera instancia, probablemente, se hubiesen evitado muchos de lo problemas que sucedieron a posteriori.

Ma Anand Sheela, a su lado el líder Bhagwan Shree Rajnee
Sólo es una opinión (y perdonad que me ponga así), pero creo que el miedo incita al miedo.
Los conocidos como "Friends of Oregon" tuvieron miedo al movimiento Rajneesh y los seguidores de  Bhagwan Shree Rajnees  tuvieron miedo de los habitantes del condado de Wasco y por ende a los del estado de Oregon (y con razón, tras estallar una bomba en uno de sus hoteles) y lo único que hicieron los religiosos fue defenderse. Pero quizás no como deberían.

Creo también, que cuando uno se encuentra en un lugar cerrado, aislado y sin comunicación con el exterior, ve fantasmas donde no los hay y las psicopatías crecen sin que podamos evitarlo.

A su vez, creo que hubo una escalada de despropósitos y de acciones locas que no tenían ningún tipo de justificación. La intoxicación de la población, la recogida y llegada masiva de indigentes al rancho para captar votos o armarse hasta los dientes fueron todo decisiones erróneas.
Esto hacía que la sociedad estadounidense viese a los Rajneeshtas como un enemigo, más que como un aliado.

Son cosas que se me escapan, que están por encima de lo que yo pueda llegar a imaginar.
Sinceramente, una lástima todo lo que he podido ver en esta serie documental, donde he descubierto una vez más la podredumbre del ser humano.
Para mi asombro, también, he descubierto de donde viene el movimiento Osho, la meditación y todo lo que tiene ver con ese tipo de libros y doctrinas.
Una vez más, corrobora todo lo que siempre había pensando, es un negocio.
Espero que al menos este documental sirva para destapar todo ese mundo, aunque me da a mi , que va a ser un imperio difícil de destruir. Que narices, es imposible.

A seguir viendo cosas, a seguir aprendiendo. Ya que ver es conocer, leer es saber y son las armas fundamentales para forjar una opinión.

jueves, 26 de abril de 2018

MI QUERIDA SEÑORITA

Carpintero siempre me había hablado maravillas de esta película.
De hecho, uno de sus cortometrajes, "Señora", estaba inspirado en cierta medida en este título dirigido por Jaime de Armiñán.

Y es que "Mi querida señorita" es una de esas rarezas dentro de nuestro cine, pareciendo increíble que aún durante el régimen franquista, se pudiese rodar algo así.

Por otro lado, mi amigo César Gil, (nieto del genial cineasta Rafael Gil) siempre me riñe diciéndome que no he visto todo el cine español que debería haber visto; aunque viendo mis números en FilmAffinity voy acercándome a las mil películas vistas de nuestro cine, algo que ciertamente, a mi, también, me parece insuficiente.

Recordemos (sino me falla la memoria) que Franco murió en el año 1975 y que la película que hoy comentamos es del año 1972, un hecho muy significativo y notable, en gran medida por la temática que trata.

Si tuviésemos en que destinar un tagline para vender la película sería el siguiente:


< La historia de una mujer atrapada
en el cuerpo de un hombre >

Y es que en aquellos años, la homosexualidad, estaba tratada como un tema tabú.
De hecho, era prácticamente un delito que te gustase alguien de tu mismo género (algo que a día de hoy ya tenemos superado o eso quiero creer) y esa condición era tratada incluso como enfermedad.

En "Mi querida señorita" el protagonista de la cinta (interpretado magistralmente por José Luis López Vázquez) acude al médico para saber lo que le pasa, por qué se tiene que afeitar o por qué no es capaz de reconocer su género.
Sólo ese planteamiento mental del / la protagonista me parece de un calado emocional tan significativo que sería digno de estudio.
El sentimiento de culpa arraigado por la religión católica (yo lo tengo muy presente y nací en 1984) no solucionaba el problema, sino que lo agrandaba, hacía que quien tuviese alguna duda sobre su condición, (en definitiva), de su existencia, padeciese en solitario, sin contar a los demás las heridas del alma, en ocasiones, más profundas que las físicas.

Sinceramente, tratar esta temática y de la manera que lo hace, es sublime.

Esto es algo muy importante, y no es baladí lo que voy a comentar ¿cuántos de vosotros no habéis hecho cosas que realmente habéis sentido? ¿Cuántos de vosotros os habéis tenido que conformar?
Y ya no hablemos de la condición sexual, sino en muchos otros temas más banales que este.
Creo que esta película es un fiel reflejo de la discriminación a la que estuvieron sometidos muchos homosexuales durante los años de dictadura.
No quiero imaginarme lo que debe de ser vivir atrapado en un cuerpo que no es el tuyo. Más aún en aquellos tiempos.

Como no, fuera de nuestras fronteras tomaron nota. Hasta Hollywood se dio cuenta. Armiñán, había hecho una película adelantada a su tiempo.
Y vaya si la hizo, el filme estuvo nominado en los Oscar del año 1973 como película de habla no inglesa. No es para menos.

Sino la habéis visto, como era mi caso, os invito fervientemente a verla.

Ahora, a seguir investigando sobre cine español, que ciertamente es de las cosas que más me gustan.

miércoles, 25 de abril de 2018

QUIEN PIERDE PAGA

Hodges vuelve, y vuelve bien :)
Segunda entrega de las hazañas del detective Hodges y que he cautivado tanto o más que "Mr. Mercedes".

En esta ocasión tenemos dos espacios temporales distintos. Uno ambientado en el año 1978 y otro en la actualidad de donde se desarrolla la acción, concretamente el año 2010.
Durante la etapa surgida en el año 1978 conocemos a dos personajes fundamentales para el desarrollo de esta historia.
Por un lado John Rothstein un genio literario que ha decidido terminar con una de sus mayores creaciones y Morris Bellamy un joven obsesionado con la literatura y concretamente con  Rothstein y su personaje número uno, Jimmy Gold.

Cuando Bellamy se entera de las intenciones de Rothstein de destruir a su personaje más carismático, decide acudir a casa de este para pedirle explicaciones y si es necesario asesinarle por perpretar semejante acto.

Sumido en la cólera que le lleva la muerte del personaje, Bellamy, termina asesinando a  Rothstein y roba sus escritos inconclusos y una cantidad pequeña de dinero.

Sumido en la desesperación por haber cometido semejante acto, decide esconder dicho botín en un jardín. Todo bien envuelto en una bolsa de plástico esperando que un futuro aquel material tenga un gran valor.

Lo que Bellamy no esperaba era el terminar en la cárcel tras una noche de borrachera. Lo que no esperaba era sufrir vejaciones por parte de su compañero de celda. Lo que no esperaba era esperar treinta años en salir de prisión en busca de su tesoro.

Y ese tesoro es encontrado casualmente por un niño, Pete Saubers quien no está atravesando un buen momento personal.
Su padre ha sido uno de los atropellados por el Mercedes a la entrada del centro comercial y los ingresos en casa no son los más adecuados. Quizás, ese tesoro tenga algún valor, así que el joven decide investigar su procedencia e intentar obtener el mayor beneficio posible.

Mientras, en un momento determinado Bellamy sale de prisión. Va en busca de los libros y el dinero. Allí no hay nada. Tendrá que descubrir quien se ha hecho con el botín.
Tanto sufrimiento, tanto dolor tienen que compensar, quiere una nueva vida.

Por otro lado tenemos a Hodges, que tras la detención de Brady Hartsfield y su internamiento en un hospital psiquiátrico espera que este despierte y le cuente exactamente que le llevó a cometer el fatal atropello y por qué, tenía en mente detonar aquella bomba en el concierto. Algo, que a un desconcierta al retirado policía.

Lo que Hodges no se espera, es que en su camino se crucen los nombres de John Rothstein,  Morris Bellamy, Pete Saubers y una turbia historia con unos manuscritos robados, muertes injustificadas y un dinero desaparecido.

Adentrándonos en la novela, teniendo en cuenta de que se trata de una continuación de "Mr. Mercedes", me parece (por parte de King) absolutamente sublime que se deje de lado a Hodges y al resto de personajes de la primera novela.
Que se les cite y que vayamos viendo las consecuencias de la novela previa, pero que no sea hasta avanzado el segundo acto cuando los protagonistas del primer volumen tengan un peso relevante.

Importante, a su vez, la posición del antagonista de la anterior entrega Brady Hartsfield. Siendo casi un muerto cerebral, alguien que no responde a estímulos, que no recuerda quien fue, que no sabe o (aparentemente) no sabe nada de lo que hizo.
Y sublime me parece también esa espera por parte de Hodges en busca de la verdad.

Una vez finalizada "Quien pierde paga" entran ganas de sumergirse en "Fin de Guardia" y sinceramente lo haré cuanto antes.
Ahora, me tendrá ocupado (por poco tiempo) "Mientras escribo". Lo estoy devorando, así que cuanto menos os lo esperéis ¡zas! un nuevo post.

Al menos espero que alguien me lea...

martes, 24 de abril de 2018

Mr. MERCEDES

Mi ajado ejemplar de "Mr. Mercedes"
A estas alturas del mes ya debería de llevar más entradas escritas, pero los compromisos laborales, hacen que le pueda dedicar a este espacio menos tiempo del que realmente me gustaría.

Han pasado varias semanas que he concluido la lectura de "Mr. Mercedes", de hecho, ya me he leído su continuación "Quien pierde paga" y tengo en mi poder la tercera entrega que cierra la trilogía "Fin de guardia".

Pero antes de acabar con las hazañas de su protagonista continuaré leyendo "Mientras escribo", un ensayo escrito por King donde nos cuenta sus técnicas de escritura y las motivaciones que le llevan a completar su actividad.
Ahora mismo estoy sumergido en diferentes procesos de escritura y necesito recopilar todas las claves posibles.

Así, que no será por futuras entradas, tengo post's para rato.

Centrándonos en "Mr. Mercedes" creo que sólo podría realizar comentarios positivos, tanto de su argumento como de estructura.
En este libro tienen cabida un policía retirado como Bill Hodges (el protagonista de la novela), Brady Hartsfield (el asesino del Mercedes), Holly Gibney (una informática con problemas para relacionarse) y el más carismático de todos los personajes Jerome Robinson (por así decirlo, el pupilo de Hodges) que conforman entre todos ellos un amalgama de personajes variopintos dentro del universo de Stephen King fuera del género fantástico.

Porque eso tiene que estar claro, no estamos hablando de una novela de King orientada hacia el fantástico, sino que es una novela policiaca al estilo King aunque sin elementos de misterio o sobrenaturales.
Quizás por ello su lectura se convierte en algo poco convencional (al menos dentro de  la obra de su autor) y nos atrapa sobremanera.

Y es que lo que más me alucina de King (Spielberg también tiene ese don en el mundo del cine) es que es un autor que se adapta a los nuevos tiempos.
Es testigo de la época en el que vive y eso lo lleva haciendo los últimos cuarenta años; señas, referencias, formas de comunicarse... todo se ha ido transformando en sus cuatro décadas de obra.

Si tuviésemos que hacer un estudio sobre la forma de pensar y la idiosincrasia del pueblo americano durante los últimos años, únicamente, habría que tomar prestados fragmentos de sus libros para darnos cuenta que estamos ante un escritor sin precedentes.

Porque como digo y reitero, King es testigo de su tiempo. Si bien arrancamos con un atropello masivo sin justificación alguna (una práctica habitual en los últimos tiempos por terroristas y dementes; de hecho ayer en Toronto murieron diez personas por una causa similar) y terminamos con el intento frustrado de un atentado terrorista en un concierto. (Algo que también sucedió en el Reino Unido hace ahora mismo un año, pero con un resultado poco deseable).
Todo esto hace que se conjugue a la perfección, todo tiene cabida en ese universo que representa las conexiones del universo de King.
Porque si antes los asesinos de sus novelas jugaban al despiste camuflándose entre la sociedad, a día de hoy lo hacen a través de internet.
Concretamente, a través de "El paraguas azul". Un programa perteneciente a la Deep Web donde Hodges gracias a un seudónimo "Rana Gustavo" es capaz de hablar con el asesino del Mercedes y dar poco a poco con sus pasos.

Después tenemos otro elemento reseñable dentro de la novela. Una constante en la obra de King.
La elección del cambio de punto de vista. Pasamos de la tercera persona a primera sin importarnos demasiado hacia donde vamos.
Los códigos están tan definidos desde el inicio, poco más nos queda que aprovechar lo que Stephen nos quiere mostrar.

Que también Hodges sea un policía retirado que mata su tiempo libre "haciendo de detective" es un hecho destacable. Un anciano siendo el protagonista no es una práctica muy habitual (aunque King ya utilizó esto en su novela "Insomnia" ya comentada en este blog); haciendo de los problemas de alguien de esa edad los suyos propios.
El escritor de Maine hace extensible su día a día e inquietudes a los de sus personajes.
Ni el mejor Unamuno.

Además, a pesar de concluir "Mr. Mercedes" con un Brady Hartsfield que no es capaz de recordar nada (aunque algo nos hace entrever que algo malo va a suceder) nos nos deja indiferentes, porque sabemos que algo va a pasar...

Y no me equivocaba. He leído ya la segunda entrega y la sinopsis de la tercera, y amigos, sólo puedo deciros que es IMPRESIONANTE.

domingo, 15 de abril de 2018

LA CASA DE PAPEL - TEMPORADAS 1 Y 2

Y es que como somos los españoles.
Nos tienen que decir fuera de nuestras fronteras "lo buenos que somos" para que nos lo lleguemos a creer aunque sea un poquito.
Pero me da la sensación que es sólo en el cine, porque en otros aspectos como el deporte (concretamente con el fútbol) sacamos pecho allá donde vamos.

Quizás sea esa política que nos ha hecho pensar que somos inferiores, unos mantenidos, unos subvencionados... es lo que nos ha acarreado ese complejo de inferioridad del cual no deberíamos sentir ni un ápice.
Las cosas son así. Aún no creemos en nuestra valía como cine, como industria... tiempo al tiempo.

Sin ir más lejos la serie que comento hoy desde mi espacio, "La casa de papel" tiene uno de los mejores arranques y premisas de las que he visto en la televisión últimamente.

Si bien al inicio de la serie vemos una poderosa acción, una poderosa fotografía y unas interpretaciones increíbles, a medida que avanza la trama nos damos cuenta que estamos ante una serie insólita no sólo en nuestro país, sino a nivel mundial.

Un tipo que se hace llamar "El profesor" decide conformar un grupo de atracadores para asaltar la casa de moneda y timbre y pasarse diez días imprimiendo billetes libres de toda serie y numeración.
Así, sin más parece una locura, pero el profesor lo tiene todo tan medido que pocas cosas van a jugar al azar, aunque claro, al final (como era de esperar) ni las cosas son como son, ni las cosas son como parecen. El profesor no contaba con "las variables", aquellas que como no, posee el ser humano.

En "La casa de papel" todo me funciona, las interpretaciones, los actores, los guiones (con sus ciertas licencias narrativas) y sobretodo la dirección.
Como toda buena serie que se precie, hay diferentes directores que cogen por las riendas los distintos episodios de esta primera temporada, pero que le saben dotar de una entidad propia poco vista en las series actuales españolas.


Por otro lado, lo que en un principio parecía un aliciente a la hora de ver la serie "la duración de los episodios", en cierto momento se estiran ciertas tramas y van en detrimento del resultado final, dañándole un poquito. Aunque esto viene condicionado por duración tan extraña y estandarizada en las series españolas que pasan de una hora de duración por episodio. Así que no se lo deberíamos de tener demasiado en cuenta.

Ahora que la serie (parece ser) que la ha adquirido "Netflix" para una segunda temporada puede que la cosa cambie. Y es aquí el kit de la cuestión. Puede que tengas un buen producto, puede que tengas algo muy bueno que enseñar, pero sino lo mueves en los canales de distribución adecuados "te lo comes".

Esta serie partía con ventaja, puesto que la serie ya había sido un éxito en Antena 3 y Netflix lo que ha hecho, únicamente, es comprarlo y dárselo a sus suscriptores a lo largo y ancho del globo terráqueo.
Estos no han hecho nada más que clickear y han decidido.

"La casa de papel"
ya es un éxito a nivel mundial (gracias a los espectadores) y nuestros actores se han convertido en estrellas.
Y que queréis que os diga, eso, me hace muy feliz.

lunes, 2 de abril de 2018

MI PRIMERA EXPERIENCIA PARANORMAL


¿Cómo ha sido vuestra Semana Santa? La mía ha sido bastante divertida. Me la he pasado junto con mi novia en Valencia y la verdad, esa ciudad me tiene enamorado.
Tiene todo aquello que me gusta y creo que sería un bonito lugar para vivir.
Eso sí, en Madrid tengo mi trabajo, así que el sueño valenciano tendrá que esperar (al menos por el momento).

He estado en muchos hoteles a lo largo de mi vida. Mi trabajo hace que no pare de viajar constantemente y casi todas las semanas termino en algún que otro hotel.
Stephen King (al cual idolatro) decía en uno de sus relatos, que nunca sabemos lo que ha sucedido realmente en una habitación de hotel.
Quien ha dormido, quien ha tenido relaciones o incluso, nunca sabremos con certeza si alguien se ha llegado a morir en la cama donde nos pasaremos una o varias noches durmiendo.

Estos días he estado en un hotel bastante acomodado de Valencia. (No quiero decir cual es para no hacer una mala publicidad del lugar, ya que pese al susto que me he llevado, he estado muy cómodo en dicho lugar).
Debido a diversos motivos laborales de mi chica, me he pasado bastantes horas sólo frente a mi ordenador escribiendo.
Aparentemente el hotel parecía bastante nuevo, cómodo y amplio, algo que agradecí bastante en mis largos momentos de soledad.

Todo parecía ir sobre ruedas cuando una noche algo sucedió.
Me desperté a eso de las tres y cuarto de la madrugada. (Por desgracia, tengo el chip de querer estar siempre muy activo y me despierto con bastante facilidad).
Miré mi móvil para ver la hora y cuando dirigí mi mirada hacia uno de los laterales vi una sombra.
Estaba junto a mi cama y os puedo asegurar que tenía forma humana. Pude distinguir a un tipo alto y como con una gran melena posada en uno de sus hombros.
La sombra se encontraba mirando hacia la ventana.

Me quedé mirándole fijamente. No me lo podía creer. Os puedo confesar que me asusté. Mi primera reacción fue meterme debajo de las sábanas.
A los pocos segundos salí de debajo de las mismas para cercionarme de lo que había visto era cierto. La figura me estaba mirando fijamente.
Me asusté aún más. Me volví a meter bajo las sábanas.

- No puede ser. No me puede estar pasando esto a mi . - Me repetía.

Volví a incorporarme y ahí estaba.  Me seguía mirando. Atento a cada uno de mis movimientos.

Fue entonces cuando desperté a Virginia.

- Virginia, enciende la luz hay algo ahí.

Virginia encendió la luz. Allí no había nadie, ella no vio a nadie.

Yo estaba empapado en sudor, estaba aterrado.

Vir, intentó calmarme. Me dijo que posiblemente estuviese soñando.

Pero yo sé lo que vi. Estaba despierto, aunque cierto es, que puede que el subconsciente me jugase una mala pasada.

Seguimos durmiendo y la cosa quedó ahí.

Si alguno de vosotros ha tenido una experiencia similar me gustaría que me la contase.

Por mi parte, creo que nunca podré olvidar la habitación 1502 de ese hotel valenciano.

jueves, 29 de marzo de 2018

CUJO

Llevaba años queriendo ver "Cujo" (Ídem - Lewis Teague (1983)).
Aunque siempre me dije que leería previamente la novela ideada por Stephen King y así he hecho.
Lo peor de todo esto es que he leído la novela ya hace dos o tres años y hasta antes de ayer no había tenido ocasión de ver la película.

Centrándonos previamente en la novela, cuando cayó en mis manos, en un primer lugar fui un poco reacio a leerla. No me digáis por qué pero así fue.
Comencé su lectura y la dejé aparcada durante un tiempo. Recuerdo que por aquel entonces yo estaba un poco apático en general, así que después de todo no era cosa de la novela, sino mía.

Una vez la retomé, no pude parar. "Cujo", puede que sea (al menos de las novelas que he leído de King) de las más sangrientas. (SPOILER) Describe con extrema crudeza como el animal destripa a un ser humano o cuando se abalanza sobre Donna Trenton y la muerde (Donna es la madre del protagonista de esta cruenta historia).
En muchas ocasiones, he escuchado a gente hablar sobre libros de King y decir lo siguiente .- He tenido que para de leer la novela. Me estaba dando miedo.

Esa sensación, en momentos determinados, me ha sucedido. He sentido congoja por lo que sucedía.
Por ejemplo, leía mientras iba en el metro; alzaba la vista, miraba a mi alrededor y pensaba .- Dios mío, si esta gente supiese lo que estoy leyendo pensará que estoy loco.

Aunque si me lo paro a pensar, esta novela no es no menos explícita que la autopsia descrita por Camilio José Cela en "Mazurca para dos muertos", otra de esas novelas que me marcó.

Pero bueno, continuando con "Cujo" sólo podría decir virtudes. La premisa inicial de que un perro sin vacunar sea mordido por un murciélago tras perseguir un conejo hasta una cueva, me parece formidable.
No sólo eso. En la novela, en ocasiones, al estar tan bien narrada me daba la sensación de estar en la mente del animal, e incluso pensar y actuar como el lo haría. Algo que está al alcance de muy pocos narradores.



Aprovechando que estamos hablando del inicio de la novela, situémonos al inicio de la película. Creo, sinceramente, que no se puede hacer mejor.
Desde el momento que el perro va tras conejo, hasta que es mordido por el murciélago está TAN BIEN HECHO, que creo que se debería estudiar en las escuelas de cine la manera de como trabajar con animales.

En cuanto al filme en líneas generales, me parecen varias cosas:

1. Respeta bastante el material original.

2. Ha envejecido muy bien.

3. Está muy dirigida y fotografiada.

Y es que si tuviese que destacar algún elemento más dentro de la película me quedaría con la secuencia del colapso de Ted dentro del coche.
Al niño le da una especie de ataque como consecuencia del calor que sufre al llevar tantas horas encerrado en el vehículo, es entonces cuando su madre intenta que reaccione ayudándole a respirar, dándole golpes en la espalda...
En esa secuencia, la entrega del niño Danny Pintauro es tal que casi eclipsa a una Screen Queen como Dee Wallace.

Ahora bien. Es importante destacar lo que ha influido Stephen King en el subconsciente colectivo con esta novela. Si pensamos en un perro asesino, probablemente nos venga "Cujo" a la cabeza y eso que los San Bernardo no son considerados perros peligrosos, pero así se las gasta King. Hace lo que quiere con su única herramienta, la imaginación.

Así pues, os recomiendo fervientemente "Cujo". Eso sí, empezad por el libro, así estaréis más atentos a los matices.


martes, 27 de marzo de 2018

WESTWORLD - TEMPORADA 1

A finales de 2017 me vi los tres primeros episodios de "Westworld", en un principio rechazaba la serie, puesto que me recordaba demasiado en su planteamiento, a la película en la que se basaba "Almas de metal" ("Westworld" - Michael Crichton (1973)) y me daba la sensación de que iba a anticiparme a lo que iba a suceder.

Como soy un hombre que todo lo que empieza lo acaba, en este 2018 me puse manos a la obra y decidí continuar.
A medida que avanzaban los episodios me di cuenta de una cosa: Estaba equivocado.

El "Westworld" actual coge prestada la premisa inicial de la película de Crichton y la mejora de tal manera que deja por los suelos al material original en el que se basa.

Jonathan Nolan como creador de la serie ha sabido captar la esencia de que se tenía que contar y lo ha transformado en algo bello, metafórico y que nos hace cuestionar (al menos a mi) nuestra propia existencia.

Si bien en un principio, creemos que algunas cosas son de cierta manera, según los diferentes puntos de vista de los personajes y sus motivaciones, a medida que avanzan las tramas nos damos cuenta que estas, no son tal y como nos las planteaban inicialmente.

Parándonos a pensar en los personajes, sin ir más lejos Bernard (interpretado por el siempre solvente Jeffrey Wright); él es quien acompaña a los "Host", (en español no sé como lo denominan) o robots hacia el camino, el es quien los programa, quien conoce sus recuerdos que forman su personalidad.

Porque para que un robot tenga un carácter a de tener un recuerdo (bueno o malo) que le haga que ser quien es, que le haga tener (por así decirlo) una motivación a la hora de actuar.
Nuestra percepción de un Bernard bueno, bondadoso y entrañable cambia cuando descubrimos (PEDAZO DE SPOILER) que en realidad es una réplica de Arnold, uno de los creadores del singular parque, fallecido años atrás.
Quien Ford, uno de los creadores de "Westworld" ha hecho a su antojo, haciendo de Bernard su fiel amigo y consejero. Llevándolo incluso, a matar.

Cuando Bernard se da cuenta de la existencia de si mismo, que nunca ha tenido un hijo y que en realidad es la réplica de alguien fallecido, el comportamiento de este ser difiere, es aún más pensativo, más reflexivo; y es que viene a mi mente una de las grandes frases del filósofo Descartes "Pienso, luego existo".

Bernard y la complejidad de su existencia.

Que quiere decir esto, que ese robot, tiene la capacidad de pensar, de decidir, de cuestionarse su existencia, en pensar si lo que hace está bien o está mal, en si todo ha sido un sueño, en saber si su capacidad de decisión es la adecuada...
Esto más que lo que cualquier filósofo se hubiese llegado a plantear.
Ya que cuando un ser de inteligencia artificial tenga consciencia de si mismo y de su existencia esto es el primer paso para la destrucción (o cambio) del mundo tal y como lo conocemos.
Esto no quiere decir un Apocalipsis, pero sí un cambio de percepción de nuestro cuestionamiento existencial como civilización. 
Me parece absolutamente fascinante. 


Porque "Westworld" (bajo mi parecer) es pura filosofía, es el "Mito de la caverna" de Platón elevado a la máxima potencia, es como el mundo real se refracta en un universo paralelo, donde algunos, (unos privilegiados) mueven los hilos a su antojo sólo por la mera desconexión del mundo real, tan duro y tan cruel como la vida misma.

Espectacular a su vez son los constantes giros de guión. Como la propuesta narrativa nos engaña constantemente (SPOILER) y creemos estar en un tiempo narrativo determinado cuando en realidad nos encontramos en tiempo paralelo durante toda la temporada.

*No confundir con Flashbacks. Esto es un apunte de importante de guión. Cuando dos acciones transcurren al mismo tiempo aunque jueguen en espacios temporales opuestos se denomina "tiempo paralelo" no "flashback". 

Así que en esta serie todo está pensado, y es que HBO no se anda por las ramas y si produce contenido, lo hace de calidad, y si una cosa ha primado siempre con una calidad exquisita en sus series, es sin ningún género de dudas, los guiones de las mismas.

Y es que estos tienen cosas tan alucinantes como la que voy a describir a continuación.

Los protagonistas de "Westworld" (me refiero a los robots) pueden ser detenidos por los humanos sólo con escuchar un reconocimiento de voz. En ocasiones que esto no funciona con todos, así que algunos de ellos ven las intervenciones de los humanos en su mundo.

Los humanos, la mayoría de las veces van ataviados con trajes térmicos, encapuchados y con extraños artilugios. Quienes los han visto, les llaman "dioses" y los dibujan, hacen figuras sobre ellos... ¿y a qué nos recuerdan esas figuras?

Nada más y nada menos que algunas de los grabados que aparecen en algunas cuevas prehistóricas. Donde supuestos humanoides visitaban a nuestros antepasados y también eran considerados como dioses.
¿Pero qué entendemos por Dios? ¿Un ser que nos otorga de conocimiento?  ¿Un ser con mayor conocimiento que nosotros? ¿Un ser más evolucionado tecnológicamente?

Los dioses que nos visitan.
Y es que si en realidad lo que nos quiere explicar la serie producida por Nolan es que "la raza humana forma parte de un parque de atracciones de una raza superior".

Bajo mi punto de vista, esa es la lectura.
En muchas circunstancias que nos acompaña en el día a día así lo creo. Si nos paramos a pensar en esto, daría mucho de que hablar y tampoco quiero ponerme a hacer conjeturas, pero creo que tras el argumento principal, tras el envoltorio de esta serie hay un trasfondo tan profundo que sería digno de estudio.

Otros elementos a destacar, sin ningún género de dudas es la partitura de Ramin Djawadi, maestría pura.
¿Alguien puede cuestionar que este señor va a ser uno de los mejores compositores de la historia de la televisión?
Creo que no. Cada openning que cae en sus manos, cada episodio que musicaliza lo hace con una delicadeza propia de un genio. Si tiene la suerte de empalmar buenos proyectos en cine, le auguro al menos un par de Oscars. Lo digo a 27 de marzo de 2018 que conste en acta.

Por otro lado, al margen de la citada interpretación de Jeffrey Wright, ni que decir tiene que el resto de actores que le acompañan no hacen otra cosa que brindar de excelencia a una serie, que si continúa este ritmo hará historia no sólo en televisión sino en la ciencia ficción en general.

Sublime.

Ford es quien mueve los hilos a su antojo.

viernes, 23 de marzo de 2018

LOS CHICOS DEL MAÍZ III: LA COSECHA URBANA

Continúo viendo la saga de "Los chicos del Maíz" y ni que decir tiene que ya poco tiene que ver con lo que Stephen King quería contar en su relato ni nada por el estilo.

A medida que avanza la saga nos damos cuenta que lo que prima es la Serie B por encima de todas las cosas y ahí va lo que quiero reivindicar "Los Chicos del Maíz III: La cosecha urbana" ("Children of the corn III: Urban Harvest" - James D.R. Hickox (1995)) es sin ningún género de dudas un gran producto de Serie B.

Pues al igual que otras sagas como la de "Viernes 13", (en el caso de la saga de Jason Voorhees el campamento Cristal Lake) llega un punto que el pueblo donde se desarrolla la acción no da para mucho más, así que se decide trasladar la acción a la ciudad.

En esta ocasión son dos de los niños del poblado los que se trasladan al entorno urbano. Uno de ellos es por así decirlo "normal" mientras que el otro Eli, al igual que otros homónimos de la saga tiene las dotes de predicador convincente y maniaco.

Como en la segunda parte de la saga, tenemos escenas en iglesias, adultos muertos o incluso alguna que otra muerte que no viene a cuento; pero el elemento diferenciador en esta tercera entrega son unas mazorcas de maíz que Eli trae en su maleta y que decide cultivar en un terreno próximo a su casa.
El sanguinario Eli.

La plantación crece de manera descomunal, dando unas mazorcas con un gran aspecto y contundencia (por así decirlo).
Así que un empresario se da cuenta de ello y decide exportar el producto a Alemania. ¿Y por qué Alemania? porque sí, porque a principios de los noventa estaría de moda tras la caída del muro de Berlín y ala para allí que se van las mazorcas.

Lo que este empresario no sabe, es que esas mazorcas, una vez plantadas son el origen del mal que una vez enterrado se extenderá por la tierra.

Y es que una vez finalizada la peli, (SPOILER) vemos como la plantación termina en Hamburgo y con una contundente música final nos indica que lo peor está por venir.

Pero antes que esto suceda, en la peli se produce un elemento que cambiará el curso de los acontecimientos, este se transforma en un monstruo que sale de la plantación.

Me parece absolutamente demencial este hecho. Y es que el guión de la película se saca de la manga un ser muy similar al de "Braindead: Tu madre se ha comido a mi perro" ("Braindead" - Peter Jackson (1992)) porque quieren y pueden.

El impresionante monstruo final.
En este apartado quiero hablar del montaje, el cual me ha parecido loquísimo. Pasamos de una cara de Joshua a un plano de Marie volando, a unas garras y así continuamente no enterándonos muy bien de lo que estamos viendo haciendo de esta secuencia una auténtica locura.

Pero es que no sólo eso. Eli emana una fuerza vital a lo largo de la película que parece que lanzase ondas vitales como las de Goku y Vegeta en los comics de "Bola de Dragón" para cargarse así al personal.
Esos momentos están tan faltos de recursos y se nota que es un coloreado sobre negativo. Lo que hace que esta tercera entrega sea Serie B de calidad.

¡¡Onda vital!!
Os digo sinceramente, que las partes que me quedan por ver de esta saga no van a estar a la altura seguramente de lo que ya he visto.
Tampoco lo pensaba de la segunda y esta tercera se ha superado.
Quizás lo mejor esté por venir, o no.

martes, 20 de marzo de 2018

LA ODISEA DE ENCONTRAR PISO


Ni la mayor de las hazañas homéricas es comparable con buscar piso en Madrid actualmente.

A medida que evolucionamos nuestras prioridades van variando y los intereses que parecían claros con anterioridad ahora no lo son tanto.

En mi caso, (o la gran mayoría de los más de diez años que llevo en Madrid) mi idea era no moverme del centro. A día de hoy quiero alejarme.
Ahora mismo vivo en un piso en el centro de Madrid (tardo 10 minutos andando a la Puerta del Sol), de unos 50 m2 que aprovechables y reales serán unos 35m2.

La vivienda consta de un salón, un largo pasillo que a penas se puede aprovechar, una habitación sin ventana, un baño diminuto y una cocina larga pero estrecha que además no dispone de lavaplatos.
Por esta gran edificación pago 750€ + gastos.

Qué estoy pensando estos meses. En moverme, renunciando al centro de la ciudad (pocas cosas me llaman para quedarme) e irme un poco más a las afueras (pasado el río como decimos aquí) y disfrutar de un espacio más amplio donde pueda vivir más cómodamente.

Así que me he puesto manos a la obra. He mirado páginas de internet, he hablado con particulares, con agencias y me he encontrado con la cruda realidad.
¿Qué te piden ahora para entrar en una nueva vivienda?

- Mes en curso
- 2 Mes de Fianza
- 1 Mes de comisión de agencia (si viene por ese lado)
- 4 meses de garantía de pago

Este último punto consiste en una especie de depósito para cubrir posibles desperfectos e impagos mensuales, pero que nadie "te garantiza" (valga la redundancia) que te devuelvan.
Así que, garantía para ellos que van a tener el dinero, pero nadie te garantiza a ti que te devuelvan lo adelantado.

Así que si hacemos un cálculo rápido, estimando que la nueva vivienda donde me quiero trasladar costase 1000 € al mes tendría que adelantar 8 meses, esto hace un total de 8.000 € para entrar en una nueva casa sin contar los gastos derivados.

- Mudanza
- Dar de alta los suministros
- Seguro anual que también piden de unos 320 € (ya me lo han exigido en dos viviendas y ambos por ese importe)
- Comprar algún que otro mueble o accesorio que me falte.

Y es que yo me planteo la siguiente pregunta ¿qué quieren hacer de nosotros? ¿qué buscan?

La respuesta es que quieren dejar a nuestra generación anulada. No quieren que crezcamos, evolucionemos, quieren tenernos parados.

Me pongo en la tesitura de alguien de mi edad y con hijos. ¿Cómo pueden irse a vivir a un sitio mejor si de mano tienen que poner 8.000 € sobre la mesa?

Os doy la respuesta, no pueden.

Estoy convencido que todo esto nos llevará a otra burbuja inmobiliaria. Esto hará que la clase media desaparezca (o gran parte de ella) siendo los que más tienen más ricos y lo que menos tienen más pobres.

Es triste pero es cierto.

Debemos de ser muy fuertes para no caer en una depresión y seguir luchando cada día.

Cuesta, lo sé, pero debemos de intentarlo.

viernes, 9 de marzo de 2018

HA CONCLUIDO MI VIAJE HACIA "LA TORRE OSCURA"



Hace unos meses veía muy lejos poder escribir esta entrada. Creía que mi viaje hacia "La Torre Oscura" nunca concluiría y que parte de mi mente se quedaría atrapada en Mundo Medio, pero no ha sido así.

Todo se remonta dos años atrás. Antes que comprarme un libro nuevo que leer decidí retomar alguno que hubiese dejado empezado y que no hubiese concluido.

Miré en una de mis estanterías y allí se encontraba "Insomnia" de Stephen King.
La novela hablaba de un anciano llamado Ralph Roberts que tras la muerte de su esposa padece insomnio. Debido a su incapacidad para poder dormir Ralph comienza a sufrir diferentes alucinaciones, pero pronto se dará cuenta que dichas alucinaciones son en realidad imágenes que el resto de los mortales no son capaces de percibir.
En un momento determinado Ralph descubre que la vida de un niño es sumamente importante para salvaguardar los mundos en realidades paralelas y para que Roland Deschain (el pistolero) logre alcanzar La Torre Oscura.

Fue entonces cuando me dije a mi mismo... - Un momento... ¿esto tiene relación con "La Torre Oscura? ¿Está hablando de los universos múltiples? ¿Está hablando de un niño que es capaz de salvaguardar ambos universos?

La novela que me volvió a despertar
Me metí en internet y comencé a leer a cerca de "Insomnia" y sí, esta novela de King tenía una relación directa con la saga de "La Torre Oscura". Así que decidí continuar mi camino hacia la torre que se había detenido tres años atrás. Con mucha ansiedad había llegado hasta la cuarta novela pero no sé por qué me detuve. Quizás no quería aburrirme del mundo medio y de los personajes que lo conformaban, quizás no quería que la historia terminase, pero en resumidas cuentas lo dejé.

Así que me puse a finales de año a leer de nuevo la torre, a continuar la historia donde la había dejado, no sin antes leerme otros dos libros que tenía pendientes del escritor de Maine; "Revival" y "Joyland" (de los que os hablaré en próximos post).

Llegó diciembre y fue el momento de continuar el viaje, compré el quinto ejemplar. Después leí el sexto y el séptimo que ya había comprado en una tienda de segunda mano años atrás y finalmente, leí la novela adicional de King "El Viento por la Cerradura" concluyendo así la lectura de ocho libros que desordenadamente (puesto que intercalé su lectura con otros de King y otros autores) me ha llevado desde el año 2009 hasta septiembre del año
2017.

Stephen King comentaba en uno de los anexos que acompaña las novelas de "La Torre Oscura" que se dio cuenta que escribiendo "Insomnia" el mundo de Roland y su Ka-tet estaban todavía dentro de él y que no podía abandonarlos hasta que no terminase de contar su historia.
Algo similar (no exactamente) me pasó a mi leyendo la novela. No puedo dejar abandonado a Roland, tengo que saber como llega a la torre o algo en mi me estaría matando por dentro, me provocaría una ansiedad propia de un obsesivo compulsivo.
Así que en ese momento decidiese volver a la historia de Ralph Roberts fue un punto de inflexión para mi.

¿Y cómo llegué por primera vez a "La Torre Oscura"? os preguntaréis. El primer recuerdo que tengo de esta historia se remonta a cuando tenía doce o trece años.
En mi familia materna siempre se ha leído a King con entusiasmo y sus libros han rotado entre mis tíos JoséMaria Íñigo. Creo que ese cariño o esa admiración hacia este escritor en el seno familiar ha hecho que sienta una especial devoción por él.
Casualmente, mi tío Íñigo por aquel entonces nos comentó a mi hermano y a mi que había caído en sus manos la segunda parte de un libro. Estaba en casa de un amigo (creo recordar) y comenzó a leerlo, al principio sin mucho interés (al ser una segunda parte) pero que luego no pudo dejar de leerlo.
Sobretodo, destacaba un pasaje donde el protagonista se metía en el cuerpo de otro y sentía por primera vez el sabor de una Coca-Cola y las burbujas cayendo por su garganta.

- Pensadlo. ¿Os imagináis como sería probar una Coca-Cola por primera vez? ¡Es alucinante! .- Comentaba mi tío con entusiasmo.

Con el tiempo descubrí que lo que había leído mi tío era "La Torre Oscura II: La llegada de los tres". A mi me pilló llegando a aquel pasaje de la novela en Marruecos, en el transcurso de un festival de cine.
Llevé la segunda de las novelas de la saga a El Martil, un pueblo próximo a Tanger donde fui a presentar uno de nuestros cortometrajes, "Anorexia".
Entre el nivel del mar que me hacía adormecerme, las pocas proyecciones de cortometrajes en festival (que no eran demasiadas) y los largos ratos que pasaba sólo en mi habitación comencé esta novela que no pude parar de leer.
Mi tío estaba en lo cierto "La Torre Oscura II: La llegada de los tres", era una novela formidable.
En ella suceden muchas cosas, aparecen los personajes que acompañarán al pistolero, la lucha con las languostrosidades donde Roland pierde tres dedos y como este va formando su Ka-tet.

Hay un pasaje dentro de la novela a la orilla del mar, donde Roland sale corriendo con sus compañeros de aventura. Empuja la silla de ruedas de Odetta Holmes mientras el sol cae. Me atrapó, no puedo olvidarlo. Tan fascinado me dejó aquella imagen que mi cerebro creó, que me dirigí a la ventana de mi habitación del hotel.
Desde allí, podía ver el mar en calma y  con la caída del sol me imaginaba a Roland y sus amigos corriendo. De hecho abría y cerraba los ojos y creía verlos.
Aunque si las teorías de King son ciertas, probablemente ellos estuviesen allí conmigo, en Marruecos e hicieron todo lo posible para que yo les viese.
Los personajes de King corrían a lo largo y ancho de playa. Juro por Dios que allí estaban.


Pero ese momento mágico e irrepetible no se produciría hasta casi tres años de emprender mi viaje.  (Así que me he adelantado un poco).

La primera vez que leí algo relacionado con "La Torre Oscura" fue un relato que formaba parte del libro de historias cortas de King titulado "Todo es eventual". En él podíamos encontrar un relato titulado "Las hermanitas de Eluria" que hablaba sobre el inicio del viaje del pistolero y donde apreciamos los primeros coletazos con el mundo vampírico que formar parte de el "Mundo medio".
Aquella pequeña historia me cautivó y fue entonces cuando decidí que en un momento determinado quería leerme todas las novelas que conformarían "La Torre Oscura".

Leí la primera de ellas titulada "La Torre Oscura I: El pistolero" que hablaba del ímpetu de Roland Deschain por alcanzar la torre y como Walter o'Dim, más conocido como El hombre de negro le iba impedir alcanzarla.
Sinceramente no me atrapó demasiado pero sí lo suficiente como para seguir leyendo y ver como se desarrollaban los acontecimientos. Entonces fue cuando llegué a la segunda de las novelas, mi viaje a Marruecos y como viví aquel momento mágico mirando hacia el mar de El Martil.
Debía de continuar leyendo.

Cayó en mis manos la tercera de las novelas "La Torre Oscura III: Las Tierras Baldías" donde Roland empieza a sufrir alucinaciones y no sabe si Jake está vivo o muerto siendo invocado nuevamente por este y con la ayuda de Eddie (un adicto a la heroína que Roland ha reclutado en New York para su Ka-tet).
Lo mejor de esta novela es que se encuentran con Acho, un Bilibranbo malherido (una especie de perro) que es capaz de pronunciar pequeñas palabras y que formará parte de la peculiar cuadrilla.
Esta tercera novela llegó a agotarme. La parte de Blaine el mono, los acertijos y los pasajes del tren se me hicieron un poco pesados.
Creo que esto fue, en cierta medida, porque nunca he tenido paciencia ni para los acertijos ni para las adivinanzas, al igual que me agota todo lo que tenga que ver con la magia, los magos y los ilusionistas (manías que tiene uno).

Creo (sino me equivoco) que tras esta novela King pensó en que tenía miedo de cansar a sus lectores con su aproximación al Mundo Medio y la historia de "El pistolero". Así que yo (en cierta medida) estaba en lo cierto, este tercer volumen hizo reflexionar hasta su propio autor.

Pasó más de un año hasta que decidí retomar la lectura de "La Torre Oscura". Aquel tercer volumen me había cabreado, y mucho. No soportaba a Blaine el mono, al tren, ni los acertijos ¿qué podía hacer?
Muy a mi pesar y con hastío comencé la cuarta novela "La Torre oscura IV: Mago y Cristal". En ella Blaine el mono seguía presente y Roland intentaba descifrar los acertijos, una gripe asola al mundo (reminiscencias a otra novela de King - "La Danza de la Muerte") y vemos los orígenes de Roland, como consigue sus pistolas con la edad de catorce años.
Ahora bien, en esta novela aparece en escena Susan Delgado la mujer de la que el pistolero se enamora y es asesinada por ser cómplice de este.

Y en ese punto fue cuando me reenganché a "La Torre oscura". En ese momento donde mis tardes de verano con mis amigos en Asturias dediqué mi tiempo a vigilar sus enseres mientras ellos se bañaban, en ese momento donde dije voy a llegar hasta el final, pero no sé por qué, me detuve.

Mientras mis amigos se bañaban yo caminaba hacia la torre. Año 2013.
Es entonces cuando me vuelvo a situar años después, como si hubiese traspasado una de las puertas que dan a Mundo Medio y vuelve a caer en mis manos "Insomnia"Ralph Roberts llamándome y diciéndome .- Eh tío, vuelve a mi y termina esto de una vez.
Quizás me lo dijo al oído y decidí continuar.

Año 2016 concluyo "Insomnia" y continúa el viaje hacia la torre.
El siguiente libro de la saga es "La Torre Oscura V: Lobos del Calla".
Con valentía, ímpetu y muchas ganas comencé esta quinta novela que me llevaría de finales de 2016 hasta inicios de 2017.
Gracias a este libro volví a engancharme de verdad a la saga. En ella aparece otro de los mejores personajes creados por King, el Padre Callahan, protagonista de la mítica y formidable "Salem's Lot".  En ella podemos encontrar como se enumeran los diversos tipos de vampiros (éstos son det ipo 1, 2 y 3 respectivamente, siendo los más peligrosos los de tipo 1)  y como éstos forman parte de Mundo medio y del mundo real y la manera que tienen de alimentarse. En esta quinta parte también se habla del hijo de Roland fecundado por el diablo y saltos temporales de los 80 hasta el año 1977.

Sinceramente me pareció formidable, así que una vez concluida comencé la sexta novela de la saga "La Torre Oscura VI: La canción de Susannah". Aquí todo se empieza a liar más y los personajes deben de enfrentarse a una serie de acontecimientos que pueden determinar su llegada a la susodicha torre.
Para empezar Susannah está embarazada de lo que parece ser un hijo de Roland, pero nada más lejos de la realidad ya que la mujer se ha quedado embarazada de Roland, sí, pero un demonio ha poseído a ambos y ha hecho que ella se quede en cinta.

Por otro lado la acción se desarrolla en Nueva York del año 1999, previo al ataque de las Torres Gemelas siendo el World Trade Center una localización importante, puesto que  allí se esconderán Jake y Callahan a la trece negra.
Además está Stephen King, que se encuentra bloqueado y no es capaz de avanzar en la escritura de "La Torre Oscura". Finalmente, motivado, logra hacerlo pero sufrirá un atropello en el que se le llega a declarar clínicamente muerto a finales de ese mismo año.

Pese a todo King sobrevive y puede continuar con la narración de la novela.

Esta sexta parte de la saga me hacía recordar en muchas ocasiones la novela "Niebla" de Miguel de Unamuno donde los personajes se revelan contra su autor y le piden explicaciones de como y por qué están ahí.
Sinceramente es un gran acierto el de King ya que esta saga forma parte de su vida y de su existencia. De hecho, ha escrito sobre ello y como reflexionó tras aquel accidente, como pensó que por un momento los personajes se iban a quedar huérfanos y los lectores sin saber como sería la llegada a la Torre. Así que incluirse así mismo en las novelas formaba parte de un viaje necesario.

Stephen King, un personaje más de "La Torre Oscura".
Así que rápidamente me dispuse a leer lo que en un principio iba a ser la última novela de la saga "La Torre Oscura VII: La Torre Oscura".

Es la llegada a la ya eternamente citada torre y como todo lo que habíamos pensado que podía ser de una manera es en realidad de otra.
 Que quiero decir con esto; que el destino del Ka-tet estaba escrito. Que el Ka (o camino que lleva a un lugar) y que conformaba el equipo que a Roland le acompañaba tenía ya su destino escrito.
A lo largo de esta séptima novela, somos testigos de la muerte de cada uno de los miembros de la compañía de Roland y de como el logra alcanzarla en solitario no sin antes contar con la ayuda de Patick Danville un prometedor dibujante que aparecía en "Insomnia" y que ha estado atrapado hasta entonces por el vampiro Dandelo y rescatado por el mismo Roland Susannah.
Él será el encargado de dibujar las puertas que lleven a Susannah a una realidad paralela y de borrar al Rey Carmesí.
Una vez Roland cruza la puerta nos encontramos con dos finales.

El primero de ellos un final feliz donde todos los personajes vuelven a estar juntos en el banco de un parque de Nueva York y donde, a su vez, no vemos lo que hay al atravesar la puerta.
Y otro donde vemos como Roland atraviesa la puerta y volvemos al punto de origen, volvemos al punto donde comenzó la novela. El hombre de negro huyendo y Roland a pos de él.
Eso sí, ahora la llegada a la Torre puede ser diferente, dependiendo de los caminos y decisiones que tome en su ruta Roland y es que en ese instante, el pistolero se da cuenta que ha llegado a la Torre muchas veces, tantas, que no es capaz de recordarlas.

Sinceramente, una vez terminada la lectura me quedé un poco a cuadros, pero me gustó la decisión final de acabar la novela ahí, en ese punto.
Me gustaba la idea que la Torre oscura no terminase, que las decisiones de Roland le llevasen a tomar otros caminos, otras vías. Quizás en un nuevo viaje hacia la torre los que fueron sus amigos, pueden llegar a ser sus enemigos y viceversa.
También me gusta la concepción de las realidades paralelas, alternativas y es que más que nunca somos conscientes de que existen. La concepción de espacio tiempo no es real, es simplemente un supuesto. (Ahí mi pequeña teoría tras leer y escuchar a varios Youtubers).

Llegó agosto de 2017. Había terminado las siete novelas que conformaban la torre. Sabía que había una vez la atravesabas y sabía también cual era el destino de Roland y su Ka-tet.
Por aquel entonces, en cines, se estrenaba la película basada en la saga de novelas que tanto me había gustado y no sabía si ir a ver por un motivo principal; aún me quedaba por leer una de las novelas "El viento por la cerradura".
Rápidamente me informé por si al ver la película me podía provocar algún que otro Spoiler.
Mirando en internet descubrí que esta octava novela de la saga estaba enmarcada entre los acontecimientos que sucedían entre el cuarto y quinto libro. Eso me alivió.
Así que fui a verla al cine junto con mi novia.

Emprendí mi marcha hacia la sala con la mejor de las predisposiciones, fui con la idea de que me gustase, que saliese del cine diciendo ¡Guau!, pero no fue así.
Es muy difícil poder concentrar en una película de una hora y treinta y cinco minutos una saga de ocho novelas, es literalmente imposible.
Por momentos creía estar viendo la saga de "El corredor del Laberinto" ("The maz runner" - Wes Ball (2014)) y no entendí ciertas cosas como que Idris Elba (actor al que admiro profundamente, todo sea dicho de paso) fuese el pistolero.


La película arrancó bien, me parecía entretenida, pero a pesar del corto metraje me aburrí soberanamente a medida que avanzaban los minutos.
Cada escena era una decepción tras otra, para mis adentros quería que terminase.
Una vez concluida da la sensación que han dejado la puerta abierta a más entregas, pero tal y como está planteada no le veo demasiado sentido.

Tiempo atrás había leído que se estaba planificando una serie con Javier Bardem como protagonista de la misma, con lo cual ejercería el papel de Roland Deschain. Algo que me parece más coherente, porque creo sinceramente que es un perfil más próximo a lo que King tenía en mente.

Tras el chasco de la película, me dispuse a leer la octava novela. Publicada en 2012 "El viento por la cerradura" nos sitúa (como he dicho con anterioridad) entre los acontecimientos que transcurren entre la cuarta y quinta parte de la saga.
En ella se cuenta que el Ka-tet, sin esperarlo queda atrapado en mitad de una tormenta. Un anciano les avisa de lo que se avecina y deciden tomar refugio unas millas más adelante.
Una vez allí y tras la lumbre del fuego, el pistolero les cuenta una historia de años atrás, les habla de su padre y de un misterioso hombre conocido como el "Hombre-piel", capaz de transformarse en diferentes animales y capaz de atemorizar a quienes les rodean.
Una vez concluye la tormenta el Ka-tet decide continuar su camino.

Esta novela, no excesivamente larga (teniendo en cuenta el grosor de los volúmenes de la Torre exceptuando el primero de la saga) me resultó agradable en su lectura y por supuesto me dejó un buen sabor de boca.

Y es que ahora, reflexionando sobre lo que ha sido "La Torre Oscura" para mi durante todos estos años, sólo tendría que decir que forma parte de mi existencia.
Me ha acompañado a otros países, en viajes de metro, tren, avión, autobus.
Con esas novelas he recorrido miles de kilómetros, he viajado por AméricaEuropaÁfrica y a lo largo y ancho de la geografía española.

Me he comprado los Funko Pop! del Pistolero y del Hombre de Negro. He soñado con Roland, he creído ver a Acho en multitud de ocasiones... Cuando veo un mastín de los Pirineos o un perro de aguas siempre me acuerdo de ese simpático personaje.

"La Torre Oscura" ha hecho que reflexione sobre la amistad, la vida y que siempre debemos de cumplir nuestras metas.
A mi me gusta mucho escribir, amo escribir, creo que es de las cosas más maravillosas que existen.
Y puedo decir que Stephen King me ha inspirado profundamente, es probablemente, (bajo mi parecer) el escrito vivo con más talento que existe; pero sobretodo admiro una cosa, su constancia.

Mundo Medio, la torre y Roland.
Ojalá todos fuésemos un poco así y es que él me ha demostrado que todo es posible.
Así que la gran mayoría de los días de mi vida escribo, aunque sea un poquito. Ya sea continuar con un guión, una novela o realizar una entrada en el blog.
Cada granito de arena es importante, al igual que leer. Hay que sacar a diario un hueco para leer aunque sean un par de páginas, sólo con eso tu cerebro estará despierto, yo intento que el mío lo esté, yo intento que el mío sea lúcido y espero algún día poder publicar mi primera novela.

Ya he dirigido una serie, películas, cortometrajes, publicidad, así que todo es proponérselo. Que no sea por mi empeño.
Una vez más gracias King of Kings.