lunes, 25 de marzo de 2019

LARRY COHEN

Creo que he escrito muchas veces sobre Larry Cohen.
Siempre que he tenido ocasión, le he dedicado unas líneas.
Actualmente, colaboro en un fanzine titulado "Zonacine".

En la primera de mis intervenciones realicé un reportaje bastante amplio basado en la saga "¡Estoy vivo" de Cohen. En dicho reportaje hablaba tanto de esta saga de películas como lo que había significado para mi.

El argumento de la saga ¡Estoy Vivo! habla a cerca unas píldoras anticonceptivas en mal estado, que hacían que se creasen unos bebés mutantes asesinos que debían de ser exterminados.
Lo curioso de este caso, es que había padres que querían preservar la integridad de sus pequeños, los cuales, a fin de cuentas, eran sus hijos.

Y es que la primera vez que llegué a Larry Cohen, fue a raíz del libro de Adolfo Perez Agustí titulado "40 años de cine de terror" donde hablaba tanto de las películas del cineasta neoyorkino como de otras películas relacionadas con el género fantástico.
No quiero repetirme, ya que hablé de esta saga y lo que supuso para mi como cineasta ya lo comenté en "Zonacine" en su momento.
Eso sí, deciros que estuve muy cerca de conocerle cuando fui a Nueva York a presentar uno de nuestros cortometrajes "Humanos con Patatas", finalemnte no pudo ser, una lástima, la verdad.

Ahora bien, Cohen influyó profundamente en la forma de hacer cine a finales de los años 70 y principios de los 80. Era director, guionista e incluso en ocasiones productor. Se juntó a William Lustig realizando conjuntamente (uno al guión y el otro a la dirección) una de las sagas que llenó estanterías de los videoclubs de la época "Maniac Cop".
Lustig, al igual que Cohen defendía un cine de terror independiente, alejado de las mayors, aunque pensando siempre en el público del género de terror.  Probablemente, uno de los más fieles que puedan existir.

Cohen realizó a su vez películas vinculadas al Blackexploitation donde Fred Williamson solía tener un papel relevante, y no era para menos, puesto que era sin duda una de las estrellas de la época.
Tocó también el mundo de la televisión, participó en coloquios, conferencias, fue un referente.

En los últimos tiempos no se prodigaba bastante, aunque he de decir que poco importaba, lo bueno ya estaba hecho.
Si tengo que destacar una virtud que me gusta de su cine, es sin duda el enfoque de sus argumentos.
Utilizaba problemas habituales o contemporáneos y los trasladaba a temáticas relacionadas con el fantástico o con el thriller.

Sustancias que convierten a la población en zombies, píldoras anticonceptivas, vampiros que beben sangre de vaca para no matar humanos, ambulancias asesinas y así, hasta un sinfín de soluciones para problemas cotidianos dentro del género de terror.

Se ha ido otro de mis ídolos, cada vez me quedan menos. Como suelo decir, al menos nos quedarán sus películas. DEP.


viernes, 22 de marzo de 2019

SOLO ESCUCHO FRANCÉS


Hace unos meses tuve la oportunidad de viajar a Marsella.
Era la primera vez que visitaba Francia y ciertamente me pareció un país maravilloso, al cual no me importaría volver.
Al cabo del año, además, suelo ver bastante cine galo; y a pesar de haber estudiado seis años de francés, no tengo ni la más remota idea de hablarlo, pero sí tengo el oído algo entrenado cuando lo escucho. Así que no me es difícil identificarlo.

No sé que pasa últimamente, pero a mi alrededor todas las personas que me rodean hablan francés.
En el metro escucho francés, en las tiendas, en los bares, el idioma me persigue.

Madrid, se está convirtiendo (cada vez más) en una ciudad donde escuchar multitud de idiomas a medida que avanzas unos metros es una constante, que a mi, particularmente me encanta.

No sé, si escuchar francés a mi alrededor es un presagio de que algún día termine haciendo una película en ese idioma, quizás en Francia, en Canadá o en cualquier otro país africano donde se hable este idioma.

En realidad no sé si será una señal o no, pero no puedo dejar de pensar que me persigue como un ente silencioso capaz de atraparme.

jueves, 21 de marzo de 2019

LEAVING NEVERLAND

Polémica, tras polémica, así fue la vida de Michael Jackson, también denominado como "El rey del Pop".
Desde que tengo uso de razón he escuchado historias acerca de sus tendencias sexuales, concretamente pedófilas, pero siempre ha salido indemne de cualquier tipo de acusación de este estilo. Con lo cual siempre le creí inocente.

En la mini serie de dos episodios "Leaving Neverland" nos encontramos ante la respuesta que muchos pensaban y que pocos se atrevieron a decir.
Hay pruebas irrefutables de que Michael abusó de distintos niños con el paso de los años.
En este documental se muestran dos casos en concreto, los de Jimmy Safechuck y Wade Robson que durante años fueron víctimas de diferentes abusos por parte del cantante.

Me ha parecido tan escalofriante lo que pude ver en este documental que me da lástima pensar que algo así haya sucedido.
Principalmente, (para mi) los padres fueron los culpables de esta situación.
Obnubilados por la fama y la opulencia de Michael, dejaron a sus hijos dormir noches enteras con este, sabiendo a ciencia cierta lo que estaba sucediendo.
No me entra en la cabeza, que bajo ningún concepto sospechasen lo más mínimo de lo que allí estaba pasando.
También, me hierve el cerebro pensar en toda la gente que encubrió esta situación.
No me puedo creer tampoco que las personas que le llevasen su agenda, su vida diaria y demás no sospechasen lo más mínimo de dicha situación.
Para mi, son cómplices de esos abusos sufridos hacia aquellos niños; quienes en un afán de ser amigos de su ídolo fueron capaces de cualquier cosa.

Por otro lado, está el beneficio de la duda. Quien sabe si lo que cuentan es cierto o no, pero lo que describen es tan realista, tan duro y aparentemente veraz, que es imposible pensar que se puedan crear de la nada versiones tan alocadas como las que aparecen en el documental. Sobretodo por los detalles, por como describen situaciones, estancias...

En cuanto al entorno de Michael, la única persona que dio la cara fue una empleada del hogar, quien dijo ver al cantante duchándose con uno de los niños, algo realmente horripilante.

Tras ver en tan corto espacio de tiempo "La desaparición de Madeleine McCann" ("The Desapparance of Madeleine McCann" - Chris Smith (2019)) y esta "Leaving Neverland", me doy cada vez más cuenta del peligro que corren los menores.
Hay que estar ojo avizor y al primer síntoma que veamos de abuso hacia ellos, hay que denunciarlo.

En fin, de obligatorio visionado para desmitificar a un personaje tan icónico como Michael Jackson.

miércoles, 20 de marzo de 2019

JOHN CARL BUECHLER

Hace unas semanas, por medio de algunas cuentas que sigo en Twitter me llegó una noticia, cuanto menos, escalofriante, John Carl Buechler, un clásico del cine de terror había abierto un crowdfounding para poder tratarse un cáncer de próstata.

Aquella noticia, me impactó.
Más que sorprenderme, llamó mi atención una vez más, lo injusto que es el sistema sanitario estadounidense.
Que alguien haga una campaña para recopilar dinero y así poder sobrevivir me parece alarmante, catastrófico y que estamos perdiendo  los valores como sociedad.

Por mucho que algunos quieran criticar el sistema sanitario de nuestro país, debo de decir que estamos a años luz de otros lugares, dándonos la oportunidad de ser atendidos en cada momento por un especialista, aunque la territorialidad, sea un problema en algunos casos (no vamos a decir que todo es de color de rosa).
Abogo por una sanidad universal, donde todas las personas puedan ser tratadas por igual, coticen o no, porque no se le puede negar a una persona el derecho de ser tratado médicamente, y hasta aquí mi alegato del día.

Ahora bien, centrándonos en la obra de John Carl Buechler puedo decir que tiene tres películas que me encantan "Troll" ("Torok, el Troll" - John Carl Buechler (1986)) , "Viernes 13 , Parte 7 - Sangre Nueva ("Friday the 13th , Part VII: New Blood" - John Carl Buechler (1988)) y "Los Ghoulies van a la Universidad" ("Ghoulies III: Ghoulies go to College - John Carl Buechler (1991)).

Estos tres títulos a pesar de no ser perfectos cuentan con todos los ingredientes imprescindibles para todos los amantes de la Serie B.
Y es que no siempre (algo que defiendo continuamente en este blog), todas las películas han de ser realizadas para aclamar a la crítica, sino que también existe cine basado en el puro entretenimiento, algo que nunca debemos de olvidar.

John Carl Buechler basó su vida en hacer películas de cine de terror, primero como técnico de efectos especiales y luego como director, que es por lo que muchos le recordamos.
Sus filmes, siempre se han basado en películas con efectos especiales muy cuidados donde dichos efectos, en la mayoría de las ocasiones estaban por encima de la historia.
Véase sino la saga "Ghoulies", que dentro de sus cuatro entregas, no hay ninguna que destaque especialmente por su guión.

Todos nosotros, los que nos dedicamos a hacer películas, debemos de encontrar un hueco, un espacio dentro del sector; Buechler lo tenía en la Serie B y el terror, donde se movía como pez en el agua, acudiendo a convenciones y haciendo felices a los fans mientras se tomaban fotografías con algunas de sus creaciones.
Sólo por eso, merece toda mi admiración. Una pena que se haya ido tan joven. DEP.

John Carl Buechler, realizando una demostración de efectos en una convención.

martes, 19 de marzo de 2019

LA DESAPARICIÓN DE MADELEINE McCANN

De un tiempo a esa parte se han puesto de moda las series documentales.
Personalmente, es un formato que consumo bastante, no sé, si es por el afán por descubrir cosas nuevas o porque en realidad (como a todos) me mueve la curiosidad de conocer ciertos asuntos a fondo.

En "La desaparición de Madeleine McCann", ha habido ciertos aspectos relacionados con la desaparición tanto de Madeleine como de otros niños que me han dejado absolutamente impactado.
Y es que si miramos a nuestro alrededor, los depredadores sexuales están más próximos de lo que imaginamos.

De hecho, en el Algarve portugués, donde se  evaporó  la niña británica, han desaparecido varios niños portugueses a los que la policía del país luso no prestó la atención que se merecía.
Por otro lado, redes de pedófilos desfilan en la Deep Web a sus anchas traficando con vídeos e imágenes donde a los menores se les somete a las más horribles vejaciones.

Toda esta información, sumado a la desaparición de la pequeña ha hecho que en mi cabeza, no pare de rondar la idea de que somos más vulnerables de lo que podamos llegar a imaginar.
Muchos de nosotros, no somos conscientes de quien puede haber detrás de una red social, un perfil falso o si por el contrario, si tenemos hijos puedan ser vistos por personas o mafias capaces de llevarse a nuestros pequeños cuando les plaza.

Desde hace tiempo vivo en una paranoia constante, donde tengo miedo a quien puede estar viendo mis perfiles o redes sociales y miro mucho que subo o dejo de subir a mis cuentas.
Hay ocasiones en las que veo a amigos subiendo fotos de sus hijos o menores que dan likes a algunas de mis publicaciones donde ponen en sus perfiles sus números de teléfono.

Cuando esto ha sucedido, he puesto un twitt a la Policía Nacional o a la Guardia Civil indicando el perfil del menor para que lo bloqueen.
Los padres deben de ser conscientes que hay pervertidos capaces de cualquier cosa, con tal de dar con direcciones exactas de los más pequeños de la casa y hacerles caer en sus redes.

En cuanto a la desaparición de la pequeña Madeleine, sólo puedo decir que una vez revisadas todas las hipótesis, estoy absolutamente convencido que la niña de tres años fue secuestrada o bien por un pederasta (y que aún la tiene presa) o por una de estas redes que secuestra niños para hacer con ellos lo que les viene en gana.

Por otro lado, fatal el comportamiento de la policía portuguesa. Desviar la atención por falta de pruebas hacia los padres de Madeleine, acusarles de asesinato y así cerrar el caso de manera abrupta me parece de lo más rastrero que he podido ver en años.

En cuanto a las críticas vertidas sobre la serie documental en diferentes plataformas destinadas a la calificación de títulos en internet, me parecen de lo más injustas.
He tenido que leer cosas como - Se podía haber contado en tres capítulos.
- Mal contada.

¿Pero qué es esto? ¿En qué mundo vivimos? Cada vez pienso más que la crítica cinematográfica es un subgénero, al igual que la crítica deportiva.
Es dañina y en muy pocas ocasiones no critica cosas que hablen del guión, de las interpretaciones o la articulación de la película como tal.
Sólo es el daño por hacer daño, con lo cual, muchas de las críticas suelen ser de directores frustrados que únicamente saben sentarse en una butaca a soltar basura.
De hecho, cuando muchos de esos críticos han dirigido películas lo único que nos han regalado es hez cinematográfica.
Con todo esto, criticar a un documentalista como Chris Smith de esa manera, lo primero que indica es que no se tiene NI IDEA de cine.
"La desaparición de Madeleine McCann" es una serie muy bien estructurada, filmada y documentada.
Muy probablemente, Smith con el paso de los años será uno de esos directores de referencia, testigo de su tiempo, al igual que lo fueron Werner Herzog o Robert J. Flaherty.

miércoles, 13 de marzo de 2019

CAPITANA MARVEL

Vivimos tiempos donde el feminismo abandera una revolución ideológica, de valores y de querer situar a la mujer en el lugar que le corresponde. (Algo de lo que me alegro profundamente).
Años haz, Marvel, ya pensaba en el feminismo más que como producto como un personaje a favor de la historia.

Con esa visualización, de no llevar a la mujer sobre el hombre, sino haciéndola partícipe y artífice principal de la historia dándonos lo mismo si se trata de un hombre o de una mujer. Eso es "Capitana Marvel".

Fui al cine sin prejuicios, ¿por qué los iba a tener? Yo sólo quería ver una película de Marvel, y casualmente me topé con una de las mejores películas de la franquicia.
Aunque es cierto, que los que somos fans de esta gran fábrica de sueños siempre que salimos de ver una de estas películas decimos - es una de las mejores.
En este caso, así lo creo.

Brie Larson está a favor de obra y no se me ocurre nadie mejor que pueda cumplir con este rol de superheroína capaz de destruir cohetes como sino no hubiese un mañana.

El humor, también juega un papel fundamental en la película (marca de la casa).
Los continuos Running gags que luego llevan a tener un desarrollo en la trama (SPOILER - véase el running gag con Goose el gato que tendrá incluso relación en las escena postcréditos.)

O como funciona también los orígenes de Nick Fury interpretado una y otra vez por Samuel L. Jackson, el cual no parece envejecer nunca.

Ahora pongámonos en el contexto histórico del film. Situar la película en los años noventa es todo un acierto, puesto que como fans de la factoría Marvel, ya sabemos que actualmente la mitad del universo ha sido aniquilado por Thanos.
Aunque claro, como no, en la escena post créditos de "Capitana Marvel" evidentemente íbamos a encontrar la conexión con "The Avengers - End Game" que veremos el próximo mes de abril.
Y es Nick Fury con su comunicado al final de "The Avengers - Infinity War" realiza una llamada a un comunicador... Los Vengadores se preguntan a quien habrá llamado el agente de SHIELD, esa respuesta queda aclarada con la llegada de nuestra heroína.

Que podemos esperar del universo Marvel, pues la verdad, me generan ciertas dudas de lo que será el  final de ese End Game y como continuará la saga comiquera. También, que sucederá con la nueva de Spiderman y donde estará ubicada dentro del timeline de películas.
Espero que no todo concluya este año, puesto que a mi me gusta tener mis citas anuales con todos estos héroes fantásticos.

Nos vemos en las salas.


domingo, 10 de marzo de 2019

TRUE DETECTIVE - TEMPORADA 1

Suelo comentar que me quedan muchas series por ver. Me imagino como a muchos de vosotros.
La oferta es tan basta que me veo incapaz de ver todo lo que me gustaría, o por lo menos todo lo que me parece interesante ver.

"True Detective" estaba entre esas deudas pendientes que tiene uno en su lista de [ Series no vistas ].

Ciertamente, puedo deciros que pocas veces he visto (ya no sólo en serie) en un contenido audiovisual tanto poderío interpretativo y factura cinematográfica.
Tanto Matthew McConaughey como Woody Harrelson puede que hagan las mejores interpretaciones de su carrera.

Uno es un detective solitario (McConaughey), condicionado por un hecho del pasado que le aleja de todo aquel que le rodea; siendo sus únicas válvulas de escape el trabajo y el alcohol.
A esto, hay que sumarle un insomnio producido por la situación.

Mientras el otro (Harrelson), es un padre de familia y marido insatisfecho.
A pesar de contar con una vida plena (tiene mujer, dos hijas preciosas, además de un alto status económico y social) parece no conformarse con lo que tiene y al igual que su compañero se refugia en dos cosas, nuevamente el alcohol y las relaciones extra matrimoniales.
Es este último hecho (SPOILER) lo que hará que su vida personal y laboral se vaya al traste, marcando así, un punto de inflexión incluso con su compañero de trabajo.

Ahora bien, si a unas vidas tormentosas les sumamos una serie de asesinatos (aparentemente inconexos) hace que la salud mental de ambos personajes roce por momentos la locura.

"True Detective" es interesante porque habla desde la posición de quien busca respuestas, de quien hace lo que haga falta con tal de encontrar una pista que le lleve a dar con el culpable.
Si uno tiene que ir a un tugurio de mala muerte a consumir drogas o a un bar de travestis a tomarse una copa para conseguir una pista, lo hace.
Así piensan estos dos policías, que por un momento pierden el foco en sus vidas y lo derivan a una extraña situación personal alimentada por ritos satánicos, ejecuciones y snuff movies que acaba mermando su existencia.

En eso aciertan plenamente los creadores de la serie Nick Pizzolato al guión y Cary Joji Fukunaga a la dirección.
Marcan siempre un punto de vista distante a la par de cercano.
Distante en el sentido que nos hace partícipes de un caso tan crudo como real y cercano al darnos a conocer la idiosincrasia del ciudadano medio estadounidense en todas su vertientes. 

Muy probablemente, en unos años en las escuelas de cine se estudiará además de películas, series de televisión y "True Detective" será una de ellas.



martes, 5 de marzo de 2019

KULL EL CONQUISTADOR

Este blog lleva por título "La Vida es Serie B" pero pocas entradas he realizado desde su re-inaguración a comentar películas u otro tipo de contenido relacionado con la Serie B.

Una vez al año, escribo en el Fanzine, Zonacine a cerca de algún título emblemático del género de terror y fantástico pero poca cosa hago aquí, sobre este género (nunca lo llamaría subgénero) que tanto me apasiona.

Hace poco tuve que viajar a Asturias.
En la que es mi tierra de nacimiento, poco tengo que hacer por allí más que estar con mis padres.
Mis amigos se han casado, tienen hijos y la verdad tampoco me apetece mucho más que estar en casa.

Ahora bien, aprovecho esos momentos en familia para ver películas.
Mi padre, por ejemplo, tiene un paquete básico de Movistar. Dicha suscripción posee bastantes películas que no he visto.
Naufragando por el menú de la plataforma me topé con "Kull el conquistador" ("Kull the Conqueror" - John Nicorella (1997)).

Desde niño la había visto en las estanterías de distintos videoclubs o en ediciones en DVD pero nunca me había dado por visionarla, así que me puse manos a la obra.

Como era de esperar,  "Kull el conquistador" era una especie de film con aires al cómic de "Conan" (a su vez está basada en el cómic de "Kull" otro "Conan" de la época) que poco tenía de atractivo o de especial para el gran público de la época.
Su falta de medios es una constante en una película, en la que a pesar de venderse como producto de acción, carece de interés puesto que a los pocos minutos ya sabemos como va a concluir.

Por otro lado, ni la aparición de actores carismáticos de la época como Kevin Sorbo o la atractiva Tia Carrere contribuyen demasiado a una película (aparentemente barata) pero con un coste aproximando de un 20 millones de dólares.



Las criaturas, el CGI y otros elementos utilizados en la cinta dejan un mucho que desear, aunque eso es lo de menos (o al menos ese siempre es mi criterio como espectador).
Si la película es entretenida, pues esos detalles los puedes dejar escapar un poco, pero en este caso, esos detalles pesan demasiado a una narración simple y previsible.

No me arrepiento de haber dedicado tiempo de mi vida a ver la película, ni mucho menos, me encanta ver este tipo de películas; además tiene un par de momentos a nivel de monstruos que me parecen sublimes (de hecho la peli gana más cuando vemos los maquillajes reales a las recreaciones en 3D).
Y es que en muchas ocasiones el menos es más.
Es mucho más meritorio colocar bien la cámara y aprovechar correctamente los escasos medios, a intentar hacer algo que se quede a mitad de camino e imaginar lo que pudo haber sido.

Con esto, si la tenéis la oportunidad de verla no lo dudéis, quizás sea el momento de aprovechar ese completismo de las estanterías de videoclub, en mi caso, eso ha sido lo que me ha llevado a verla.


martes, 26 de febrero de 2019

TRUE BLOOD - TEMPORADA 5

El mes de febrero ha pasado tan rápidamente que apenas me he dado cuenta.
Y es que al contrario del mes de enero (siempre eterno) febrero, pasa sin avisarnos, sin decirnos, -¡eh aquí estoy! .- Exceptuando cuando nos encontramos en año bisiesto, que si parece que nos acordemos de él.

Esta corta existencia del mes de febrero ha hecho que no hay tenido demasiado tiempo para ver cosas y es que si comparo lo visto en 2018 a estas alturas con lo que he podido ver en el mismo periodo del año pasado, la diferencia es abrumadora.
He querido, no obstante, dedicar tiempo a ver una de las series que había dejado inconclusas hace unos años.
De hecho "True Blood" fue la primera de las series que me propuse ver en su totalidad. Compré todas sus temporadas hasta la fecha y me puse manos a la obra.
Todo esto me pasó en el tránsito de tiempo de los últimos DVD y la llegada de las plataformas digitales, donde todos finalmente hemos sucumbido a ver series a la carta, en streaming y por qué no decirlo como y cuando nos place.

He hablado de esto con anterioridad, ahora no es ¿qué estás viendo?, sino ¿por qué temporada vas? es la conversación más recurrente de todas.
Ahora bien ¿es posible retomar una serie años después de dónde la habías dejado?
Empiezan los SPOILER.
En mi caso puedo deciros abiertamente que sí. Y eso que la cuarta temporada terminaba por todo lo alto. A uno de los personajes le pegaban un tiro mientras Sookie, la protagonista lloraba desolada.
Pronto nos damos cuenta que la fallecida es Tara la mejor amiga de la protagonista de la serie.
Es entonces cuando deciden convertirla en vampiro para que sobreviva. Algo que en un primer momento no le gustará mucho a ella, pero a lo que se terminará adaptando.

No son buenos tiempos para los vampiros tampoco. Una especia de hermandad quiere deshacerse de todas las fábricas de "True Blood" y volver a los orígenes de la ingesta de sangre humana mientras invocan a Lilly una vampiro de más de tres mil años.

Luego están los cambiantes que deambulan a sus anchas convirtiéndose en cualquier cosa logrando sobrevivir.
También están los licántropos, que unidos en manadas intentan buscar a sus líderes por medios poco ortodoxos (por así decirlo).

En esa serie, pasa de todo, más de lo que podamos imaginar y es que la mente de los guionistas y de las novelas en las que está basada no dejan pasar por alto ninguna de las razas imaginarias que se presenten.
Veremos la sexta temporada, al menos parece ser que hay más sangre.

lunes, 28 de enero de 2019

UN SUEÑO RECURRENTE

El Skeletor que preside la mesa de mi hermano.
Todos, en algún momento hemos tenido un sueño recurrente.
Cuando era un niño, soñaba con que Freddy Krueger estaría debajo de mi cama y me mataría.
Pasaba mucho miedo.

Otro de mis sueños (mucho más amable) era uno en el que me encontraba en la basura con una caja repleta de Masters del Universo.
Mi hermano también había tenido ese sueño recurrente y otros amigos también.
Y es que el tener una buena colección de esas figuras de acción no era algo fácil. Solían ser caras, al menos para una familia de clase media.

Hablando con Zoe, también había tenido el mismo sueño. ¿Quién no ha soñado alguna vez con encontrarse con una caja repleta de He-Man's? .- Me decía.

Una noche, en Oviedo, Javi y yo salíamos de la academia. Eran como las nueve o diez de la noche.
Vimos a dos personas que buscaban en la basura.
Había juguetes. Uno de los que buscaba era un yonkie que conocíamos de la zona. Fue entonces cuando le vi coger a Buzz-off uno de los aliados de He-Man.

Mi hermano y yo dijimos .- ¡Un He-Man!
Así que rápidamente nos pusimos a rebuscar haciéndole la competencia. Aquel tipo se llevó las figuras de acción, pero nos pudimos hacer con el camión de las Tortugas Ninja.

Llegamos a casa, lo limpiamos y disfrutamos muchísimo con él.
Al cabo de los años mi padre lo tiró. Es de las pocas cosas que me ha tirado.
Recuerdo que me enfadé.

No sé por qué, un día me ya en Madrid di con el mismo camión en Wallapop.
Concretamente, en la zona de Navalcarnero. El vehículo era exactamente igual al nuestro, le faltaban las mismas piezas. Era como si el camión original hubiese vuelto a nosotros, aunque claramente sabía que era otro. Aún lo conservo.

Hace unos días Kike Narcea iba por la calle. Se topó en una basura con un montón de figuras de acción, entre ellas un Skeletor.
Sin pensárselo demasiado nos lo regaló. Ahora preside la mesa de mi hermano en nuestra oficina.

Es curioso que muchos de nosotros tengamos ilusión por las mismas cosas.
Zoe, mi hermano y yo soñábamos con He-Man's. Sin embargo, Kike, soñaba con las "Tortugas Ninja", ese debía ser su sueño recurrente, es muy tortuguero.

Sin quererlo nuestros sueños se intercambiaron, él se topó con "Masters del Universo" y nosotros con "Tortugas Ninja" y es que así son los sueños en contraposición a la realidad, pueden cambiar.

domingo, 27 de enero de 2019

POR QUÉ NO SOY CRISTIANO

Bertrand Russell llegó a mi vida el pasado año. Hasta la fecha no sabía absolutamente nada de él.

Como ya comenté en post anteriores, Goize cuenta con una biblioteca de lo más interesante.
Fue por ella por quien comencé a leer al escritor galés.
Y es que muy probablemente, si queremos conocer en profundidad a quien comparte nuestra vida, leer lo que esa persona ha leído nos hace entenderla mejor.

En mi caso, siempre he leído novelas que me han recomendado mis compañeras sentimentales.
Al leer los libros que a ellas les influyeron me han hecho entender su pensamiento y en muchas ocasiones su manera de vivir.

Sin embargo, no veo nada más profundo que un texto ensayístico.
Con el paso del tiempo me he dado cuenta que este género literario me atrae enormemente.
Un pensamiento filosófico como el de Russell o un libro de viajes de corte periodístico de Kapuscinski me atraen infinitamente más que ciertas novelas.

En cuanto a la que nos ocupa, "Por qué no soy cristiano" es una recopilación de artículos y textos literarios sobre los que el escritor británico quiso dar voz.
Si bien a principios y mediados del pasado siglo veinte, la sociedad de la época era de lo más conservadora, a día de hoy un pensamiento locuaz e inteligente como el de Russell se quedaría como la corriente correcta.

Pero lo importante no es estar en el pensamiento correcto en la era actual, sino adelantarte al tiempo en el cual te ha tocado vivir.
Russell reflexiona sobre la culpa, el castigo y la imposibilidad de evolucionar como ser humano y que nos impone la religión cristiana. (Muy probablemente otras también, las cuales por cierto, también cita).

Bajo mi punto de vista y experiencia propia (creo que siempre hay que hablar sobre lo que uno conoce) la moral cristiana me ha llevado a no experimentar o a no conocer cosas que igual hubiera debido conocer.
Pongamos por caso, no hacer ciertas acciones relacionadas con mi profesión por el miedo al qué dirán.
Muchas veces podría haber decidido haber escrito o dirigido ciertas cosas que he plasmado por el miedo en que pensaría mi entorno más cercano; y eso es condición de la moral cristiana que me corroe.
También, el sentimiento de culpa por no trabajar a diario, sentirme mal por pasármelo bien, por tomarme unas copas... Ese tipo de cosas no deberían de existir en la moral de ningún ser humano. Pero incluso a día de hoy me siguen acompañando.
El miedo a vivir no puede un motor diario a la hora de afrontar nuestro día a día.

Ahora bien, dicho esto si hay cosas del cristianismo que me parecen interesantes y lógicas. El amor hacia los demás, el ayudar, el respeto al prójimo y por supuesto a no odiar, son valores que si se quedarán conmigo y que espero que no me abandonen.

En este ensayo podemos encontrar reflexiones a cerca de la libertad sexual en los jóvenes y cuán necesaria es para ellos.
El escritor por ejemplo, cree interesante que los niños tomen con absoluta normalidad el verse desnudos delante de sus padres.
Pongamos que una familia se va a la playa. A la hora de cambiarse y adquirir esa normalidad padres e hijos deberían de cambiarse en conjunto, viéndose los unos a los otros para normalizar las diferencias entre hombres y mujeres, y de como a golpe de vista los pequeños sientan la diferencia de la igualdad.

Incide también el tener una educación sexual abierta. El hablarles a los jóvenes con conciencia y con capacidad de análisis de las relaciones sexuales.
Nos habla también de como es el sentimiento de cada uno respecto al amor. La dependencia de algunos seres humanos para estar con otros y la independencia del que sólo quiere relaciones esporádicas porque lo único que desea es estar consigo mismo.

Todas esas opiniones son válidas, valorables y respetables,  porque es ser humano a pesar de ser único, es independiente y moralmente distinto cara a su propia psique.

Interesante pasaje del libro es también la transcripción de un debate radiofónico entre Russell y el padre F.C. Copleston donde este segundo defiende el cristianismo, la existencia de Dios y la vida después de la muerte y el otro realiza un pensamiento lógico de todas esas preguntas planteadas.

Una vez leído este pasaje nos damos cuenta que las dos posturas, en un principio encontradas en ocasiones tienen puntos en común, tan interesantes como por supuesto, reflexivas.

En la última parte de este compactado de ensayos y artículos periodísticos hay una breve reflexión de por qué Bertrand Russell fue vetado como profesor en la universidad de Nueva York.
Y es que muchas fueron las voces que se pusieron en su contra a la hora de ser docente en la universidad estadounidense.
Una vez proclamado, muchas voces se opusieron rotundamente a su nombramiento debido al pensamiento libre del filósofo.

Incluso, se puso en juego una ayuda anual de siete millones quinientos mil dólares si Russell era profesor de dicha universidad.
Contra tal maña, el rectorado que lo había nombrarlo tuvo que prescindir de sus servicios.
Los "subvencionadores" (si se puede decir así) de dicha universidad, (todos ellos conservadores) no iban a permitir que alguien que defendía la libertad sexual, el reconocimiento los homosexuales y que cuestionaba la moral cristiana tuviese cabida en el pensamiento de las nuevas generaciones de universitarios.

Años después, a Russell se le concedió el premio Nobel de literatura (concretamente en el año 1950), ninguno de aquellos que le vetaron le escribieron para felicitarle.
Quizás, nunca reconocieron el error que suponía no contar con una mente tan brillante como la suya.

jueves, 24 de enero de 2019

MADRE

Me considero un amante incondicional del cortometraje.
No considero al formato de poca duración de una importancia menor que el que pueda tener un largometraje.
El cine es cine, dando igual su duración.

Creo que algunas de las grandes obras de la historia del cine son cortas, incluso, películas muy cortas.

Akira Kurosawa en su primera etapa hacía películas de cincuenta minutos. Él las concebía como largometrajes (me figuro) pero no llegaban a una hora, ¿qué le vamos a hacer?

Si nos ponemos academicistas aquellas películas del cineasta japonés serían mediometrajes, y eso que importa ¿verdad? Lo importante es si esa historia nos transmita emociones, porque de eso va esto del cine.

Algunas de las mejores películas que pude ver cuando era estudiante de cinematografía eran cortas "L'atalante"(Ídem, Jean Vigo (1934)) , "Sangre de un poeta" ("Le sang d'un poète, Jean Cocteau (1932)) o incluso "Vivir su Vida" ("Vivre sa Vie: Film en Douze tableaux" , Jean-Luc Godard (1962)) a penas llegaba a los ochenta minutos de duración.

"La sangre de las bestias" ("Le sang des Bêtes", George Fanju (1949)), o la obra experimental del cineasta español José Val del Omar son piezas de pequeña duración que hicieron que el cine evolucionase.
Todo aquello lo aprendí cuando estudiaba y no sabía ni siquiera por donde vendrían los tiros de lo que años después llegaría a hacer.

Por fortuna, desde los dieciocho años he tenido la fortuna de acudir a festivales de cine.
Muy probablemente, durante este periodo de tiempo haya podido ver unos cuatro mil, cinco mil cortos (no exagero) y cada vez descubro una nueva forma de narrar que me fascina.

Durante este último año y medio he coincidido en el circuito con un cortometraje español sublime, "Madre" (Ídem, Rodrigo Sorogoyen (2017)).
Un trabajo donde el menos es más, donde las interpretaciones están a favor de la historia y donde sobretodo, la utilización del fuera de campo es tan acertada como aquello que podemos ver.

De este cortometraje me gusta absolutamente todo. La fotografía, la puesta en escena y sobretodo la inconmensurable Marta Nieto.
La transformación que realiza emocionalmente a media que se va desarrollando la historia es digno de estudio para futuros intérpretes.

Ayer, al medio día nos encontramos con la noticia. "Madre", estaba nominado al Oscar como Mejor Cortometraje de Ficción.
A mi no me sorprendió en absoluto, de hecho creo que ganará.

Y es que amigos, a nivel cortometraje somos potencia mundial, os lo dice alguien que lleva casi diecisiete años viendo cine de corta duración.

Así que en la próxima entrega de los Oscar estaré cruzando los dedos por Rodrigo, por Marta, por María del Puy Alvarado (productora del corto), en definitiva por todo el cine español.
Nos lo merecemos.

miércoles, 23 de enero de 2019

RICK & MORTY - TEMPORADA 3


Es difícil hacer una crítica de una serie cuando esta contiene episodios autoconclusivos, pero "Rick & Morty" es tan especial que siempre hago un esfuerzo mental para recapitular todo y ver como empaquetarlo.

Si bien la segunda temporada terminaba con el arresto de Rick en una prisión espacial, al comienzo de esta tercera temporada este hecho queda como mera anécdota y pronto se resuelve.
Es entonces cuando comienzan de nuevo las peripecias espacio / temporales de esta dupla de nieto - abuelo.

Pero si algo cabe destacar en esta nueva temporada es la separación entre Beth y Jerry.
Esta situación desestabilizará el núcleo familiar por completo.
Jerry abandona el hogar y se tiene que adaptar a una nueva vida de soltero, donde vivirá cien mil aventuras que le posicionan, aún más, como un looser.

Cabe destacar (casi al final de la temporada) que incluso se echa una novia extraterrestre, algo con lo que él parece estar feliz, aunque realmente anhela a su esposa y su vida anterior.

Por otro lado, está lo que conforma el crear una nueva familia (aunque esta sea momentánea).
Así que Summer, Beth y Morty deciden acudir a terapia familiar inducidos por la primera. Quien ahora lleva el peso del hogar.


Para evitar ese momento, Rick decide convertirse en un pepinillo para eludir dicho trámite.

La familia acude a terapia sin hacer caso al abuelo científico; llevándose consigo una jeringuilla con el antídoto que le devuelve a la normalidad.

Lo que sucede después, es indescriptible.
Rick cae a una alcantarilla y tiene que sobrevivir como puede y se termina convirtiendo en un super guerrero aniquilando insectos, ratas y todo lo que caiga.

Más tarde, el episodio se termina convirtiendo en una película de espionaje donde Rick aniquila a cientos de matones y espías sin piedad.

Lo más gracioso de todo esto, es que Rick, termina acudiendo a terapia convertido en pepinillo. 

Sin lugar a dudas "Pickle Rick" es el mejor episodio de toda la serie.

Hasta 2020 no volveremos a saber más de "Rick & Morty" la espera, va a ser agónica.

domingo, 13 de enero de 2019

LA MASONERÍA, PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Me gusta ver cosas diferentes, cuando me refiero a diferentes, quiero decir que me gusta visitar los catálogos de las plataformas y sumergirme de vez en cuando en las recomendaciones para poder disfrutar de películas, series o documentales que no conoce el gran público.

Netflix no para de recomendarme series y documentales que encajan con mis gustos o con visionados anteriores.
Entre ellos me salía últimamente "La masonería, pasado, presente y futuro" cuyo título original es "Inside the Freemasons".

En dicha serie documental de cinco episodios pude conocer en que consiste la francomasonería y el motivo que lleva a muchos hombres a formar parte de ella.
Sinceramente, creo que no es algo tan negro como lo pintan, sino que las logias que las conforman son hermandades cuyos miembros buscan una amistades nobles y fuertes.
No creo que busquen el beneficio industrial (aunque sí se ayudan entre si) sino que lo que buscan es una fraternidad y sentirse que forman parte de algo.

Y es que en la francomasonería todo son rituales, ceremonias, comidas, reuniones... tanto es así que un masón dedica gran parte de su tiempo libre a formarse como tal, renunciando en muchas ocasiones a pasar más tiempo con la familia (aunque para ellos esa es la primera de las normas a seguir ; lo primero la familia).

Si bien se les podría tachar de personas influyentes o de ser selectivos a la hora de introducir nuevos miembros en las logias, esto queda en entredicho cuando nos damos cuenta a medida que avanza la serie que muchos de los miembros de la hermandad, son de origen humilde y que han logrado posicionarse donde están gracias a la meritocracia personal, no por influencias o por "enchufes".

Visto y reflexionado sobre los cinco episodios puedo decir que yo no me vería formando parte de unas de esas congregaciones, puesto que todo el tiempo que conlleva ser un buen masón, lo debes de renunciar de otras cosas de tu vida.
No veo muy práctico, estudiarse manuales o ceremonias para acceder a puestos dentro de la congregación. Tampoco veo práctico el dedicar tanto tiempo a cenas y convites. En mi caso, me quitaría tiempo de leer, investigar, visionar e incluso de escribir, así que no veo que fuese un lugar para mi.

Ahora bien, respeto completamente lo que hacen y como lo hacen, creo que no hacen daño a nadie y me ha gustado ver esta serie documental, ya que me ha llevado a conocer mucho mejor a una congregación que tenía interés por conocer (aunque sea superficialmente).
Dicho esto, recomiendo su visionado, en gran medida para desmitificar todas las cosas malas acerca de la masonería.

sábado, 12 de enero de 2019

MACARRONES CON TOMATE

Goize tras comer uno de nuestros platos con tomate.

Siempre he luchado por no estar gordo.
Quienes me conozcan dirán, no te esfuerzas lo más mínimo, pero sí, peleo a diario por no sobrepasarme en la ingesta alimenticia.
Con lo cual, libro mis pequeñas batallas con tal de que mi cuerpo no se acabe deformando y que mi salud no se resienta demasiado.

Ahora bien, tengo mentalidad de gordo. Eso es así. Estaría comiendo veinticuatro horas (si esto me fuese posible) y es más, comería aquellas cosas que me fascinan todos los días.

Durante los meses de noviembre y de diciembre he estado de co-productor en una película. También ejercí de director de producción, así que me tocaba armar las comidas o al menos llevar la coordinación en este aspecto.

Solíamos ir a restaurantes con menú del día. En otros rodajes me preocupaba por comer más o menos ligero o al menos tener un equilibrio para no sobrepasarme.

En esta ocasión no he hecho caso a mi raciocinio y la ansiedad ha sido la que se ha apoderado de mi saque.

No dudaba en tomar cocidos completos, pasta y normalmente una carne con patatas como segundo plato. El resultado, es desolador, creo que he engordado tras la película y las navidades, unos seis kilos aproximadamente (que a ver como me quito).
Y es que hay ocasiones nuestra mente es tan poderosa, que si nos dejamos arrastrar por la conciencia mala, podemos caer en un error tras otro.
En mi caso, como mi único vicio es la comida, pues en ese caigo.

Por otro lado, no soy de los que comen entre horas (en eso al menos gano).
Suelo hacer tres comidas al día, pero las hago bien.
Quizás, si midiese más estas tres ineludibles comidas y entre medias metiese algo de fruta (como he hecho antaño) la cosa iría mejor.

Desde hace un tiempo vivo con Goize. Disfrutamos mucho de los pequeños placeres, entre los que se encuentra, la comida.
También en diciembre estuvimos en Londres y no nos privamos de nada.
En mi caso, eso ha contribuido también a mi aumento de peso, en su caso, por el contrario, no sé donde narices lo ha metido, pero creo que no ha engordado nada.
Hay que decir también, que ella es una chica atlética y con genes que nada tienen que ver con el engordar. De hecho, todas las semanas se va varios días a bailar, con lo cual su cuerpo está acostumbrado a quemar toda la ingesta calórica que se precie.

En este 2019 a Goize le ha dado por cocinar .- Oye llevamos nueve días y ya he cocinado dos. - Me decía ilusionada.

Un día hizo una crema de verduras y otro día lentejas. Ambos platos sin chorizo ni aditivos (en el caso de las lentejas) y sin demasiada sal (en el caso de la crema).
Ciertamente se está convirtiendo en una cocinera de lujo.

Pero a lo que más recurrimos normalmente son a los platos sencillos y tradicionales.
He vuelto a vivir lo que es comer un arroz con huevo y tomate de brick. (Sólo nos falta el plátano frito para hacer un buen arroz a la cubana). Y saborear en ciertas ocasiones unos buenos macarrones con tomate.

Ayer variamos e hicimos espirales tricolor con tomate. ¡Dios mío que plato más sencillo y tan rico!
Comimos un plato cada uno y después dormimos la siesta.

Cuando me levanté fui directamente a la cocina y merendé / cené otro plato. Hasta arriba.
No os engañaba, tengo mentalidad de gordo.
Me arrepentí. - Tendría que haber comido algo más ligero.- Decía para mis adentros.
- Hay manzanas en la nevera.- Me volvía a culpabilizar.
Pero que os queréis que os diga, comerme esos macarrones fue de lo mejor del día.

viernes, 4 de enero de 2019

A GIRL IS A GUN

Está claro que los nuevos formatos y las nuevas plataformas han venido para quedarse.
Muchas son las propuestas que nos llegan por todas las vías.
Plataformas televisivas, en streaming o plataformas concebidas directamente para internet que hacen de la oferta, una basta cantidad de contenido para el cual no sé si tenemos tiempo a asimilar.

A mi, particularmente me gusta navegar de una a otra sin establecerme en ninguna, aunque sinceramente (al igual que otros muchos usuarios) la que más utilizo es Netflix.

Hace unos meses tuve la suerte de toparme con Black Pills, una plataforma de origen francés que abarca una innumerable lista de series de entre diez y doce minutos de duración por episodio.

Hay series de todo tipo, algunas en abierto y otras en cerrado.
La diferencia entre ambas es que el espectador paga un total de 1,99€ por la temporada completa de la serie que quiere ver de entre las que se encuentran en cerrado.
Un precio nada desdeñable si realmente nos interesa ver el contenido.

Hace unos meses acudí al "Marseille Web Fest" y vi por primera vez tres episodios de una serie de Black Pills. Se trataba de la australiana "Event Zero" y me pareció tener un acabado absolutamente sublime. Con lo cual mis expectativas con Black Pills, eran altas.

Y es que esta plataforma nace del mundo de las webseries, aunque no con ello quiere decir que estas tengan poca producción o baja calidad artística, sino que llevan consigo un amplio nivel de producción más propio del cine que el material malamente denominado como "material para internet".
Con esa premisa y con esa filosofía surge también la serie que hoy querría comentar "A girl is a gun".
Con aires tarantinescos (si esto se puede denominar así), la serie cuenta la historia de varias mujeres que deben de luchar contra un grupo de hombres que intentan imponer su "machismo" sobre ellas, quitándose con ellos un patriarcado, rancio y estúpido que las trata de menos por el mero hecho de ser mujeres.
Estas tres mujeres (que atienden a su nombre con apodos) Santa Fe, Nenúfar y Vegas son en un primer momento dadas por muertas, aunque en realidad son secuestradas por una guerrilla, para acabar con el patriarcado misógino que las somete.

Aunque argumentalmente está cogida con alfileres y con una estética de factor imitación, "A girl is a gun" tiene algún que otro momento reseñable que hace de su visionado un mero entretenimiento, ni más ni menos.
Sinceramente creo que sus creadores no pretendían otra cosa.

Como detalle (SPOILER) me gusta bastante el momento final con más mujeres guerreras, algunas de ellas en una pick up donde se sobrentiende que comienza una nueva revolución, la revolución de las mujeres está por llegar.

Curiosa también es la participación de la protagonista principal, Denise Richards quien fue una estrella en los noventa y en la que recae todo el peso interpretativo de la serie, (sin olvidar al resto de sus compañeras).
Nuevas, series, nuevas formas de ver el contenido. Esto no ha hecho nada más que empezar. 

jueves, 3 de enero de 2019

HAUNTED (AL BORDE DE LA REALIDAD) - TEMPORADA 1


Empezamos este 2019 (me suena hasta raro decirlo) comentando otra serie original Netflix. En este caso se trata de "Haunted", conocida en España como "Al Borde la de Realidad".

En un principio, parece que nos encontramos ante una serie aparentemente de terror pero nada más comenzar nos damos cuenta que se trata de una ficción documentalizada que dista mucho de ser realista.

No sé, si en muchas ocasiones son protagonistas reales o si por el contrario nos encontramos con actores que interpretan esos roles de los personajes reales.
Hay que decir que los personajes de las historias ficcionadas son una cosa, pero me refiero a los otros personajes, los que cuentan las historias con los que no empatizo en ningún momento.

Por si esto fuera poco, la calidad final del producto no es la esperada, puesto que quitando el primer episodio y los dos últimos, el resto son poco verosímiles a la par de tediosos a pesar de sus escasa duración.

Ciertamente, no me gusta criticar a mal nada de lo que veo (de hecho si veo algo que no me gusta prefiero no comentarlo) pero creo que en este caso es tan decepcionante que me he visto en la obligación de plasmarlo en estas líneas.

Por otro lado, la realización de las piezas es bastante justa, por no decir excesivamente sencilla, imitando en algunos casos a esos programas de asesinatos o bodas fatales donde los actores ni siquiera se creen lo que están haciendo.

Elementos a destacar, (como he citado con anterioridad) el penúltimo episodio, el cual, se aleja de las historias de fantasmas y nos cuenta el caso de una abducción.
En ese episodio si me puedo creer un poco más algunas cosas que pasan, a pesar de como digo, todo está muy teatralizado, incluso exagerado.

Sientiéndolo mucho, viendo el amplio abanico de opciones para ver en las diversas plataformas, esta serie no sería una de mis prioridades.