lunes, 22 de mayo de 2017

NO SÉ DECIR ADIÓS

El otro día tuve la suerte de acudir al preestreno de la película "No sé decir adiós".

Siempre que puedo hago todo lo posible por acudir al pase de una película. Creo que si alguien hace cine en su país, debe de ver en la medida de lo posible todas las películas que se produzcan ese año.

Ahora bien, "No sé decir adiós" no es una película cualquiera.

En ella, podemos ver como un problema como el cáncer en un familiar es afrontado de diferente manera por dos hermanas.

Por un lado, una de ellas en un entorno familiar costumbrista y acomodado que cree que las cosas han de pasar porque así las marca el destino. Se toma la vida con resignación.

Mientras, la otra hermana nunca recibe un no por respuesta. Es directa, tajante y es capaz de llevarse a su padre de Almería a Barcelona para contratar como ella dice - "a los mejores especialistas" a pesar, que no hay marcha atrás.

En cuanto al trío protagonista, destacar sobremanera a Nathalie Poza. Quienes ya la habíamos visto actuando con la compañía teatral Animalario ya sabíamos que era una actriz impresionante, pero sin ningún género de dudas aquí hace (probablemente) el mejor papel de su carrera (al menos en el cine).

Por otro lado Juan Diego. No voy a descubrir nada aquí. Es y será por siempre uno de los mejores actores de nuestro cine. Hay que destacar el enorme esfuerzo físico que realiza en el filme.

Muy probablemente ambos logren sendas nominaciones a los premios Goya.

También tenemos Lola Dueñas (como la hermana que se ha quedado en el pueblo), que a pesar de tener un papel menos lucido, lo realiza con solvencia y profesionalidad infinitas.
Y es que es una gran actriz.


Buen debut de Lino Escalera. Que no utiliza ni un sólo plano detalle en todo el metraje y que maneja a los personajes a una deriva maravillosa.
Son prisioneros de si mismos, de sus virtudes y sus defectos y eso es lo que me ha atrapado de "No sé decir adiós"; que se trata de una película de verdad.

Id a verla.

lunes, 15 de mayo de 2017

ESOS PEQUEÑOS ANIMALILLOS

A lo largo de nuestra vida muchos de nosotros hemos tenido mascotas. En nuestro caso, mi hermano y yo tuvimos, perros, gatos, peces, tortugas, hamsters, periquitos, canarios e incluso llegamos a tener un par de tritones y renacuajos.

Quien ama a los animales sabe que estos no eligen a sus dueños, les da igual como seamos, ellos quieren a quienes les den cariño.

Siento una complicidad total con los perros y me gusta tener siempre a uno o dos a mi lado, aunque ahora viviendo en la gran urbe tener un pequeño amigo de aventuras es algo complicado.

Durante un tiempo sin embargo solía ir por el rastro. Me gustan mucho ver los puestos y por supuesto, comprar diferentes objetos, libros y figuras que decoren mi hogar.

En una ocasión, buscando en una montaña de libros me topé con uno titulado "Los cuidados de mi hamster y cobaya".
No sé por qué, me dio por abrirlo. Una vez lo hice, encontré entre sus páginas la fotografía de un hamster y su jaula.

Me pareció maravilloso, increíble. Rápidamente pregunté por el precio del libro.

- Un €uro .- Me respondió el vendedor.

Sin dudarlo, me lo adjudiqué.

Mientras volvía a mi casa y hasta el día de hoy he estado pensando en quien sería el propietario de ese libro, que habrá sido de ese pequeño roedor (muy probablemente haya muerto) y como llegó ese libro a ese puesto.

Es fascinante como se puede llegar a querer a un animal. Como (probablemente) esa persona  habría recibido ese hamster como regalo o quizás lo hubiese comprado; sin duda, su propietario, quería esmerarse en que el animal fuese fuese feliz.


Quizás ese libro era de alguien que vivía en Zamora, Zaragoza, Valencia o San Sebastián, pero... ¿cómo llegó ese libro a un puesto perdido en el rastro de Madrid?

La verdad que éstas preguntas no tienen respuesta. Al menos a mi me dan para pensar, para creer que tras esa fotografía hay una pequeña y bella historia. La de un dueño hacia su mascota.

Ahora bien, podemos pensar en lo que queramos, podemos pensar que todas estas conclusiones son erróneas, pero al menos lo que está claro es que esa fotografía significó mucho para mi.

Me pareció un tesoro oculto dentro de un libro que (en principio) no tenía ningún tipo de transcendencia.

Madrugar aquel domingo y darme una vuelta por el rastro madrileño mereció la pena.
Y es que sin que lo sepamos, las mejores historias (como de costumbre) están a la vuelta de la esquina.

viernes, 12 de mayo de 2017

AMERICAN HORROR STORY - FREAK SHOW

Como comenté en post anteriores, uno de los nuevos giros que le quiero dar al blog es el hablar de las series que veo.
Hablaré de lo que me parezcan las diferentes temporadas independientemente que sean actuales o no.

La que hoy nos ocupa es la cuarta temporada de "American Horror Story" subtitulada "Freak Show".

Si bien me quedé bastante decepcionado con la tercera temporada de esta serie("Coven"), esta cuarta, ambientada en el entorno de un circo (similar a "La parada de los monstruos" de Todd Browning) ha vuelto a elevar al máximo nivel de esta serie.

En ella, Elsa Mars (interpretada por la inconmensurable Jessica Lange) tras un tortuoso pasado en la Alemania nazi, se traslada a Estados Unidos creando un circo con excluidos sociales (deformados, siameses, enanos, mujeres barbudas) donde puedan tener su rincón de fama y por así decirlo, un hogar.

Entre los muchos personajes que deambulan en la trama se encuentran un ambicioso buscavidas, capaz de aniquilar a los miembros del circo para el beneficio de una exposición, (donde sus clientes habituales son ricachones sedientos de morbosidad), una vidente que no lo es y un forzudo homosexual que quiere ocultar a toda costa su condición.

Las diferencias sociales, la lucha de clases, el racismo y la exclusión social también forman parte de esta cuarta temporada sin dejar de lado su toque fantástico.

Y es que en esta parte no para de haber aciertos. El payaso asesino que dura pocos episodios (los justos) interpretado por el siempre perfecto John  Carroll Lynch o el personaje de  Edward Mordrake.

A modo de leyenda (se cuenta dentro de la serie) que Edward Mordrake se cobra la vida de un fenómeno - freak si uno de ellos actúa la noche de Halloween.


Por otro lado, además de la magnífica Jessica Lange (citada líneas atrás) que se despidió de esta serie tras la cuarta temporada, no puedo cerrar esta entrada sin destacar a Sarah Paulson haciendo de hermana siamesa.


No sólo por la entereza mostrada en sus anteriores papeles, sino por la forma que tiene de interpretar dos personajes diferentes. Me he quedado sin palabras.

Hablando de su personaje, destacar también el planteamiento de dirección para reflejar los mundos paralelos de las dos hermanas que a pesar de ser iguales son distintas.

Entre el trabajo de Paulson y el de dirección, la temporada ha ganado enteros.

Y es que "Freak Show" tiene además un enlace directo con la segunda temporada, "Asylum", por medio del personaje Pepper interpretado por Naomi Grossman.

En resumen, decir que me parece un acierto total muchos aspectos de esta cuarta temporada de la serie. Tengo ganas de ver ya la quinta "Hotel".