martes, 24 de abril de 2018

Mr. MERCEDES

Mi ajado ejemplar de "Mr. Mercedes"
A estas alturas del mes ya debería de llevar más entradas escritas, pero los compromisos laborales, hacen que le pueda dedicar a este espacio menos tiempo del que realmente me gustaría.

Han pasado varias semanas que he concluido la lectura de "Mr. Mercedes", de hecho, ya me he leído su continuación "Quien pierde paga" y tengo en mi poder la tercera entrega que cierra la trilogía "Fin de guardia".

Pero antes de acabar con las hazañas de su protagonista continuaré leyendo "Mientras escribo", un ensayo escrito por King donde nos cuenta sus técnicas de escritura y las motivaciones que le llevan a completar su actividad.
Ahora mismo estoy sumergido en diferentes procesos de escritura y necesito recopilar todas las claves posibles.

Así, que no será por futuras entradas, tengo post's para rato.

Centrándonos en "Mr. Mercedes" creo que sólo podría realizar comentarios positivos, tanto de su argumento como de estructura.
En este libro tienen cabida un policía retirado como Bill Hodges (el protagonista de la novela), Brady Hartsfield (el asesino del Mercedes), Holly Gibney (una informática con problemas para relacionarse) y el más carismático de todos los personajes Jerome Robinson (por así decirlo, el pupilo de Hodges) que conforman entre todos ellos un amalgama de personajes variopintos dentro del universo de Stephen King fuera del género fantástico.

Porque eso tiene que estar claro, no estamos hablando de una novela de King orientada hacia el fantástico, sino que es una novela policiaca al estilo King aunque sin elementos de misterio o sobrenaturales.
Quizás por ello su lectura se convierte en algo poco convencional (al menos dentro de  la obra de su autor) y nos atrapa sobremanera.

Y es que lo que más me alucina de King (Spielberg también tiene ese don en el mundo del cine) es que es un autor que se adapta a los nuevos tiempos.
Es testigo de la época en el que vive y eso lo lleva haciendo los últimos cuarenta años; señas, referencias, formas de comunicarse... todo se ha ido transformando en sus cuatro décadas de obra.

Si tuviésemos que hacer un estudio sobre la forma de pensar y la idiosincrasia del pueblo americano durante los últimos años, únicamente, habría que tomar prestados fragmentos de sus libros para darnos cuenta que estamos ante un escritor sin precedentes.

Porque como digo y reitero, King es testigo de su tiempo. Si bien arrancamos con un atropello masivo sin justificación alguna (una práctica habitual en los últimos tiempos por terroristas y dementes; de hecho ayer en Toronto murieron diez personas por una causa similar) y terminamos con el intento frustrado de un atentado terrorista en un concierto. (Algo que también sucedió en el Reino Unido hace ahora mismo un año, pero con un resultado poco deseable).
Todo esto hace que se conjugue a la perfección, todo tiene cabida en ese universo que representa las conexiones del universo de King.
Porque si antes los asesinos de sus novelas jugaban al despiste camuflándose entre la sociedad, a día de hoy lo hacen a través de internet.
Concretamente, a través de "El paraguas azul". Un programa perteneciente a la Deep Web donde Hodges gracias a un seudónimo "Rana Gustavo" es capaz de hablar con el asesino del Mercedes y dar poco a poco con sus pasos.

Después tenemos otro elemento reseñable dentro de la novela. Una constante en la obra de King.
La elección del cambio de punto de vista. Pasamos de la tercera persona a primera sin importarnos demasiado hacia donde vamos.
Los códigos están tan definidos desde el inicio, poco más nos queda que aprovechar lo que Stephen nos quiere mostrar.

Que también Hodges sea un policía retirado que mata su tiempo libre "haciendo de detective" es un hecho destacable. Un anciano siendo el protagonista no es una práctica muy habitual (aunque King ya utilizó esto en su novela "Insomnia" ya comentada en este blog); haciendo de los problemas de alguien de esa edad los suyos propios.
El escritor de Maine hace extensible su día a día e inquietudes a los de sus personajes.
Ni el mejor Unamuno.

Además, a pesar de concluir "Mr. Mercedes" con un Brady Hartsfield que no es capaz de recordar nada (aunque algo nos hace entrever que algo malo va a suceder) nos nos deja indiferentes, porque sabemos que algo va a pasar...

Y no me equivocaba. He leído ya la segunda entrega y la sinopsis de la tercera, y amigos, sólo puedo deciros que es IMPRESIONANTE.

domingo, 15 de abril de 2018

LA CASA DE PAPEL - TEMPORADAS 1 Y 2

Y es que como somos los españoles.
Nos tienen que decir fuera de nuestras fronteras "lo buenos que somos" para que nos lo lleguemos a creer aunque sea un poquito.
Pero me da la sensación que es sólo en el cine, porque en otros aspectos como el deporte (concretamente con el fútbol) sacamos pecho allá donde vamos.

Quizás sea esa política que nos ha hecho pensar que somos inferiores, unos mantenidos, unos subvencionados... es lo que nos ha acarreado ese complejo de inferioridad del cual no deberíamos sentir ni un ápice.
Las cosas son así. Aún no creemos en nuestra valía como cine, como industria... tiempo al tiempo.

Sin ir más lejos la serie que comento hoy desde mi espacio, "La casa de papel" tiene uno de los mejores arranques y premisas de las que he visto en la televisión últimamente.

Si bien al inicio de la serie vemos una poderosa acción, una poderosa fotografía y unas interpretaciones increíbles, a medida que avanza la trama nos damos cuenta que estamos ante una serie insólita no sólo en nuestro país, sino a nivel mundial.

Un tipo que se hace llamar "El profesor" decide conformar un grupo de atracadores para asaltar la casa de moneda y timbre y pasarse diez días imprimiendo billetes libres de toda serie y numeración.
Así, sin más parece una locura, pero el profesor lo tiene todo tan medido que pocas cosas van a jugar al azar, aunque claro, al final (como era de esperar) ni las cosas son como son, ni las cosas son como parecen. El profesor no contaba con "las variables", aquellas que como no, posee el ser humano.

En "La casa de papel" todo me funciona, las interpretaciones, los actores, los guiones (con sus ciertas licencias narrativas) y sobretodo la dirección.
Como toda buena serie que se precie, hay diferentes directores que cogen por las riendas los distintos episodios de esta primera temporada, pero que le saben dotar de una entidad propia poco vista en las series actuales españolas.


Por otro lado, lo que en un principio parecía un aliciente a la hora de ver la serie "la duración de los episodios", en cierto momento se estiran ciertas tramas y van en detrimento del resultado final, dañándole un poquito. Aunque esto viene condicionado por duración tan extraña y estandarizada en las series españolas que pasan de una hora de duración por episodio. Así que no se lo deberíamos de tener demasiado en cuenta.

Ahora que la serie (parece ser) que la ha adquirido "Netflix" para una segunda temporada puede que la cosa cambie. Y es aquí el kit de la cuestión. Puede que tengas un buen producto, puede que tengas algo muy bueno que enseñar, pero sino lo mueves en los canales de distribución adecuados "te lo comes".

Esta serie partía con ventaja, puesto que la serie ya había sido un éxito en Antena 3 y Netflix lo que ha hecho, únicamente, es comprarlo y dárselo a sus suscriptores a lo largo y ancho del globo terráqueo.
Estos no han hecho nada más que clickear y han decidido.

"La casa de papel"
ya es un éxito a nivel mundial (gracias a los espectadores) y nuestros actores se han convertido en estrellas.
Y que queréis que os diga, eso, me hace muy feliz.

lunes, 2 de abril de 2018

MI PRIMERA EXPERIENCIA PARANORMAL


¿Cómo ha sido vuestra Semana Santa? La mía ha sido bastante divertida. Me la he pasado junto con mi novia en Valencia y la verdad, esa ciudad me tiene enamorado.
Tiene todo aquello que me gusta y creo que sería un bonito lugar para vivir.
Eso sí, en Madrid tengo mi trabajo, así que el sueño valenciano tendrá que esperar (al menos por el momento).

He estado en muchos hoteles a lo largo de mi vida. Mi trabajo hace que no pare de viajar constantemente y casi todas las semanas termino en algún que otro hotel.
Stephen King (al cual idolatro) decía en uno de sus relatos, que nunca sabemos lo que ha sucedido realmente en una habitación de hotel.
Quien ha dormido, quien ha tenido relaciones o incluso, nunca sabremos con certeza si alguien se ha llegado a morir en la cama donde nos pasaremos una o varias noches durmiendo.

Estos días he estado en un hotel bastante acomodado de Valencia. (No quiero decir cual es para no hacer una mala publicidad del lugar, ya que pese al susto que me he llevado, he estado muy cómodo en dicho lugar).
Debido a diversos motivos laborales de mi chica, me he pasado bastantes horas sólo frente a mi ordenador escribiendo.
Aparentemente el hotel parecía bastante nuevo, cómodo y amplio, algo que agradecí bastante en mis largos momentos de soledad.

Todo parecía ir sobre ruedas cuando una noche algo sucedió.
Me desperté a eso de las tres y cuarto de la madrugada. (Por desgracia, tengo el chip de querer estar siempre muy activo y me despierto con bastante facilidad).
Miré mi móvil para ver la hora y cuando dirigí mi mirada hacia uno de los laterales vi una sombra.
Estaba junto a mi cama y os puedo asegurar que tenía forma humana. Pude distinguir a un tipo alto y como con una gran melena posada en uno de sus hombros.
La sombra se encontraba mirando hacia la ventana.

Me quedé mirándole fijamente. No me lo podía creer. Os puedo confesar que me asusté. Mi primera reacción fue meterme debajo de las sábanas.
A los pocos segundos salí de debajo de las mismas para cercionarme de lo que había visto era cierto. La figura me estaba mirando fijamente.
Me asusté aún más. Me volví a meter bajo las sábanas.

- No puede ser. No me puede estar pasando esto a mi . - Me repetía.

Volví a incorporarme y ahí estaba.  Me seguía mirando. Atento a cada uno de mis movimientos.

Fue entonces cuando desperté a Virginia.

- Virginia, enciende la luz hay algo ahí.

Virginia encendió la luz. Allí no había nadie, ella no vio a nadie.

Yo estaba empapado en sudor, estaba aterrado.

Vir, intentó calmarme. Me dijo que posiblemente estuviese soñando.

Pero yo sé lo que vi. Estaba despierto, aunque cierto es, que puede que el subconsciente me jugase una mala pasada.

Seguimos durmiendo y la cosa quedó ahí.

Si alguno de vosotros ha tenido una experiencia similar me gustaría que me la contase.

Por mi parte, creo que nunca podré olvidar la habitación 1502 de ese hotel valenciano.

jueves, 29 de marzo de 2018

CUJO

Llevaba años queriendo ver "Cujo" (Ídem - Lewis Teague (1983)).
Aunque siempre me dije que leería previamente la novela ideada por Stephen King y así he hecho.
Lo peor de todo esto es que he leído la novela ya hace dos o tres años y hasta antes de ayer no había tenido ocasión de ver la película.

Centrándonos previamente en la novela, cuando cayó en mis manos, en un primer lugar fui un poco reacio a leerla. No me digáis por qué pero así fue.
Comencé su lectura y la dejé aparcada durante un tiempo. Recuerdo que por aquel entonces yo estaba un poco apático en general, así que después de todo no era cosa de la novela, sino mía.

Una vez la retomé, no pude parar. "Cujo", puede que sea (al menos de las novelas que he leído de King) de las más sangrientas. (SPOILER) Describe con extrema crudeza como el animal destripa a un ser humano o cuando se abalanza sobre Donna Trenton y la muerde (Donna es la madre del protagonista de esta cruenta historia).
En muchas ocasiones, he escuchado a gente hablar sobre libros de King y decir lo siguiente .- He tenido que para de leer la novela. Me estaba dando miedo.

Esa sensación, en momentos determinados, me ha sucedido. He sentido congoja por lo que sucedía.
Por ejemplo, leía mientras iba en el metro; alzaba la vista, miraba a mi alrededor y pensaba .- Dios mío, si esta gente supiese lo que estoy leyendo pensará que estoy loco.

Aunque si me lo paro a pensar, esta novela no es no menos explícita que la autopsia descrita por Camilio José Cela en "Mazurca para dos muertos", otra de esas novelas que me marcó.

Pero bueno, continuando con "Cujo" sólo podría decir virtudes. La premisa inicial de que un perro sin vacunar sea mordido por un murciélago tras perseguir un conejo hasta una cueva, me parece formidable.
No sólo eso. En la novela, en ocasiones, al estar tan bien narrada me daba la sensación de estar en la mente del animal, e incluso pensar y actuar como el lo haría. Algo que está al alcance de muy pocos narradores.



Aprovechando que estamos hablando del inicio de la novela, situémonos al inicio de la película. Creo, sinceramente, que no se puede hacer mejor.
Desde el momento que el perro va tras conejo, hasta que es mordido por el murciélago está TAN BIEN HECHO, que creo que se debería estudiar en las escuelas de cine la manera de como trabajar con animales.

En cuanto al filme en líneas generales, me parecen varias cosas:

1. Respeta bastante el material original.

2. Ha envejecido muy bien.

3. Está muy dirigida y fotografiada.

Y es que si tuviese que destacar algún elemento más dentro de la película me quedaría con la secuencia del colapso de Ted dentro del coche.
Al niño le da una especie de ataque como consecuencia del calor que sufre al llevar tantas horas encerrado en el vehículo, es entonces cuando su madre intenta que reaccione ayudándole a respirar, dándole golpes en la espalda...
En esa secuencia, la entrega del niño Danny Pintauro es tal que casi eclipsa a una Screen Queen como Dee Wallace.

Ahora bien. Es importante destacar lo que ha influido Stephen King en el subconsciente colectivo con esta novela. Si pensamos en un perro asesino, probablemente nos venga "Cujo" a la cabeza y eso que los San Bernardo no son considerados perros peligrosos, pero así se las gasta King. Hace lo que quiere con su única herramienta, la imaginación.

Así pues, os recomiendo fervientemente "Cujo". Eso sí, empezad por el libro, así estaréis más atentos a los matices.


martes, 27 de marzo de 2018

WESTWORLD - TEMPORADA 1

A finales de 2017 me vi los tres primeros episodios de "Westworld", en un principio rechazaba la serie, puesto que me recordaba demasiado en su planteamiento, a la película en la que se basaba "Almas de metal" ("Westworld" - Michael Crichton (1973)) y me daba la sensación de que iba a anticiparme a lo que iba a suceder.

Como soy un hombre que todo lo que empieza lo acaba, en este 2018 me puse manos a la obra y decidí continuar.
A medida que avanzaban los episodios me di cuenta de una cosa: Estaba equivocado.

El "Westworld" actual coge prestada la premisa inicial de la película de Crichton y la mejora de tal manera que deja por los suelos al material original en el que se basa.

Jonathan Nolan como creador de la serie ha sabido captar la esencia de que se tenía que contar y lo ha transformado en algo bello, metafórico y que nos hace cuestionar (al menos a mi) nuestra propia existencia.

Si bien en un principio, creemos que algunas cosas son de cierta manera, según los diferentes puntos de vista de los personajes y sus motivaciones, a medida que avanzan las tramas nos damos cuenta que estas, no son tal y como nos las planteaban inicialmente.

Parándonos a pensar en los personajes, sin ir más lejos Bernard (interpretado por el siempre solvente Jeffrey Wright); él es quien acompaña a los "Host", (en español no sé como lo denominan) o robots hacia el camino, el es quien los programa, quien conoce sus recuerdos que forman su personalidad.

Porque para que un robot tenga un carácter a de tener un recuerdo (bueno o malo) que le haga que ser quien es, que le haga tener (por así decirlo) una motivación a la hora de actuar.
Nuestra percepción de un Bernard bueno, bondadoso y entrañable cambia cuando descubrimos (PEDAZO DE SPOILER) que en realidad es una réplica de Arnold, uno de los creadores del singular parque, fallecido años atrás.
Quien Ford, uno de los creadores de "Westworld" ha hecho a su antojo, haciendo de Bernard su fiel amigo y consejero. Llevándolo incluso, a matar.

Cuando Bernard se da cuenta de la existencia de si mismo, que nunca ha tenido un hijo y que en realidad es la réplica de alguien fallecido, el comportamiento de este ser difiere, es aún más pensativo, más reflexivo; y es que viene a mi mente una de las grandes frases del filósofo Descartes "Pienso, luego existo".

Bernard y la complejidad de su existencia.

Que quiere decir esto, que ese robot, tiene la capacidad de pensar, de decidir, de cuestionarse su existencia, en pensar si lo que hace está bien o está mal, en si todo ha sido un sueño, en saber si su capacidad de decisión es la adecuada...
Esto más que lo que cualquier filósofo se hubiese llegado a plantear.
Ya que cuando un ser de inteligencia artificial tenga consciencia de si mismo y de su existencia esto es el primer paso para la destrucción (o cambio) del mundo tal y como lo conocemos.
Esto no quiere decir un Apocalipsis, pero sí un cambio de percepción de nuestro cuestionamiento existencial como civilización. 
Me parece absolutamente fascinante. 


Porque "Westworld" (bajo mi parecer) es pura filosofía, es el "Mito de la caverna" de Platón elevado a la máxima potencia, es como el mundo real se refracta en un universo paralelo, donde algunos, (unos privilegiados) mueven los hilos a su antojo sólo por la mera desconexión del mundo real, tan duro y tan cruel como la vida misma.

Espectacular a su vez son los constantes giros de guión. Como la propuesta narrativa nos engaña constantemente (SPOILER) y creemos estar en un tiempo narrativo determinado cuando en realidad nos encontramos en tiempo paralelo durante toda la temporada.

*No confundir con Flashbacks. Esto es un apunte de importante de guión. Cuando dos acciones transcurren al mismo tiempo aunque jueguen en espacios temporales opuestos se denomina "tiempo paralelo" no "flashback". 

Así que en esta serie todo está pensado, y es que HBO no se anda por las ramas y si produce contenido, lo hace de calidad, y si una cosa ha primado siempre con una calidad exquisita en sus series, es sin ningún género de dudas, los guiones de las mismas.

Y es que estos tienen cosas tan alucinantes como la que voy a describir a continuación.

Los protagonistas de "Westworld" (me refiero a los robots) pueden ser detenidos por los humanos sólo con escuchar un reconocimiento de voz. En ocasiones que esto no funciona con todos, así que algunos de ellos ven las intervenciones de los humanos en su mundo.

Los humanos, la mayoría de las veces van ataviados con trajes térmicos, encapuchados y con extraños artilugios. Quienes los han visto, les llaman "dioses" y los dibujan, hacen figuras sobre ellos... ¿y a qué nos recuerdan esas figuras?

Nada más y nada menos que algunas de los grabados que aparecen en algunas cuevas prehistóricas. Donde supuestos humanoides visitaban a nuestros antepasados y también eran considerados como dioses.
¿Pero qué entendemos por Dios? ¿Un ser que nos otorga de conocimiento?  ¿Un ser con mayor conocimiento que nosotros? ¿Un ser más evolucionado tecnológicamente?

Los dioses que nos visitan.
Y es que si en realidad lo que nos quiere explicar la serie producida por Nolan es que "la raza humana forma parte de un parque de atracciones de una raza superior".

Bajo mi punto de vista, esa es la lectura.
En muchas circunstancias que nos acompaña en el día a día así lo creo. Si nos paramos a pensar en esto, daría mucho de que hablar y tampoco quiero ponerme a hacer conjeturas, pero creo que tras el argumento principal, tras el envoltorio de esta serie hay un trasfondo tan profundo que sería digno de estudio.

Otros elementos a destacar, sin ningún género de dudas es la partitura de Ramin Djawadi, maestría pura.
¿Alguien puede cuestionar que este señor va a ser uno de los mejores compositores de la historia de la televisión?
Creo que no. Cada openning que cae en sus manos, cada episodio que musicaliza lo hace con una delicadeza propia de un genio. Si tiene la suerte de empalmar buenos proyectos en cine, le auguro al menos un par de Oscars. Lo digo a 27 de marzo de 2018 que conste en acta.

Por otro lado, al margen de la citada interpretación de Jeffrey Wright, ni que decir tiene que el resto de actores que le acompañan no hacen otra cosa que brindar de excelencia a una serie, que si continúa este ritmo hará historia no sólo en televisión sino en la ciencia ficción en general.

Sublime.

Ford es quien mueve los hilos a su antojo.

viernes, 23 de marzo de 2018

LOS CHICOS DEL MAÍZ III: LA COSECHA URBANA

Continúo viendo la saga de "Los chicos del Maíz" y ni que decir tiene que ya poco tiene que ver con lo que Stephen King quería contar en su relato ni nada por el estilo.

A medida que avanza la saga nos damos cuenta que lo que prima es la Serie B por encima de todas las cosas y ahí va lo que quiero reivindicar "Los Chicos del Maíz III: La cosecha urbana" ("Children of the corn III: Urban Harvest" - James D.R. Hickox (1995)) es sin ningún género de dudas un gran producto de Serie B.

Pues al igual que otras sagas como la de "Viernes 13", (en el caso de la saga de Jason Voorhees el campamento Cristal Lake) llega un punto que el pueblo donde se desarrolla la acción no da para mucho más, así que se decide trasladar la acción a la ciudad.

En esta ocasión son dos de los niños del poblado los que se trasladan al entorno urbano. Uno de ellos es por así decirlo "normal" mientras que el otro Eli, al igual que otros homónimos de la saga tiene las dotes de predicador convincente y maniaco.

Como en la segunda parte de la saga, tenemos escenas en iglesias, adultos muertos o incluso alguna que otra muerte que no viene a cuento; pero el elemento diferenciador en esta tercera entrega son unas mazorcas de maíz que Eli trae en su maleta y que decide cultivar en un terreno próximo a su casa.
El sanguinario Eli.

La plantación crece de manera descomunal, dando unas mazorcas con un gran aspecto y contundencia (por así decirlo).
Así que un empresario se da cuenta de ello y decide exportar el producto a Alemania. ¿Y por qué Alemania? porque sí, porque a principios de los noventa estaría de moda tras la caída del muro de Berlín y ala para allí que se van las mazorcas.

Lo que este empresario no sabe, es que esas mazorcas, una vez plantadas son el origen del mal que una vez enterrado se extenderá por la tierra.

Y es que una vez finalizada la peli, (SPOILER) vemos como la plantación termina en Hamburgo y con una contundente música final nos indica que lo peor está por venir.

Pero antes que esto suceda, en la peli se produce un elemento que cambiará el curso de los acontecimientos, este se transforma en un monstruo que sale de la plantación.

Me parece absolutamente demencial este hecho. Y es que el guión de la película se saca de la manga un ser muy similar al de "Braindead: Tu madre se ha comido a mi perro" ("Braindead" - Peter Jackson (1992)) porque quieren y pueden.

El impresionante monstruo final.
En este apartado quiero hablar del montaje, el cual me ha parecido loquísimo. Pasamos de una cara de Joshua a un plano de Marie volando, a unas garras y así continuamente no enterándonos muy bien de lo que estamos viendo haciendo de esta secuencia una auténtica locura.

Pero es que no sólo eso. Eli emana una fuerza vital a lo largo de la película que parece que lanzase ondas vitales como las de Goku y Vegeta en los comics de "Bola de Dragón" para cargarse así al personal.
Esos momentos están tan faltos de recursos y se nota que es un coloreado sobre negativo. Lo que hace que esta tercera entrega sea Serie B de calidad.

¡¡Onda vital!!
Os digo sinceramente, que las partes que me quedan por ver de esta saga no van a estar a la altura seguramente de lo que ya he visto.
Tampoco lo pensaba de la segunda y esta tercera se ha superado.
Quizás lo mejor esté por venir, o no.

martes, 20 de marzo de 2018

LA ODISEA DE ENCONTRAR PISO


Ni la mayor de las hazañas homéricas es comparable con buscar piso en Madrid actualmente.

A medida que evolucionamos nuestras prioridades van variando y los intereses que parecían claros con anterioridad ahora no lo son tanto.

En mi caso, (o la gran mayoría de los más de diez años que llevo en Madrid) mi idea era no moverme del centro. A día de hoy quiero alejarme.
Ahora mismo vivo en un piso en el centro de Madrid (tardo 10 minutos andando a la Puerta del Sol), de unos 50 m2 que aprovechables y reales serán unos 35m2.

La vivienda consta de un salón, un largo pasillo que a penas se puede aprovechar, una habitación sin ventana, un baño diminuto y una cocina larga pero estrecha que además no dispone de lavaplatos.
Por esta gran edificación pago 750€ + gastos.

Qué estoy pensando estos meses. En moverme, renunciando al centro de la ciudad (pocas cosas me llaman para quedarme) e irme un poco más a las afueras (pasado el río como decimos aquí) y disfrutar de un espacio más amplio donde pueda vivir más cómodamente.

Así que me he puesto manos a la obra. He mirado páginas de internet, he hablado con particulares, con agencias y me he encontrado con la cruda realidad.
¿Qué te piden ahora para entrar en una nueva vivienda?

- Mes en curso
- 2 Mes de Fianza
- 1 Mes de comisión de agencia (si viene por ese lado)
- 4 meses de garantía de pago

Este último punto consiste en una especie de depósito para cubrir posibles desperfectos e impagos mensuales, pero que nadie "te garantiza" (valga la redundancia) que te devuelvan.
Así que, garantía para ellos que van a tener el dinero, pero nadie te garantiza a ti que te devuelvan lo adelantado.

Así que si hacemos un cálculo rápido, estimando que la nueva vivienda donde me quiero trasladar costase 1000 € al mes tendría que adelantar 8 meses, esto hace un total de 8.000 € para entrar en una nueva casa sin contar los gastos derivados.

- Mudanza
- Dar de alta los suministros
- Seguro anual que también piden de unos 320 € (ya me lo han exigido en dos viviendas y ambos por ese importe)
- Comprar algún que otro mueble o accesorio que me falte.

Y es que yo me planteo la siguiente pregunta ¿qué quieren hacer de nosotros? ¿qué buscan?

La respuesta es que quieren dejar a nuestra generación anulada. No quieren que crezcamos, evolucionemos, quieren tenernos parados.

Me pongo en la tesitura de alguien de mi edad y con hijos. ¿Cómo pueden irse a vivir a un sitio mejor si de mano tienen que poner 8.000 € sobre la mesa?

Os doy la respuesta, no pueden.

Estoy convencido que todo esto nos llevará a otra burbuja inmobiliaria. Esto hará que la clase media desaparezca (o gran parte de ella) siendo los que más tienen más ricos y lo que menos tienen más pobres.

Es triste pero es cierto.

Debemos de ser muy fuertes para no caer en una depresión y seguir luchando cada día.

Cuesta, lo sé, pero debemos de intentarlo.