viernes, 17 de noviembre de 2017

CHIQUITO DE LA CALZADA


Siempre he sido fan de Chiquito. Siendo un niño no podía parar de reír con sus chistes (que aunque en ocasiones fuesen malos), tenían ese toque especial.

Toda una generación estamos influenciados por sus dejes, su forma de hablar y de expresarnos, por así decirlo estamos un poco "achiquitados".
Jarl, comor, ¿te das cuen? o ¡hasta luego Lucas! formarán por siempre parte de nuestras vidas.

Recuerdo estar sentados en nuestro salón de la casa de Oviedo y ver "Genio y Figura"; aquel programa presentado por Pepe Carroll donde Chiquito hacía aquellas inolvidables actuaciones.
Mi padre no paraba de reír y nos contagiaba la risa a todos, tanto, que en ocasiones ni nos enterábamos del final del chiste porque aún nos reíamos del golpe anterior.

Más tarde salieron aquellas películas inolvidables "Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera" (Ídem - Álvaro Sáenz de Heredia  (1996)) su secuela "Brácula. Condemor II" (Ídem - Álvaro Sáenz de Heredia (1997)) y "Papá Piquillo" (Ídem - Álvaro Sáenz de Heredia (1998)) todas ellas capitaneadas por (así decirlo) un mítico de nuestro cine Álvaro Sáenz de Heredia, que conformaron sin ningún género de dudas una trilogía actor - director, simplemente irrepetible.

Porque claro está, que no hay que ver estas películas como algo más allá de mero entretenimiento o comedias ligeras realizadas a raíz de un éxito televisivo. Sinceramente, dándoles valor, es lo más próximo que conozco a industria.

Dar al pueblo lo que quiere ver, hacer feliz a la gente, hacer comedia, hacer que se rían, que olviden sus problemas... en eso Chiquito era un maestro.

Y es que además, Chiquito de la Calzada ha hecho una cosa aún más brutal y fascinante, recalar en el subconsciente colectivo sin tener intención de hacerlo. Eso es único, irrepetible.

Repito aquí una frase que dije en Twitter.- Chiquito ha influido más en la lengua española que la RAE en los últimos veinte años.

Dicha información, la mantengo y la diré siempre; así que descansa maestro, nos has hecho muy felices.

lunes, 13 de noviembre de 2017

STRANGER THINGS - TEMPORADA 2

¿Qué nos podíamos esperar de la segunda temporada de "Stranger Things"? Pues lo que nos han querido contar sus creadores, los Duffer Brothers. Una ampliación de la primera temporada sin desmerecer en absoluto a su predecesora.

Si bien, en la primera entrega (por así decirlo) los creadores jugaban a constantes referencias de las películas que más nos hicieron vibrar en los años ochenta, en esta segunda parte vuelven a utilizar recursos que ya habíamos visto infinidad de veces, pero que por supuesto, nos apasionan.

Referencias a "Aliens" (Aka - James Cameron (1986)) donde no dudan en introducir a uno de sus actores Paul Reiser, emulando incluso al personaje que interpretaba en la citada película; y que es sin ningún género de dudas uno de los puntos fuerte de esta temporada.

Y de como atemporalidad va esta serie y de rescatar viejas glorias, también se plantean ¿por qué no incluir a uno de los "Los Goonies" ("The Goonies - Richard Donner (1985)) como uno de los nuevos secundarios de la película? Pues ahí está Sean Austin para deleite del personal.
Con lo cual, otro acierto de los hermanos Duffer quien no dudan de darle a este personaje un rol de Looser, que bien podría haber sido un personaje sacado del universo de Stephen King y es que si buscamos más analogías, este personaje llamado Bob dice tener una casa en Maine.

* Para quienes no sean conocedores de la obra de King han de saber que la gran mayoría de sus novelas y relatos se desarrollan en el estado de Maine donde reside de forma habitual el escritor.

Más referencias al cine de los ochenta. "Cazafantasmas" ("Ghostbusters" - Ivan Reitman (1984)). No ya sólo cuando los niños se disfrazan para la noche de Halloween (que van disfrazados de estos míticos personajes) sino también la puesta de cámara y la elección de algunos planos es bastante similar a la película original.

Pero ¿hasta que punto a un espectador con cientos de películas a sus espaldas se le es capaz de convencer para que vea algo que previamente "YA HA VISTO"?
Pues creo que con el ingenio y el buen saber hacer de los directores, han sabido conjugar lo que antes veíamos en una película de videoclub en ochenta minutos, ahora, somos capaces de estar absortos en 9 horas de ficción sin importarnos demasiado destinar nuestro tiempo a estar frente a la pequeña pantalla.

Eso es lo importante, que el entretenimiento forme parte de nuestras vidas sin tener que mirar el reloj. Viendo la esta segunda temporada de la serie las únicas veces que he mirado el reloj, han sido para saber si podía apurar el tiempo en ver otro episodio y eso es muy bueno.

Deseando que llegue la tercera temporada. Eso sí, espero que le den otro giro.

sábado, 28 de octubre de 2017

FEAR THE WALKING DEAD - TEMPORADA 1

Soy fan absoluto de "The Walking Dead". Eso me hacía ver con recelo "Fear the Walking Dead" (no fuese a ser que me decepcionase); una serie paralela a Rick y a su grupo en la lucha por la supervivencia en unos Estados Unidos apocalíptico donde los caminates - walkers van a sus anchas dando presa a todo aquel que se topa en su camino.

Si bien, en la original vemos como el mundo ya lleva un tiempo con el problema de los caminantes y Rick al despertar del coma se encuentra con un mundo que nunca hubiese imaginado; en este "Fear the Walking Dead" vemos el origen del problema desde el inicio, los primeros infectados, las revueltas, la forma de proceder del gobierno ante el problema de los caminantes...

Sinceramente, me gusta el enfoque de esta serie puesto que en gran medida es sin duda lo opuesto a "The Walking Dead".
Si en la primera podríamos decir que habla de una América más profunda (con todo lo que esto conlleva) en esta nueva visión de la serie podemos ver una América más multicultural.

La lucha de dos reinos (por así decirlo) en "Fear the Walking Dead" vemos la visión de unos Estados Unidos más demócrata, mientras que en "The Walking Dead" vemos una forma de afrontar los problemas, la religión y los estatus sociales desde una perspectiva más republicana.

No sé si sólo esto son conclusiones mías o por si el contrario nada tiene que ver con esto, pero es la percepción que me ha dado al ver la serie.

Podría avanzar este post hablando de muchos aspectos que me han fascinado, pero quiero remontarme al episodio 01.
En él tenemos una presentación de personajes memorable.
Desde que empezamos a ver a los que creemos que son miembros de una familia, hasta que nos damos cuenta que en realidad, son dos familias disfuncionales que conviven con sus miedos internos y problemas, pasan varios minutos de incertidumbre y que hace que olvidemos por completo, la plaga de infectados y otras desdichas.

Por otro lado es muy acertada la multiculturalidad que conforma la serie.
Me parece que la presencia de una familia de origen hispano, le da el punto que necesitaba esta historia. Una familia de varias generaciones dentro de la sociedad estadounidense y que tienen un oficio loable, una peluquería / barbería. Esto refleja así como se ha conformado la sociedad estadounidense los últimos treinta o cuarenta años. Una sociedad forjada por extranjeros que ocupaban la gran mayoría del sector servicios, algo tan necesitado en una sociedad con tantos millones de habitantes.

Y es que este "Fear the Walking Dead" habla de mucho más de infectados, zombies, caminantes o como lo queráis decir. Habla sobre las relaciones humanas y eso es lo que me gusta de los guiones ya sean de terror o drama...el trasfondo.

Importante a su vez la perspectiva del mar. Ver el horizonte, buscar el océano en busca de salvación me parece algo poético, hermoso. Algo que no muchas series tienen y que deberían de rescatar. La poesía visual.

Sinceramente, creo que es una serie que hay que ver.

domingo, 8 de octubre de 2017

HANNIBAL - TEMPORADA 1

Creo que era un poco reacio a entrar en el universo de "Hannibal", pero sabía que era una de esas series que tenía que ver.

Si bien no podemos dejar de tener presente a "El Silencio de los corderos" ("The Silent of the lambs" - Johathan Demme (1991)) con sus consecuentes secuelas y spin offs basados en las populares novelas de Thomas Harris, he de reconocer que a pesar de tener un pulso lento, pausado y un tanto monótono, esta adaptación televisiva me ha convencido.

El peso recae en tres personajes, el de Hannibal Lecter (interpretado por un solvente Mads Mikkelsen), Jack , un agente del FBI (interpretado por Laurence Fishburne) y Will un colaborador de los agentes federales que tiene la capacidad de la videncia para recrear los crímenes que éstos investigan (interpretado por Hugh Dancy).

Si bien Lecter es visto en esta revisión de "El dragón rojo" como un psicólogo que siente atracción hacia pacientes peligrosos, sus antagonistas comienzan a caer en una espiral de autodestrucción que sin que sea demostrado (aún) tiene que ver con este. Porque Hannibal tiene una capacidad especial para manejar las situaciones a su antojo.

Entre los elementos a destacar en la serie, me gustaría resaltar la actualización del contexto histórico de la misma, ya que podemos ver desde una reportera que aporrea con sus crónicas mordaces publicando en un blog, hasta problemas maritales como los de Jack; presentes al inicio de la temporada (y que por desgracia) se van diluyendo a medida que avanza la misma.

Jack está absorto en su trabajo y ha descuidado lo que realmente era importante para su esposa <formar una familia>.
Ahora es Jack quien siente esa necesidad. De hecho, hay un momento determinado en el que le dice a ella que ya está preparado y su mujer le recrimina que ya es tarde para eso. (Ambos personajes superan los cincuenta años de edad).
Con lo cual nos encontramos aquí ante un dilema, el de la existencia de los seres humanos actuales. La prioridad de crecer profesionalmente antes que formar una familia. Para muchos un dilema que no son capaces de afrontar. En este caso Jack, incluso no es capaz de ser valiente de decirle a su esposa lo que siente, lo que realmente necesita, así que saca el momento mientras cenan ...Error.


Por otro lado tenemos a Will que cada vez vive más encerrado en si mismo (SPOILER); en un momento determinado de la temporada no sabe si lo que está viviendo es real o no. Tiene alucinaciones, padece, no recuerda que ha hecho y que no...
Busca a un asesino, a un imitador, cree estar en la cabeza de este,  pero en realidad no está. Va perdiendo la capacidad de videncia, su cerebro le va explotar, se despierta con las manos llenas de sangre, vomita una oreja, no sabe como hacer para recuperar la consciencia.

Mientras, Hannibal, intenta no ser descubierto.
Sin duda, como espectadores en todo momento, sabemos más que los protagonistas de la serie. No nos cabe duda que "el imitador" no es otro que Lecter y que está manipulando a su antojo a Will para hacerle parecer culpable.

De hecho (SPOILER) al final de esta temporada Will será detenido como único culpable y hasta el momento sospechoso.

Me inquietan acontecimientos que están presentes en la serie como son los vinculados a la actuación de nuestro cerebro y como este nos puede hacer jugadas de las que ni siquiera somos conscientes.
Fascinante me parece el diagnóstico de Lecter y como es capaz de detectar el problema de Will (o como hace creer al resto que este es culpable), con la simple idea de hacerle dibujar un reloj.


Will, llegado un momento no es capaz de dibujar un reloj con todas las horas en un círculo. Él cree verlo bien, pero en realidad, todos los números están fuera de este. Su percepción del espacio y el tiempo es diferente, lo que le hace parecer (al menos) un demente.

Y es que esta primera temporada termina por todo lo alto. Sabemos quien es el culpable. Pero los personajes aún están buscando respuestas.
También es interesante que Hannibal vaya a otro psicólogo, a psiconalizarse, a contar sus miedos, sus problemas, dando así un aspecto de vulnerabilidad que en realidad no tiene. Ahí denotamos una vez más su inteligencia.

Otro elemento a destacar (creo que acertado) no hemos visto aún a Hannibal comerse a alguien como esperábamos. Así que el horizonte de expectativas ahí sigue y muy alto, por cierto.
He comenzado la siguiente temporada (de momento MUY BIEN).
Estoy con ganas de más.

viernes, 6 de octubre de 2017

AHORA MIRO HACIA ABAJO

Los pequeños "Ripley y Wicket".
Ahora miro hacia abajo. Cuando estoy en casa, cuando salgo a la calle e incluso mi forma de ver el mundo es de abajo hacia arriba.

Desde finales de agosto tengo dos perritos Carlino o Pug (como se les quiera llamar); y desde inicios de septiembre una gatita persa exótico.

Mi novia y yo hemos pasado de no tener ninguna mascota a un torbellino de responsabilidades, y la verdad, es que estamos muy contentos.
Te inunda la felicidad cuando un pequeño animal se alegra cuando te ve, cuando le sacas o le das de comer, eso es más reconfortante que muchas otras cosas en la vida.

Los pobrecillos, han estado enfermos por resfriado y el ver como se van curando, les sacas adelante y poco a poco crecen y tienen mayor vitalidad me hace sentir mejor persona y por consiguiente, más feliz.

Aunque no sólo nosotros somos los que salimos ganando, ellos también. Tienen un hogar, una buena alimentación y una familia que les quiere.
Lo único que les hace diferentes a nosotros, es que ellos no nos eligen. Les da igual que seamos más guapos, más feos, más altos o más delgados, mientras les des cariño (que es lo único que quieren), ellos te lo agradecerán eternamente (y otra cosa no, pero en esta familia están bien atendidos).

No es porque sean mis perros, pero sí os puedo decir que son dos cachorros que llaman la atención de lo guapos que son.
Todos los días la gente que me cruzo se para a jugar con ellos y me preguntan sus nombres. Ellos, por su lado, responden con juegos y lametones.

El otro día, sin ir más lejos, me senté en un banco que había en la entrada de un Carrefour mientras mi novia hacía la compra.
Un chico de uno de unos ocho o nueve años más joven que yo se sentó a mi lado.
A los pocos segundos se fijó en los perros.

- ¡Qué bonitos son! ¿Puedo tocarlos?

- Por supuesto. - Le respondí.

Este fue el primer síntoma de educación que vi por su parte, (cosa que me alegró) ya que en muchas otras ocasiones, la gente va directa a jugar con los perros y ni pregunta.

- ¿Te importaría que les hiciese una foto?

- Adelante, le respondí.

- Es que viene mi novia y a ella le encantan los perros. Le voy a decir .- Ven rápido, ¡hay cachorros!

Ambos reímos. En ese momento me di cuenta que era extranjero, muy probablemente inglés.

- ¿Son macho y hembra?

- Sí, este es el macho y esta es la hembra.

- Yo he tenido hembras, siempre son más revoltosas.

- Pues sí, tienes razón, son más revoltosas. También tengo una Bulldog Francés y no para. (Este perro está actualmente con mi madre).

- ¿Cómo se llaman?

- Ripley y Wicket.

- Ahhhh a ella le gusta "Alien"y él ¿Wicket, has dicho?

- Sí, Wicket como el Ewok de "Star Wars", de "El Retorno del Jedi".

- Ahhhhhhhh el Ewok. He pensado que la chica se llamaría "Wicket" por la segunda parte de la novela de "El Mago de Oz". Va en relación con la bruja y se llama "Wicket", por eso me ha sonado a femenino.

- Pues no.

- Ya veo. ¿Te gustan las películas y las series?

- Sí, bastante.

- ¿Has visto "Alien Covenant"?

- No. - Le respondí. (Por dentro me estaba muriendo, porque es una película que me hubiese gustado verla en pantalla grande y por timings me la perdí).

- No te digo nada entonces, pero me gustó, sí me gustó. Me gusta este universo que tiene relación con "Prometheus", es muy interesante.

- La verdad es que a mi también me gustó "Prometheus".

Nuestra conversación continuó al menos durante vente minutos, hablamos de cine, de series y de literatura.
El chico me confesó que lo que más hacía era leer y debido a su aspecto de gafas, delgado y de carácter introvertido pero afable, me lo creí.
Descubrí que le gustaba Philip K. Dick y la literatura de ciencia ficción, también Paul Thomas Anderson, yo le hablé de Werner Herzog y de un par de pelis que él no había visto y que anotó en su teléfono móvil.

Finalmente su novia llegó. Venía con unas flores que encontró en algún rincón (parecían lavanda) y se las dio al chico. Se besaron.
Rápidamente la chica centró su atención en los perros, se los presenté y nos despedimos.

- Por cierto ¿cómo te llamas? .- Me preguntó el chico.

- Kiko  y tú.- Le respondí.

- Michael. Ha sido un placer hablar contigo Kiko.

- Para mi también.

- Nos vamos a cenar, hasta otra.

- Hasta otra.

Michael y su novia se fueron. Yo les seguí con la mirada.
A continuación miré a mis animales. Otra vez hacia abajo. Sino hubiese sido por ellos, quizás nunca hubiese tenido aquella larga y grata conversación con aquel desconocido.
Me alegré, esos dos Carlinos me volvieron a levantar otra sonrisa.

sábado, 30 de septiembre de 2017

UN NUEVO BAR PARA DESAYUNAR

Como he comentado días atrás, me he vuelto a mudar a mi antiguo barrio. La verdad que me siento cómodo aquí, tengo todos los servicios que necesito y además me resulta una zona confortable y familiar.

He vuelto a ir a los bares que me gustaba ir a desayunar. Hay uno al que iba habitualmente pero al que ya no voy a volver por razones que me quiero reservar.

Así que decidí hacer ruta y volver a sitios donde solía ir con anterioridad.
El primero de ellos era un bar pegado a mi antigua vivienda. Los dueños han cambiado y la verdad el tamaño de la barrita con tomate (muy pequeño) me deja con hambre. El otro día, sin ir más lejos, tuve que pedir otra ración de lo ridículo que fue la anterior.

Tanteé varios lugares donde poder desayunar. Unos por precio y otros por la cantidad / calidad del producto los fui descartando.
Pero había un sitio que siempre veía de camino y me daba buena espina, así que decidí parar.
La verdad es que acerté.

Buen producto, lugar limpio y de ambiente agradable.

Es la típica cafetería de barrio donde sus parroquianos interactúan con Santi, un camarero que no sé aún si es ruso o rumano que tiene conversación de todo y para todos.  Que se dirige a los clientes de la siguiente manera:

- ¡A ver soldado, aquí tienes la tortilla!

O por el contrario cambia de profesión para dirigirse a los parroquianos.

- ¿Qué desea doctor?

La gente se lo toma con buen humor y Santi les responde con una sonrisa.
También me he dado cuenta que le gustan las películas de terror. Hace unos días sin ir más lejos le escuché

- ¡Vamos hacia la luz!, ¡Hacia la luz!

Mientras se reía.

Mismamente ayer me vio funcionar con el móvil y no sé por qué me empezó a contar que de pequeño miraba debajo de la cama por si había algún monstruo.

- Como en las películas de miedo.- Me volvió a decir.

Junto con Santi hay una camarera que me atrevería a decir que es cubana o dominicana muy trabajadora y con muy buen sentido del humor.
Ella es menos comunicativa pero también es agradable en su trato hacia los clientes.

Eso sí, a Santi no se le escapa una.
Ahora mismo se dedica a mirar todos los billetes de 20€ , porque al parecer, el programa de Pablo Motos regala 12.000€ a la persona que entregue un billete con un determinado número de serie.

- Cuando encuentre el billete ya veréis. Voy a salir en la tele y voy a montar mi propio negocio. ¡Espérame Pablito que voy!

Dice Santi con entusiasmo.

En ese momento me di cuenta de su ingenuidad, puesto que con 12.000€ poco negocio se puede montar relacionado con la hostelería.
Aunque igual, Santi no tiene ningún tipo de carga familiar y es un gran ahorrador y esos 12.000€ sea el pico que necesita para montar su propio bar.

Ojalá así sea. Respecto a lo de sus ahorros, evidentemente no le he preguntado por eso.

domingo, 17 de septiembre de 2017

IKEARIZADOS

El IKEA de Alcorcón.

Nos hemos "asuecado" (aunque no sé si está bien empleado este término), eso es así.

Hace unos años IKEA llegó a nuestras vidas causando una revolución. Muebles y complementos para todo el hogar (muchos decían que de dudosa calidad) que rápidamente llenaron nuestras casas y con ellos nuestras vidas.

Escobillas, cubiertos, platos, perchas, percheros, felpudos y así hasta todo lo que uno se podía imaginar.
También, causaron furor los perritos calientes en los restaurantes de sus establecimientos que variaban desde los 0,50€ hasta el 1,5€ dependiendo el contenido del mismo.
Así que sino vas a IKEA a comprar, igual es un buen sitio para merendar a bajo coste y tener a los niños un rato entretenidos.
Mueble con nombre sueco.

Ahora todos conocemos las estanterías Billy, los espejos Staven o la gama Henmes de cómodas.
En cada una de nuestras casas no suele faltar de nada y todos estamos contentos con lo que la empresa sueca nos ofrece para mejorar nuestras vidas.

Recuerdo que en el colegio, en la asignatura de economía, estudiamos el conocido como "Caso IKEA". Este consistía en que los directivos de la compañía tenían un salario base que nunca aumentaba y cada vez que se desplazaban por motivos laborales nunca iban a hoteles de más de tres estrellas.

Eran conscientes del producto que tenían y de como debían de dar ejemplo al resto de empleados. Ese es el éxito de una empresa, mirar en pro del producto por encima del beneficio propio y ellos lo han entendido bien.

Y es que al igual que la empresa alemana Wolkswagen que nos hizo aprender a la fuerza, en alemán, su lema "Das auto" (que sustituyeron tras el escándalo de las emisiones de CO2) los encargados de marketing de IKEA han hecho lo mismo (en castellano), pero apelando al sentimiento español de república aplicando el "bienvenido a la república independiente de mi casa" haciendo de esa empresa un slogan plenamente reconocible.

Libros de autores suecos.

Pero es que los suecos no dan puntada sin hilo y todos los muebles de esta compañía tienen nombres en su idioma, hay banderas de su país por todos los rincones de su establecimiento... y no sólo eso, si te fijas en las estanterías que están de exposición puedes ver novelas de autores suecos por todos los lados, haciendo por así decirlo, "patria".

¿Y es que os imagináis que en los establecimientos del grupo Inditex estuviesen colocadas por todos los lados novelas españolas?

Siendo como es este país dirían que es fascismo o peor aún, dirían que leer es de perroflautas. Vete tú a saber.
Me gustaría poner en uno de esos locales de la compañía de Amancio Ortega, una novela de Benito Pérez Galdós o Pérez Reverte como elemento decorativo ¿qué pasaría? Sería un buen experimento.

Pero IKEA ha hecho también su zona de restaurante algo carismático (algo que he comentado al inicio de este post). El otro día sin ir más lejos probé uno de sus platos estrella "El codillo".

Tras esperar una cola de más de vente minutos pude degustar uno de los platos estrella de esta compañía y francamente, me gustó.

La muestra de que "el Codillo" me entró MUY BIEN.

Con todo esto quiero decir, que si creo que IKEA haya mejorado nuestra calidad de vida, además, gracias a ellos podemos tener nuestras casas amuebladas a un precio asequible ¿quién podría decir eso años?
Bien por los suecos.

El interior de una libro de IKEA con una ilustración "Hipster".