miércoles, 15 de marzo de 2017

"UNA PASTELERÍA EN TOKIO" Y SU EXTRAÑA CONEXIÓN CON "BRAINDEAD" DE PETER JACKSON

Dentro del basto catálogo de películas que tiene Movistar + mi novia y yo nos topamos con "Una pastelería en Tokio". Película aparentemente amable, que sinceramente, tenía ganas de ver.

La película cuenta la historia de Sentaro, el encargado de una pastelería especializada en Dorayakis.
Pronto, se verá desbordado por el trabajo y pondrá un anuncio buscando un ayudante.
De entre los posibles candidatos llama su atención una anciana llamada Tokue quien se ofrece insistentemente a Sentaro para trabajar junto a él.

En un principio el hombre rechaza la propuesta al ver a la mujer demasiado mayor, pero la insistencia de la anciana termina por convencerle.

Tokue es una experta en postres, sobretodo creando una masa a base de alubias llamada "An" que rellena los dorakaris.
Pronto el buen hacer de la anciana produce que la pastelería se convierta en un éxito y que se formen colas para comprar sus dulces.

(SPOILER) Una noche Sentaro recibe la visita de la mujer del propietario. Esta, le habla sobre Tokue y su procedencia.
La mujer le pregunta al hombre si se ha fijado en las manos de la anciana. Sentaro dice.- Sí, me ha dicho que ya está curada.

Es entonces cuando la mujer del propietario le dice a Sentaro que Tokue es leprosa y que vive en una zona restringida para leprosos y que no es aconsejable que trabaje en la pastelería ya que puede infectar a la gente.

Sentaro se muestra sorprendido y en shock sin saber realmente que hacer.

Llegado a este punto de la película, fue cuando mi cerebro empezó a explotar. ¿Una mujer leprosa haciendo dorayakis que luego la gente se come?

Esto da al menos para una plaga zombie como la de "Braindead". Porque sí amigos (SPOILER) en aquella película una anciana con infección zombie tenía una herida sulfuraba un líquido asqueroso que caía en el plato de otro comensal y así empezó parte de la plaga.

Fotograma de "Braindead"
Y es que "Una pastelería en Tokio" es una gran película y no va por esos derroteros sino por otros. Habla de la rendición, de las segundas oportunidades de como los problemas del pasado nos hacen ser como somos a día de hoy.
De como están estigmatizadas algunas personas por padecer ciertas enfermedades, y es que el mundo en el que vivimos es así.

A pesar que la película no se convirtiese en una de las mejores películas gore de todos los tiempos como es "Braindead, tu madre se ha comido a mi perro"; la japonesa "Una pastelería en Tokio" es una de esas películas que se deberían de estudiar en las escuelas de cine como ejemplo de cine moderno, destacando su minimalismo cinematográfico, sobretodo en cuanto a la economía del plano se refiere.

Sin embargo, mi cerebro sigue creyendo en la conexión existente con la película de Peter Jackson, en como ese guión en manos de otra persona se hubiese convertido en un festival de terror y vísceras; y es que echo de menos esos giros locos de los guiones de los 80 y los 90.

Ahora mismo el cine es correcto, amable y pocas veces deja espacio a historias como "La Noche del Cometa" o "The Stuff, la sustancia maldita".
Aunque todo vuelve, las modas vuelven y este cine, volverá.

lunes, 13 de marzo de 2017

THE PEOPLE VS O.J. SIMPSON - AMERICAN CRIME STORY

Últimamente estoy enganchado a las series, digo últimamente... Voy a volver a formular la frase - Llevo años enganchado a las series.

Y si os soy sincero cada vez me gustan más las series más cortas. Si bien hay algunas que no hubiese querido que terminasen nunca (como "Los Soprano"), otras por el contrario están bien como están.

De hecho "The People vs O. J. Simpson" es una de ellas.

Con sólo diez episodios que alternan desde el estándar de los cuarenta minutos a otros de una hora de duración, nos adentra en el caso real del juicio contra O. J. Simpson acusado de doble asesinato a comienzos de los años noventa del pasado Siglo XX.

Si bien es un caso que muchos tenemos presente, la recreación por parte de la cadena Fox es de lo más acertada.

Con un equilibrio de actores y actrices de oficio como Sarah Paulson (Globo de Oro por esta serie) o Nathan Lane con estrellas consagradas como John Travolta, Cuba Gooding Jr. o David Schwimmer (conocido por todos gracias a su papel de Ross en "Friends") hacen de la serie con cocktail perfecto.

Lo que comienza siendo un juicio donde se investiga un doble asesinato con precedentes de maltrato en el hogar, se termina convirtiendo en un juicio ligado al racismo y la diferenciación entre negros y blancos en Estados Unidos.
Y eso es lo que más sorprende una vez vista la serie y profundizando un poco más en el asunto ¿fue realmente O. J. Simpson el ejecutor de dichos crímenes? (SPOILER) ¿Si él no fue el asesino, quién cometió los crímenes? ¿Se quiso desviar la atención en torno a O. J.?

Todas éstas dudas quedan en el aire y ciertamente no logro saber si O. J. fue el asesino o quien estuvo detrás de los crímenes.

Ahora bien, presunción de inocencia, toda la del mundo. Pero creo que dentro de la mente de cada uno están sus propias conclusiones.

Bajo mi punto de vista creo que la defensa generó un circo mediático para salvar a Simpson y que la acusación no supo aprovechar bien sus bazas.
Verse con las pruebas necesarias para poder ganar y no hacerlo debió ser frustrante, pero eso suele pasar cuando subestimas a tu adversario.

En cuanto a momentos destacados de los diez episodios (SPOILERS) para mi están:

- La secuencia de la prueba del guante, igual, o igual de buena que en la documentación videográfica existente.

- La despedida de Bob Kardashian de su amigo en el último episodio. Queda claro que no cree la versión de O. J. y decide alejarse de este.

- Las recreaciones de los programas de Larry King, con el propio Larry King haciendo de si mismo.

Otros elementos a destacar:

- La elección del reparto.

- La caracterización de los personajes comparándolos con los personajes reales.

- La dirección de arte.

- La fotografía y la dirección de actores.

Sin ningún género de dudas, una serie más que recomendable para todos aquellos curiosos que queráis saber un poco más de historia reciente de los Estados Unidos.
Vistos sus diez episodios, incluso,  podemos entender muchas de las revueltas que suceden hoy en USA debido a la brutalidad policial y otros asuntos que preocupan a la sociedad estadounidense.

Y es que como digo siempre, para entender nuestro presente hace falta conocer nuestro pasado.

martes, 7 de marzo de 2017

SECTOR SERVICIOS


Como ya he comentado en alguna que otra ocasión, una de las cosas que me gusta hacer por las mañanas es leer Twitter.

Leo noticias o artículos de temas que me parecen interesantes. Una de las publicaciones que sigo es la de "El País".

Esta mañana leía un Twitt que me dejó los pelos de punta:

Un "ministro" de Trump dice que los esclavos eran inmigrantes que llegaron a EE UU con un "sueño" de prosperidad. 

No me podía creer lo que estaba leyendo.

Si os soy sincero no he entrado a leer el artículo porque sólo las palabras de ese individuo que dan cabida a ese titular me daban pavor.

¿Cómo puede ser que en pleno Siglo XXI exista gente con ese pensamiento? ¿Cómo puede existir el racismo?

Pues sí, existe y está más arraigado de lo que pensamos.

Hace unos días vi un vídeo. En él un grupo de personas de diferentes etnias y países se sometían a una prueba de ADN y descubrían así su mapa genético.

Los que decían ser 100% de un determinado territorio se sorprendían al descubrir que tenían ADN de partes del mundo que ni siquiera conocían. Y es que la realidad es que el ser humano es nómada por naturaleza.
A nuestra especie no le gusta permanecer en un sólo territorio, sino que le gusta conocer nuevos lugares y además asentarse.

A día de hoy todos nos desplazamos, nos movemos y compartimos nuestro día a día con personas de diferentes países.
Este hecho se puede notar aún más en el sector servicios.

Muchos de los bares anteriormente regentados por españoles son ahora mismo ocupados por ciudadanos de diferentes partes del mundo.

Sin ir más lejos, dos de los bares a los que acudo habitualmente están regentados por chinos y colombianos respectivamente.

Éstos nuevos hosteleros se adecuan a nuestras costumbres y aprenden a hacer los platos típicos españoles con amor y cariño.
Porque éstos nuevos emprendedores, esta gente que da motor y músculo a nuestra economía, si quieren prosperar y buscar un futuro mejor, no como aquellos esclavos de los que hablaba el ministro de Trump; que como bien sabemos ni siquiera llegaban a los países donde iban a ser esclavizados ya que eran arrojados al mar o bien morían durante la travesía.

Y es que les guste o no a algunos, vivimos en un planeta cada vez más globalizado donde se perderán los colores de piel y donde lo más importante será que somos humanos.

jueves, 2 de marzo de 2017

LLEGAR


Cada año tenemos la necesidad de crear un corto para el Jameson NotodoFilmFest.

En anteriores ediciones hemos realizado hasta cinco cortometrajes, pero los tiempos cambian y el trabajo (por suerte en el sector audiovisual) nos come gran parte del tiempo.

No por ello queremos cejar en nuestro empeño de seguir creando las historias que nos interesa contar.  "Llegar" es una de ellas.

Con dos actrices sublimes Violeta Orgaz y Raquel Pérez nos sumergimos en una historia que bien podría ser el día a día de cualquiera de nosotros.

No quiero hacer spoilers, puesto que la pieza sólo dura 3:30 minutos.

http://www.jamesonnotodofilmfest.com/film/llegar/

Como se suele decir sólo espero que disfrutéis tanto viéndola como nosotros haciéndola.

Y por supuesto, espero que os de un poco que pensar.

Millones de abrazos.

miércoles, 22 de febrero de 2017

BLACK MIRROR Y COMO SEREMOS EN UN FUTURO

Fotograma de "Nosedive"

No es la primera vez que hablo en este blog sobre las series de televisión o mejor dicho, sobre las series, puesto que debemos de tener en cuenta que ahora mismo este formato de ficción lo podemos consumir en cualquier dispositivo, siendo la "caja boba" en ocasiones, el último de ellos.

Ciertamente, veo todo aquello que puedo. Hay muchas series que sigo y otras que aún me quedan por ver, así que tampoco soy la persona más propicia para hablar de este asunto, pero ¿tenemos la necesidad imperiosa de ver contenido?

La respuesta es, sí.

Viajamos en metro, autobús, tren y vivimos pegados al Smartphone de turno. Con él nos relacionamos con el prójimo y disfrutamos del contenido que nos plazca. Vivimos en un mundo a la carta.

Pero ¿tan importantes son éstos aparatos?

Para muchos de nosotros, evidentemente, sí.

Os voy a plantear un experimento que he realizado conmigo mismo.
Reducir el número de tiempo que pasamos delante del teléfono y que no nos consuma gran parte de nuestra actividad diaria.

Todo se resume en pequeñas costumbres:

- No mirar el teléfono mientras comemos.

- Ir al baño sin el teléfono.

- Hacer recados y dejar el teléfono en casa.

- Pasear al perro sin el teléfono.

- Ver la televisión y no mirarla. (No fisgar en ese rato Twitter, Instagram, etc).

Si estáis enganchados a vuestro teléfono, esta serie de pequeños retos harán que os desconectéis (aunque sea un poco) de vuestra vida digital.

Pero volviendo al mundo series, ¿cuál de ellas es la que nos planea los mayores interrogantes en este aspecto?

Fotograma de "San Junipero"

Sin ningún género de dudas "Black Mirror". Y es que la serie británica (ahora adquirida por Netflix) nos sumerge en muchas ocasiones en futuros hipotéticos (que son en realidad) poco alentadores.

En esta su tercera temporada, hemos podido ver desde como influye lo que opinen de nosotros en redes sociales, hasta como la posible extinción de las abejas puede afectar a nuestro ecosistema y futuro como especie.

Siempre he sido muy fan de esta serie y sus premisas, pero volvemos a lo que citaba al inicio de este post, el contenido.

¿Tan importante es el contenido?
Para mi, no es que sea lo más importante sino que lo más interesante es la manera en la se ejecuta. Quienes hayan visto la serie en su totalidad, estarán conmigo en que esta tercera temporada a pesar de contener más episodios que las anteriores ha bajado en cuanto a calidad.

"Nosedive" y "San Junipero" son los más destacados siendo el resto de la temporada un tanto irregular.

Y es que está bien que el espectador tenga la necesidad de consumir contenido, pero no a cualquier precio.

El episodio "Men Against Fire" es similar a la película "La Quinta Ola" (de reciente estreno) y multitud de películas de la misma temática.
En cuanto al broche final "Hated in the Nation" quedaría relegado al argumento de un filme de Asylum pero mejor guionizado.

El resto de episodios "Playtest" donde se lleva al extremo el mundo de los videojuegos y "Shut up and dance" donde se nos plantea la moralidad humana en este mundo digital, quedan relegados a buenos episodios pero no son obras maestras como otros capítulos de anteriores temporadas.

Dicho esto (y no quiero ser pesimista) me preocupa enormemente en detrimento de la calidad en valor de la cantidad; y es que no nos olvidemos que lo más importante en cualquier contenido audiovisual es la historia, sin ella, no hay nada.

Ahora tras este atracón de "Black Mirror" espero con ansiedad la cuarta temporada y es que eso es lo malo de las series; la espera, en muchas ocasiones, interminable.

martes, 14 de febrero de 2017

UNA HISTORIA DE AMOR


Durante todo mi vida mi padre me ha llevado los domingos a los mercadillos.

Como éramos de Oviedo, el mercado de "El Fontán" era una cita ineludible para nosotros, amantes de las reliquias y los productos de segunda mano.
Libros, figuras, películas, cromos, siempre había algo que nos encandilaba y que nos acabábamos llevando a casa.

Pero no sólo en El Fontán se podían encontrar productos de segunda mano.
Como en todo buen mercadillo que se precie, también se vendían enseres de todo tipo, camisetas, calcetines, zapatos, zapatillas de deporte e incluso muñecos.

Cuando éramos niños, mi hermano y yo coleccionábamos (aparte de Masters del Universo auténticos) Bootlegs.
¿Y qué son Bootlegs? Son recreaciones  de figuras originales pero hechas con muy mal gusto y con productos de baja calidad "Luchadores", "Amos del Universo" y "Tortugas Guerreras" (o algo similar) abanderaban las imitaciones.

Por aquel entonces, una joven gitana de unos dieciocho años, tenía un puesto de ese tipo de muñecos junto con sus padres.
Muchos domingos, nuestro padre por trescientas pesetas nos compraba alguna de esas figuras de acción.

La joven siempre era encantadora y atenta con nosotros.

Pasaron los años y nosotros fuimos creciendo,  apenas parábamos por ese puesto ya que nos habíamos obsesionado con los comics de "X-Men" y "Dragon Ball".

Pasado un tiempo, un día me encontraba con unos amigos en el McDonalds de la calle Uría de Oviedo. Era sábado tarde - noche. A eso de las nueve.

Nosotros teníamos como toque de queda las diez y apurábamos nuestras hamburguesas.

Entonces llegó la gitana de los muñecos. Me miró y sonrió. Se sentó en una mesa próxima a nosotros.
Iba vestida de gala, aquello parecía ser un momento importante.

Fue entonces cuando apareció otro chico también gitano con una bandeja con dos McMenús. Creí conocerle.
Ella le miraba radiante, feliz. Probablemente aquella fuese su primera cita.

Pasaron un par de años y vi a aquella mujer con una prominente barriga.
En ese periodo de tiempo en que no la había visto se había casado y esperaba su primer hijo.

Dejé de volver por Oviedo. De ir los domingos al Fontán. Pasó bastante tiempo.

Sin quererlo, sin esperarlo, me volví a encontrar con aquella mujer. Tenía dos hijos más.
Un total de tres.

Ella ya no me reconocía pero yo a ella sí. La vi feliz, sonriente. Daba besos a sus pequeños en la cabeza.

Su negocio había cambiado, ahora vendía lencería para mujeres de bajo coste y ya no en pesetas sino en euros.

Sin quererlo, a lo largo de diez años de mi vida había sido testigo de una historia de amor.

Probablemente haya muchas más que se puedan contar.

sábado, 11 de febrero de 2017

LA OTRA REALIDAD


Creo que ya no podemos vivir sin redes sociales. Esto es así.

Me gusta mirar Twitter, Facebook, Instagram... Pero ¿esto a condicionado realmente mi vida?

La respuesta es, sí.

Me da la sensación de que no podría vivir sin ninguna de ellas. Ahora bien ¿estaríamos dispuestos a perder nuestra conexión con el mundo? ¿Estaríamos (en definitiva) dispuestos a peder nuestra marca personal que forjamos en las redes?
La respuesta probablemente sea, no.

Aunque hay gente que aún puede vivir si ellas.
Personas con teléfonos móviles sin internet, que utilizan únicamente para llamar o simplemente personas que resisten a estar conectados, por no tener, no tienen ni teléfono.

Ayer estaba en el metro. Antes de subirme vi a un hombre sentado en un taburete. Estaba mirando hacia donde abrían las puertas.
Iba vestido de manera elegante y con un crucifijo colgado del cuello.

Una vez me subí al vagón el hombre comenzó a divagar.

- Porque los niños, esos sí son buenos. Les haces una putada y te responden con una sonrisa. Sí, sí, con una sonrisa.

Como de costumbre, iba leyendo pero no podía concentrarme en la lectura, aquel hombre soltaba un monólogo cada vez más intenso y estremecedor.

- ¡En este metro, sin ventilación! ¡El ébola! ¡El dengue! ¡vamos a morir todos! Eso es lo que nos merecemos, ¡morir!

Había viajeros que reían, otros sin embargo, como yo escuchábamos atónitos.

- Ellos lo controlan todo, nuestras tarjetas de crédito, nuestros movimientos bancarios. Los teléfonos, esos que tanto usáis, están controlados. Lo saben todo sobre nosotros.

No paraba de solar cosas por esa boca. La conspiración se adueñaba de él.

Fue entonces cuando pensé en las Redes Sociales, en las conexiones, en todo aquello que nos rodea. Sí, definitivamente estamos controlados.
Los anuncios en Google que nos aparecen según nuestros gustos o las páginas que visitamos, saben como nos relacionamos...
Creo que daría para mil post sobre asunto.

Después de todo aquel hombre que muchos viajeros tomaron por loco, a mi no me lo pareció tanto.

Me bajé del metro. El hombre siguió con su parlamento y mientras los viajeros volvieron a sus casas entretenidos.

Ahora pienso sino estaría mejor sin móvil.