domingo, 13 de octubre de 2019

MIA


Hace unos años no pasaba por mi mejor momento. Fue la primera ocasión en la que sufrí un ataque de pánico.
En muchas ocasiones, este problema surge repentinamente sin que podamos controlarlo. Dos amigos míos también lo padecieron y nunca encontraron una explicación al origen del problema.
Uno de ellos no se subió a un tren cuando tenía que realizar un viaje y el otro no fue capaz de subirse a su coche.
En mi caso, mi problema era una angustia que me ahogaba y no me dejaba respirar.
Según la médico que me atendió, aquello fue producido por un estrés postraumático debido a un par de problemas que había tenido de ámbito laboral.

Aquella vez, también fue la primera en la que los ansioliticos aparecieron en mi vida para ayudarme a llevar mejor el día a día.
Tras las diferentes pruebas y ver que no me sucedía nada, realicé terapia y quien me atendió me recomendó, que debía de tener otra responsabilidad además de mi empresa para cambiar un poco mis hábitos. Una mascota sería la mejor de las decisiones.
Tener un animal conmigo, saber que depende de mi y que me ayudase a cambiar mis rutinas era lo más propicio.
Mi madre se encontraba conmigo en Madrid, así que me ayudó a buscar a la mascota que mejor se adecuase a mi nueva vida.
Miré en internet y busqué donde hacerme con un perrete. Encontré una tienda donde vendían perros. Ponían online vídeos de los que tenían disponibles para que los pudieses ver.

Por aquel entonces estaba indeciso, no sabía si un Bulldog Francés o un Carlino era lo que quería. Finalmente me decidí por el Bulldog. Fue entonces como si algo me atrapase.
Uno de aquellos vídeos me fascinó. Había una Bulldog preciosa que me enganchó por completo.
Mi madre y yo fuimos a aquella tienda. Le metí prisa, no quería que me la quitaran. Nada más entrar pregunté donde estaban los Bulldog Francés. Me dirigí a la sección y allí estaba ella. De entre todos aquellos peludos MIA se lanzó contra el cristal. La conexión fue instantánea, brutal, parece como si estuviésemos conectados de por vida. Y así fue.
Me la llevé. Y os aseguro que lo que me ha dado ese animal pocos lo han hecho.

MIA vivió los primeros meses de su vida conmigo en Madrid. Fue mi amiga, mi compañera. Pasamos de que no pudiese tocar el suelo de la calle por ser un cachorro a andar sus primeros pasos por la gran ciudad.
Con cinco o seis meses una dermatitis comenzó a afectar a su piel. Había entrado el verano y podía que aquello fuese una de las causas.
Aprovechando que tenía que viajar a Cantabria a grabar me llevé a la perrita. Haría una parada previa en Asturias para que la atendiesen. Fuimos a nuestro veterinario habitual. Nos comentó que la perra estaba muy estresada (muy probablemente debido al caos de Madrid) y que debía de empezar un tratamiento.
Mi madre se ofreció a atenderla durante un tiempo y así lo hicimos.
Pasaron un par de meses hasta que se recuperó. El veterinario nos aconsejó, que si queríamos que la perra no volviese a pasar por aquellos episodios lo mejor sería que no bajase más a Madrid.
Yo quería bajármela, era mi perra y la necesitaba a mi lado, pero mi madre me convenció para que MIA no volviera a la gran urbe. Lo principal era su salud. 

Así que la pequeña Bulldog pasó el resto de su existencia en Asturias. Durante mis viajes estos años, he ido saliendo con ella y hemos corrido mil aventuras. Entre ellas, cuando a penas tenía un año y medio subimos el Picu Monsacro, siendo la primera Bulldog francés documentada en conseguir tal hazaña.
MIA era una perrita maravillosa, inquieta, muy inquieta, pero muy cariñosa.
Cada vez que entraba por la puerta de la casa de mi madre se me lanzaba encima, me daba lametones y se hacía pis de la emoción.
Me miraba con su estrabismo como diciéndome.

- ¿Dónde estabas? Te echaba de menos.

Muchos han sido los días en los que me he acordado de ella. Hasta la llegada de Ripley y Wicket soñaba con MIA, a pesar que sabía que no podía volver conmigo.
Al menos siempre me quedaba la buena sensación de un paseo largo por los parques de La Fresneda, reírme con lo tragona que era o no dejar de sorprenderme cuando se subía a una silla que tenemos en la entrada y aprovechaba para llamar al timbre cuando quería entrar.

Soy muy perrero, mascotero o como lo queráis decir. Creo que tener un perro a tu lado es de las mejores cosas que a uno le pueden pasar. Sobretodo, porque a ellos les da igual que seamos feos o guapos, altos o bajos, gordos o delgados. Estos seres, darán la vida por nosotros y serán nuestros mejores amigos. El amor incondicional que nos procesarán será mayor y más sincero que el que transmiten algunas personas.
Así que si lo estás dudando, no lo hagas y decídete. Tener una mascota es una de las mayores experiencias vitales que puede sentir un ser humano. En mi caso, MIA me salvó la vida cuando creía que no me iba a levantar.
Ella no lo supo nunca, o quizás sí. Para eso los animales tienen un sexto sentido.
DEP amiga MIA. Gracias por haber estado en mi vida. Te sigo queriendo y te querré siempre con toda mi alma.


martes, 8 de octubre de 2019

JOKER

Hay quienes se atreven (debido a que el atrevimiento, en la mayoría de las ocasiones, suele ir unido a la ignorancia) a decir que el cine de súper héroes había muerto, que no veríamos nada mejor que el "Batman" de Nolan (algo que no paro de cuestionarme) y que productos como "Watchmen" (Ídem, Zack Snyder (2009)) sería la versión definitiva de un cómic llevado a la pantalla.

El tiempo nos ha dado la razón y nunca hay que dar las cosas por sentadas.
Soy de los que opina que los remakes o nuevas interpretaciones de clásicos son útiles y necesarias. En ocasiones son acertadas y otras (evidentemente) no tanto, pero ahí están. A día de hoy, un adolescente tiene menor curiosidad por conocer cine o literatura clásica que la que teníamos nosotros.
Quizás porque la inmediatez de las nuevas plataformas les hace tener nuevo contenido aquí y ahora; y no se han de preocupar en saber lo que se ha hecho hace veinte años, porque (y así es) lo de hace diez años ya les parece viejo. Con lo cual los remakes o nuevas adaptaciones de novelas, acercan a estas nuevas generaciones cultura del pasado que por otro lado no les llegaría de ningún modo.

Algo así pasa con la historia de "Joker" (Ídem, Todd Phillips (2019)). Hemos leído y visto hasta la saciedad los orígenes de "Batman" y de sus enemigos, ¿pero se podría dar la vuelta a los orígenes de un personaje tan emblemático como Joker? La respuesta es, sí.
En la película dirigida por Todd Phillips podemos encontrar al más estilo Scorsese la creación de un personaje, que desde el inicio de la película ya nos está mostrando lo que es para si mismo y lo que es cara a los demás.

Arthur Fleck vive con su madre. Nunca ha conocido a su padre y por lo que intuimos carece de una gran formación académica. Esto le ha llevado a trabajar de payaso para una empresa dedicada a hacer publicidad con sus empleados disfrazados, mientras que él sueña con ser una estrella del Stand Up Comedy.
Es uno más dentro de los habitantes de Gotham, que deambulan con sus vidas anónimas y que forman parte de un entramado, donde las escalas sociales y las diferencias económicas son tan salvajes como la sociedad que se ha creado a base de esta desigualdad.
Rápidamente y sin que queramos, nos sentimos atraídos por este peculiar personaje, que funciona como un bicho raro (el que es) y que tiene ciertas carencias a la hora de relacionarse con quienes le rodean, ya sean sus compañeros de trabajo, una señora que se encuentra en el autobús o con su vecina, de la que se termina enamorando.
Y es que dentro de nosotros (hablo al menos por mi) contemplamos una cierta atracción hacia el débil o el inadaptado, porque todos en algún momento o circunstancia de nuestra existencia nos hemos sentido así.
Sobre ese cimiento es donde se sustenta esta película, desde nuestro yo más interior, desde los sentimientos que nos puede producir esa incomprensión, que quizás sea más arraigada en quienes nos dedicamos a trabajos artísticos. Un miedo al fracaso constante, en definitiva, una infatigable búsqueda de la aceptación.

Mucha culpa de lo que sucede durante sus dos horas de metraje la tiene su protagonista Joaquin Phoenix (que raro será que no se lleve el Oscar por este film) quien nos maneja a su antojo como títeres, siendo partícipes de esa locura que conlleva el sumergirnos en la mente de un personaje cuya naturaleza no es la de psicópata, pero que (sin quererlo) se termina convirtiendo debido al odio que la sociedad a ejercido sobre él, en muchas ocasiones, sin merecerlo.
Como apunte sobre guión y de como la sociedad en la que vive Arthur es completamente injusta, me remonto a la secuencia con la psiquiatra a la que acude una vez al mes en forma de terapia.
Arthur, le cuenta desesperado su malestar general (ya ha matado a los tres yuppies en el metro) y como cree que nadie le escucha, entre ellos, su psiquiatra. Tras aguantar su discurso, la mujer sin perder la templanza le dice:

- Arthur, esta será la última vez que nos veamos.
- Y eso por qué.- Responde él.
- Nos recortan los fondos.
- ¿Y qué va a pasar con mi medicación?

Es entonces cuando la mujer toma posición y se reclina en su silla y le responde.

- Arthur, a ellos no les importa la gente como tú y como yo.

*He reproducido el texto de memoria, no me lo tengáis en cuenta si me he equivocado, pero viene a ser algo así. 

En este diálogo viene a resumirse lo que quiere reflejar la película. Como para la sociedad actual somos números, estadísticas y que por mucho que nos empeñemos, para los que tienen el poder no somos más que simples marionetas a las que es mejor tener controladas.
Personas imperfectas o con algún tipo de problema no tienen cabida dentro de esta sociedad.

Volviendo a Arthur en si, me gustaría saber, como ha debido ser la construcción del personaje por parte de Phoenix, puesto que lo que he visto en pantalla me parece LA LOCURA, llevada a su máxima expresión.
Le veo tan metido en el personaje, que en muchas ocasiones me da la sensación de ver por primera vez a este actor. El personaje se ha comido al intérprete. Algo que no es fácil y que sólo está al alcance de los más grandes.

Maravillosa es también la puesta en escena, la dirección de Todd Phillips cuya cámara nunca se detiene; o bien sobre estativos, Steady Cams o similares los planos fluyen, porque sin darnos cuenta la película cuenta con un toque de documentalidad que únicamente cineastas como Wenders o Herzog supieron plasmar en su momento y que el cineasta Neoyorquino ha sabido captar.
Heredero de Scorsese y hacedor de una de las mejores películas del año, Phillips ya puede o ir desempolvando estanterías o comprando unas nuevas porque la ola que le va a caer de premios (incluido el Oscar) va a ser antológica, puesto que "Joker" ya es un título imprescindible dentro de la historia del cine.
Ahora en las escuelas de interpretación, además de Marlon Brando, también se estudiará a Joaquin Phoenix, porque sin duda, también ha creado escuela.


lunes, 30 de septiembre de 2019

GOTHAM - TEMPORADA 2

Me he sumergido en el universo Batman hasta la saciedad.
Son muchas las cosas relacionadas con el hombre murciélago que llaman mi atención.
Tengo que decir, que un primer momento, estaba un tanto escéptico cuando comencé a ver "Gotham", dudaba incluso que me fuese a enganchar, pero ha sido todo lo contrario.

En poco más de un mes me he visto dos temporadas completas (hay que tener en cuenta que cada temporada consta de 22 episodios, no son especialmente cortas) y he empezado la tercera con muchas ganas de continuar.
A lo largo de esta segunda temporada, (titulada en inglés "Wrath of the Villans") nos ha venido preparando para lo que es el universo Batman en su totalidad.
Si bien Arkham Asylum ha sido un poco olvidado en las versiones cinematográficas del súper héroe, en esta serie cobra una vital importancia, porque es ahí donde el científico Strange lleva a cabo los más maquiavélicos experimentos, que supondrán, la resurrección de villanos que ya dábamos por muertos y la creación de varios monstruos que bien podrían ser los futuros enemigos del comisario Gordon.

En los inicios de esta temporada cobra una vital importancia Theo Galavan, un hombre recién llegado a Gotham, que tras varias artimañas se termina conviriendo en el alcalde de la ciudad.
Y es que Galavan, esconde un secreto.
Pertenece a la dinastía Dumas, quienes en generaciones pasadas fueron amigos íntimos de los Wayne y que por un problema de faldas fueron desterrados de la ciudad.
Galavan, intentará vengar a sus antepasados. Para ello, intentará eliminar a la última persona viva del linaje de los Wayne, en este caso Bruce.
Tras una serie de acontecimientos Theo es asesinado a manos de "El pingüino" y el comisario Gordon; pero Strange, le devolverá a la vida haciendo de él un personaje llamado Azrael; quien capítulos más adelante recordará en parte quien es, aunque dentro de su conformidad interior deseará seguir siendo más un personaje medieval más que el difunto alcalde.

Por otro lado tenemos a Nygma quien ya es un demente con todas las letras. Ha matado al novio de la mujer que amaba y una vez logra el amor de esta, en un ataque de ira e inseguridad, la estrangula hasta llevarla a la muerte. Una vez se dispone a enterrarla, mata aun tercero en discordia. En su huida hacia ninguna parte se topará con un moribundo pingüino al que ayudará a recuperarse.
Y es que en la tercera parte de la temporada Nygma terminará en Arkham Asylum, siendo uno de los pacientes más aventajados del doctor Strange.
Nygma sigue creyendo que está en sus plenas facultades, pero padece un trastorno bipolar, que entre otras cosas le llevará a tomar malas decisiones.

En cuanto al comisario Gordon, sufre un arco de personaje bastante peculiar. Lo que parece ser una persona íntegra con una pareja estable y con una vida convencional, se termina convirtiendo en un ser corruptible debido a lo que le ha tocado vivir, algo que le hará separarse de Leslie, la que podría haberse llegado a convertir en su esposa.
Y es que ella abandona la ciudad porque no soporta más la situación, incluso llegando a estar embarazada.

Importante es también la aparición de un nuevo jefe en la comisaría de policía Nathaniel Barnes quien sustituirá a la difunta Sarah Essen, asesinado por un grupo de dementes salidos del citado manicomio de Gotham y que harán sus estragos en la primera parte de la temporada.
Donde destacan Barbara y Jerome (quien próximamente será el Joker una vez resucitado, si me equivoco, pegadme).

En cuanto a resurrecciones, importante es también la de Fish Mooney quien al ser devuelta a la vida, si recuerda su pasado, al contrario que Galavan y otros resucitados.
Eso sí, el doctor Strange le ha otorgado un nuevo poder que hará de ella, por así decirlo, una encantadora de serpientes.

Otros nuevos villanos se suman a este cocktail de creaciones diabólicas como Freeze (quien tiene episodios propios y muy buenos) y Firefly. Frío y fuego a partes iguales, que incluso llegarán a tener un duelo al final de la temporada, el primero por querer acabar con Selina y la segunda por salvarla.

Entretenida y peculiar evolución de esta serie, os iré contando lo que me va pareciendo la tercera que ya he empezado. Sin duda, no me dejará indiferente.


domingo, 29 de septiembre de 2019

IT: CAPÍTULO 2

Este año me he sumergido de lleno en el universo de Stephen King.
Todos los años lo hago (dicho sea de paso) y me suelo leer entre dos o tres libros suyos y veo algunas de sus adaptaciones, ya sean del mundo del cine o de la televisión.
Como escribí en post anteriores, este año he leído la novela de "It". Buscando paralelismos con su adaptación televisiva y esta actual dirigida por Andy Muschietti (que inteligentemente ha dividido en dos partes), puedo decir, más que nunca, que una cosa es lo que leemos y otra las versiones que son llevadas a la gran pantalla.

Una vez, hablando con un conocido, me comentó que no le había gustado la primera de las adaptaciones llevadas al cine de "Harry Potter", porque consideraba, que algunos de los personajes, no estaban bien representados y que él, en particular, se los imaginaba de otra manera. Creo que su análisis era erróneo, bajo mi parecer, hay que tener en cuenta (que como su nombre indica), las películas llevadas al cine son adaptaciones y como tal hay que considerarlas, nunca debemos de creer que las cosas son como nosotros las vemos, si vamos con ese pensamiento a la hora de enfrentarnos a la proyección de una película, en la mayoría de los casos será un resultado insatisfactoria. Así, que mejor no hacerlo.

Centrándonos en este "It: Capítulo 2" ("It: Chapter 2 - Andy Muschietti (2019)); la manera en que se afronta la historia ya es completamente opuesta a lo que plantea la novela de King.
En el libro saltamos de un momento a otro. La actualidad son los años ochenta y el pasado son los años cincuenta.
Aquí el pasado son los ochenta y la actualidad es el año 2018. Las cosas han cambiado, los planteamientos sociales, económicos y culturales también lo han hecho.
Uno puede buscar información en internet, sin tener que buscar en los libros situados en pasillos interminables a la caza de un pasaje en concreto que nos reporte la información que necesitamos.
Sin embargo, los traumas, los comportamientos de los personajes y sus motivaciones si pueden ser los mismos, algo que sin embargo, no afecta a la película actual.
Me gusta mucho la forma en acercarnos al presente de Muschietti, la forma en que los personajes están caracterizados en unos roles que han superado (el niño gordo pasa a ser el guapo) y como lo que eran, sigue siendo en esencia lo mismo a pesar de haber pasado treinta años.
Importante también es que la primera de las entregas sea centrándose en el pasado y esta en la actualidad, a pesar de contar con varios flashbacks.

Importante, también es el trabajo actoral. Conseguir una propuesta de casting tan buena y que resuelvan las situaciones tal y como lo hacen es una auténtica maravilla.
Sería interesante, que un futuro no muy lejano, King, sacase una segunda parte de "It" donde los protagonistas fuesen ancianos y se tuviesen que enfrentar nuevamente a Pennywise.
Creo que "It: Capítulo 2" es una buena película, que se enfrenta con elegancia y con una buena ejecución a lo que es un ya un icono cultural, desde los años ochenta tanto en el terreno literario y televisivo en los noventa y del que sale airoso, de esta condena que es el ser juzgado antes de haberse estrenado.

Elocuentes los cambios realizados por Muschietti y que le situarán (sino lo ha hecho ya) a consagrarse como uno de los grandes directores del género de terror.
Ahora, más que nunca, necesitamos de esos talentosos cineastas que nos hagan disfrutar en una butaca.
A mi, las tres horas de esta película han sido casi una bendición.

martes, 24 de septiembre de 2019

QUIEN A HIERRO MATA

Paco Plaza es uno de los mejores directores de este país. Esto nadie lo puede discutir.
Tampoco, nadie puede poner en duda que Luis Tosar es de nuestros actores más sobresalientes.
De una dupla tan perfecta y armados con un guión que firman (el siempre soberbio) Jorge Guerricaechevarría y Juan Galiñanes, nada podía fallar.

Una Galicia que aún vive devastada por la ola de criminalidad y muerte que supuso la droga en los años noventa y narcos venidos a menos que han sobrevivido a bandas y clanes.
Todo esto se mezcla con la etapa final de la vida de uno de los protagonistas, que realiza un paralelismo con una nueva vida que está por venir, la del hijo de Mario, el jefe de enfermeros de un geriátrico donde termina recluido Antonio Padín, el líder de un cartel de la droga, probablemente de los más sanguinarios que haya conocido la Xunta de Galicia.

Los Padín son famosos en la zona. Podrían ser los Escobar del norte de España. Nadie les tose, están por encima del bien y del mal, pero los tiempos cambian. Ahora los colombianos y los chinos son quienes manejan el cotarro. El clan gallego que en tiempos pasados fueron, los caciques de la zona y que ahora,sin quererlo, se han transformado en meros espectadores, a los que incluso, se les cobra más alto el precio de la entrada.
Viven su época más baja; de hecho, la traición por parte de los chinos, hace que los hijos del patriarca Padín contraigan una deuda con los colombianos que no pueden subsanar.
Mientras, Mario, es testigo del declive de Antonio. El anciano sufre una enfermedad degenerativa que apenas le permite moverse.
Lo que este no sabe es que Mario, a su manera está preparando su venganza. Una revancha que viene precedida de años atrás, cuando su hermano era un yonkie a quien en sus últimos días debía de inyectar heroína.
Es entonces, cuando el jefe de los enfermeros suministrará a Antonio la misma droga que consumía su hermano haciendo del anciano una víctima más del mundo de la droga.
Por otro lado está Julia, la esposa de Mario quien espera la llegada del que será el primer hijo de la pareja y quien vive angustiada con la estancia de Padín en el centro geriátrico donde trabaja su esposo.

Con unos arcos de personajes perfectos y con una dirección sobresaliente "Quien a hierro mata" - (Ídem - Paco Plaza (2019)) nos traslada a una Galicia que ya no creíamos que existía, pero que aún vive los coletazos de una época muy dura; donde las drogas y las enfermedades derivadas de estas arrasaron con toda una generación, de los cuáles, quedan pocos supervivientes y que para bien o para mal fueron y son testigos vivientes de un pasado oscuro que prefieren no recordar.

Es sin duda una de las mejores películas del año y eso que aún nos queda mucho por ver.
Eso sí, deseoso estoy de ver los próximo de Paco Plaza que seguramente no me dejará indiferente.

viernes, 20 de septiembre de 2019

CRITTERS ¡AL ATAQUE!

Hay un dicho (que no comparto especialmente) que dice.- La segundas partes nunca fueron buenas.
En este caso, "Critters ¡Al ataque" ("Critters Attack!" - Bobby Miller (2019)) es nada menos que la quinta entrega de una saga, que llevaba desde el año 1992 sin contar con una nueva secuela.
Ciertamente, esta nueva cinta, veintisiete años después, bien podría haber caído en el olvido o simplemente, pasar plenamente desapercibida, algo que creo que pasará.

Al filme le falla absolutamente todo. Desde un guión, que bien podría estar escrito por un estudiante, hasta una elección de casting desafortunada, donde sólo cabe destacar la presencia de Dee Wallace, repitiendo su papel de la primera entrega de la saga.

Localizaciones completamente vacías, donde podría haber habido figuración e incluso, quien sabe, alguna que otra subtrama interesante.
Personajes estereotipados hasta la saciedad y por supuesto, humor absurdo, haciendo parodia de una película que podría haber sido terrorífica.

Ahora bien, la concepción de los Critters, si está lograda, sólo por eso ya merece la pena ser vista; puesto que soy de los que opina, que ojalá todos los años, se hiciesen películas de los Critters, Chucky, Freddy Kruegger  y otros iconos ochenteros, aunque sea únicamente por el mero placer de verlos en pantalla.

Curioso es (volviendo al reparto) el que se considera como "el guapo y musculado" de la película ¿en serio? ¿No había un tipo fibrado de verdad?
Creo que por el mismo precio se podía haber conseguido a alguien que diese mejor perfil. La escena en la que se quita la camiseta es un desastre, y eso que tenía que presumir de musculatura, es tan patética como si yo mostrase mi lozano cuerpo.
La protagonista no tiene carisma y el hermano de esta, que los últimos minutos del film se los pasa con una espina de Critter clavada al cuelo ya ni hablamos...

En fin, una pena esta película. Igual hubiese sido interesante comenzar la saga desde cero, haciéndola mucho más de terror y sangrienta.
Espero que al menos la serie sea buena. Ya la veré y la comentaré por aquí.
¡Larga vida a los Critters!

martes, 3 de septiembre de 2019

MINDHUNTER - TEMPORADA 2

"Mindhunter" es sin ningún género de dudas, una de las mejores series que podemos ver.
Con un tempo sobrio, si alardes de realización e interpretada de manera magistral, la serie apadrinada por David Fincher se ha convertido en un imprescindible, a pesar de tener a penas dos años de historia.

Y es que el mero hecho de contar con una premisa, donde un grupo del FBI se dedique a investigar a asesinos múltiples (es este grupo de policías quien acuña la nomenglatura de asesino en serie), es cuanto menos interesante.
Los finales de los años setenta e inicios de los años ochenta, fueron convulsos en los Estados Unidos.
Una época donde se iniciaba un fin de la violencia a raíz del término de la Guerra de Vietnam, pero donde aún existían resquicios de racismos más propios de la Guerra de Secesión, que de tiempos que se debían de catalogar como "modernos".

Ahora bien. Teniendo en cuenta que un violador y asesino de niños de color debería estar relacionado directamente con el KKK, es sorprendente cuando el grupo del FBI descubre que el perfil del asesino es un joven entre los 20 y los 30 años de raza negra, fuese para ellos, cuanto menos, desconcertante.
Muchas cosas no se entendían. Incluso estos investigadores (los cuales salen representados en la serie) continuaban buscando patrones, patologías y entrevistando a otros asesinos para conseguir nuevos perfiles psicológicos. Algo que debían replantearse cada poco tiempo.

Muy interesantes son los episodios donde los investigadores toman declaración a El Hijo de Sam y a Charles Manson.
Ambos, con dos perfiles distintos, pero con una patología destructiva y tan pareja que daría para horas de estudio y para escribir cientos de páginas de libros.
En cuanto a la serie, me interesan mucho la evolución de los personajes.
Terminamos la primera temporada con un Holden sumido en un ataque de pánico absoluto, el cual le impedía moverse.
En esta segunda temporada este personaje comienza siendo débil, incluso parece que en un primer momento no va a poder ejercer nuevamente su trabajo, pero pronto descubrimos que es capaz de superar ese percance y ser (más o menos) el que era.
Por otro lado tenemos a Bill Tench. Padre de familia, policía respetado y por supuesto valedor de Holden.
Tench que en un primer momento no posee problemas aparentes, deberá hacer frente a una "travesura" ideada por su hijo adoptivo y unos amigos que cuesta la vida a un menor de dos años.
Este hecho hace que la vida del veterano policía se desmorone.
Tanto es así, que su estabilidad emocional se verá reflejada en su trabajo, llevándole a no rendir o a no estar involucrado como debiese.
Además, en esta nueva temporada cobra más relevancia la doctora Wendy Carr quien decide dar un paso adelante y afrontar su homosexualidad de manera directa; llegándose a plantear la posibilidad de tener una pareja o algo parecido.
Y es que su relación con una camarera de barra, termina convirtiéndose, en algo más que una aventura pero con un final poco esperado para ambas.

Otro de los puntos buenos que tiene esta temporada, es que a lo largo de la misma nos ha ido presentando a un personaje que tendrá relevancia en la tercera temporada o que al menos podría llegar a ser el protagonista.
Un marido ejemplar al que le gusta travestirse y el sadomasoquismo. Ahí queda eso.

Sensacional serie, bien filmada e interpretada, de lo mejor de la televisión actual. Para el público en general y para los estudiosos del cine en particular.