domingo, 10 de diciembre de 2017

1922

Actualmente Stephen King ha vuelto a estar de moda. Sus adaptaciones y readaptaciones se cuentan por doquier y es que tendremos películas y series basadas en sus trabajos hasta aburrirnos, pero ¿es qué alguna vez no se ha dejado de adaptar su trabajo?

La verdad es que no. Tan basta y amplia es la obra del autor de Maine, que tan sólo con todos los relatos que ha escrito podrían llenar décadas de metraje.

Hoy quiero hablaros de "1922" (Ídem - Zack Hilditch (2017)). El film, un Original Netflix que a su vez está basado en una de las cuatro novelas cortas que conformaron "Todo oscuro, sin estrellas" que  King publicó en el año 2010.

En esta historia (contada en primera persona) nos adentramos en los acontecimientos que llevaron a Wilfred James a contar su relato.
El hombre, un humilde campesino, reside con su familia en una granja en Nebraska. Vive del campo siendo ese su único sustento. Por el contrario, su esposa quiere deshacerse de unas tierras que tiene en propiedad (y que le harían un gran apaño a Wilfred) para montar una boutique en Omaha dejando de lado la granja y la forma de vivir de su esposo.

Los planes de su esposa, rompen los esquemas de Wilfred que no ve su vida más allá de la granja. (SPOILER). Así que decide convencer a su hijo Henry para matar a su madre, fingir su huida y así quedarse con todos los terrenos.

Una noche, tras un pequeño desenfreno de alcohol y risas, mientras la madre duerme, Wilfred y Henry acaban con Arlette.
Una vez asesinada, deciden tirarla al pozo y cubrir su cuerpo con tierra días después.
Pronto, las ratas comenzarán a hacer acto de presencia y se comerán a su esposa, una visión que perseguirá continuamente a Wilfred.


Los dos personajes deciden continuar con sus vidas, pero Henry, es más vulnerable y no lleva con resignación haber terminado con su progenitora. Al menos cuenta con el amor de Shannon una joven de la que está enamorado y que es su halo de esperanza.

Todo se complica cuando Shannon se queda embarazada y Wilfred no puede hacerse cargo de los gastos que conllevan llevar a la novia de su hijo a un lugar seguro para que de a luz, lejos de las habladurías de sus vecinos.

Es entonces cuando Henry y Shannon emprenden una huída a lo "Bonnie and Clyde" para perservar su amor  (SPOILER) y que concluirá con un fatídico final.
Mientras eso sucede Wilfred pierde una mano y Arlette se le aparece de entre los muertos acompañada por una corte de ratas. Sin quererlo, sus demonios personales le reclaman desde el más allá.

Ya haciendo una reflexión sobre la película e de decir que me parece una gran adaptación por diferentes motivos.
El primero, es el tempo del film, calmado, pausado y con una dirección inteligente que le hace no ser una más de las adaptaciones de King, sino que podría englobarse en ese grupo de rarezas.


Si bien, hay reminiscencias a otros trabajos del escritor, este "1922", no deja de tener una entidad propia que me acerca más al autor, más que me aleja como espectador.

Gran propuesta también, a su vez, la de Netflix, que ya ha hecho y tiene en cartera diferentes adaptaciones de la obra de King.
El cine ha cambiado, está cambiando y por suerte es para bien. Esto me hace muy feliz.

Por cierto, mención especial a la dirección de fotografía de Ben Richardson. Sublime.


sábado, 9 de diciembre de 2017

NADIE ENTIENDE NADA


Hace tiempo me di cuenta que nadie entendía nada. Quizás sea yo el que no esté en lo cierto, o que mi percepción de la realidad sea otra, pero no, no me equivoco, nadie entiende nada.

La primera vez que me di cuenta de esto tenía catorce años. Era el año 1998 y yo era una rata de videoclub.  Tanto mi hermano como yo veíamos todo lo que caía en nuestras manos.

Un verano vino por Asturias un familiar lejano. Estaba entusiasmado porque había visto "American History X" (Ídem - Tony Kaye (1998)) y se había vuelto un Skinhead radical.
Vestía ropa bomber, botas con punta de metal, llevaba colgantes militares y se había rapado al cero.

Como no, se había vuelto un racista redomado y hablaba sin criterio alguno. Que si los Nazis hubiesen ganado la guerra, que si Hitler esto, que si Hitler lo otro.
Aún siendo joven pude darme cuenta que aquel sujeto era lo más próximo a un imbécil. Más aún, no había entendido nada de la película.



No había entendido el trasfondo de la misma, la rendición, el que ninguna ideología vale más que las personas y que si odias con tanta fuerza ese odio te será devuelto.
No merece la pena odiar, bajo mi criterio sólo deberíamos hacer el bien.

El segundo caso en el que me di cuenta que nadie entendía nada fue viendo un programa en una cadena pequeña.
Entrevistaban a una cantante que era conocida en el circuito indie y que al menos parecía que se había fumado un par de porros.
Tenía los dientes oscuros, sucios, era lo más próximo a una fumadora de crack.
Hablaba de su música, de su vida, etc.
No sé por qué pero me quedé viendo esa entrevista un rato. La mujer iba acompañada de un hombre de barba y melenas que intentaba salir del paso como podía viendo la actitud de su acompañante.


Los entrevistadores (también eran dos) comenzaron a preguntarles por sus preferencias musicales. El hombre habló del Rhythm & Blues y de cantantes que ciertamente, al menos yo, no conocía.
Entonces habló ella.

- ¡Amy Winehouse! ¡Amo a Amy!

Comenzó a hablar del documental de la cantante, de lo que significaba para ella con un colocazo fuera de lo normal.
Entonces empecé a pensar en aquel documental que casualmente había visto. En como Amy era enemiga de si misma, de como la bulimia, las drogas, el alcohol y los excesos la llevaron a morir con tan sólo 27 años.
Aquella mujer, cantante y artista indie (que además pasaba los cuarenta), una vez más no había entendido nada.

La tercera y última vez que me di cuenta que nadie entendía nada fue ayer.
Carpintero y yo estábamos en un buffet libre. Aclaremos nuevamente, un BUFFET LIBRE. Donde uno coge un plato, se sirve y se va a su sitio, hasta ahí todo bien.

Lo que tiene de positivo este tipo de establecimientos es que son muy anárquicos y cada uno come y se sirve a su gusto y modo sin rendir cuentas a nadie.


Así que como si estuviésemos en el catering de un hospital, como si estuviésemos en una cola para comprar entradas, la gente se puso en fila india para coger comida.
Parece radical lo que digo, pero aquella situación era absurda.

Fue entonces cuando Alberto rompió el hielo y dijo:

- Esto es un buffet, ¿por qué estamos haciendo cola?

No hicimos ni un minuto de cola y nos comenzamos a servir. La gente sorprendida lo entendió y se sirvieron como hace la gente en los buffets. Libremente.
El resumen es que uno hizo cola y el resto le siguió. No pensaron, ni se plantearon lo que estaban haciendo. Entonces por tercera vez me dije, nadie entiende nada.

martes, 28 de noviembre de 2017

ERA MEDIANOCHE EN BHOPAL

Ya he comentado en post anteriores (aunque viendo las medias no hay demasiada gente que me siga), que voy a comentar todos los libros que lea por si pueden ser de interés para alguien.

Mientras preparo el monográfico (mi mayor entrada hasta la fecha) de las ocho novelas que comprenden la saga "La Torre Oscura" quiero hablaros de la última novela que he concluido.

"Era medianoche en Bhopal" de Dominique Lapierre y Javier Moro.
La novela habla de un hecho verídico sucedido en la localidad de Bhopal (India) en el año 1984.

A finales de ese mismo año una fábrica dedica a la fabricación de pesticidas (concretamente Sevin) dirigida por la multinacional Union Caebide, sufre una serie de errores en sus sistemas (debido a las pocas medidas de precaución tomadas por sus propietarios) creando así una nube tóxica que matará a miles de personas.

Si bien la novela es un relato construido con datos facilitados por algunos de los supervivientes a la tragedia, los autores se documentan no solamente del hecho en sí, sino todo lo que rodea a la fábrica.

Empleados, directivos y la vida social en la India quedan totalmente reflejados en la novela que a modo ensayístico / periodístico nos hace tener una idea global de lo allí aconteció.

Una vez leído el libro me da la sensación que la población de la India, realmente no necesitaba ese producto, ese pesticida en concreto, sino que hicieron creer a los campesinos que debían de fomentar su uso para (como siempre) ganar dinero.
Tampoco una localidad como Bhopal debió asumir nunca la construcción de un recinto de semejantes características poniendo en riesgo a sus habitantes.

Por otro lado, ¿qué podemos esperar de unos directivos que saben que venden un producto innecesario? Pues en resumidas cuentas, lo que finalmente pasó, la tragedia.

Sino te tomas en serio a tu cliente final, si de verdad igual te da su modo de supervivencia (en este caso las cosechas, el cultivo, etc) poco te va a importar quienes trabajan para ti.

Y es que no voy a contar nada nuevo, nada que no se sepa, pero las desigualdades sociales en la India son tan grandes que la gente está dispuesta a trabajar por pocas rupias, ya que nacen y mueren en la pobreza.

Si bien, los niveles de desalfabetización no son iguales en el año 1984 que en la actualidad, sí debemos tener en cuenta cuestiones relacionadas con votos religiosos y estatus sociales que aún siguen vigentes; y que queramos o no, influyen en la toma de decisiones.

Volviendo a la novela, leer "Era medianoche en Bhopal" nos traslada a un lugar incómodo, a una sociedad distinta a la occidental a la cual estamos instaurados.
Nos hace ver que la realidad de terceros es más dificultosa que la nuestra y es que en el fondo, si nos paramos a pensar, en occidente, no tenemos problemas.

Destacar sobretodo, una vez más que los mayores perjudicados en este dramático acontecimiento no fueron otros que los más pobres, que eran los que vivían hacinados en chabolas y más próximos a la susodicha fábrica.

Importante también la labor de documentación de los autores. Relatan desde como paliaban las plagas de insectos en la antigüedad y en los cinco continentes, e incluso, eran conocedores de todos los directivos y muchos de los empleados que pasaron por la fábrica de Bhopal. (Ahí es nada).

Una vez leída y analizada puedo concluir que es una novela de gran interés periodístico y documental que pone nombre y apellidos a víctimas anónimas que en muchas ocasiones quedan en el olvido.

viernes, 17 de noviembre de 2017

CHIQUITO DE LA CALZADA


Siempre he sido fan de Chiquito. Siendo un niño no podía parar de reír con sus chistes (que aunque en ocasiones fuesen malos), tenían ese toque especial.

Toda una generación estamos influenciados por sus dejes, su forma de hablar y de expresarnos, por así decirlo estamos un poco "achiquitados".
Jarl, comor, ¿te das cuen? o ¡hasta luego Lucas! formarán por siempre parte de nuestras vidas.

Recuerdo estar sentados en nuestro salón de la casa de Oviedo y ver "Genio y Figura"; aquel programa presentado por Pepe Carroll donde Chiquito hacía aquellas inolvidables actuaciones.
Mi padre no paraba de reír y nos contagiaba la risa a todos, tanto, que en ocasiones ni nos enterábamos del final del chiste porque aún nos reíamos del golpe anterior.

Más tarde salieron aquellas películas inolvidables "Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera" (Ídem - Álvaro Sáenz de Heredia  (1996)) su secuela "Brácula. Condemor II" (Ídem - Álvaro Sáenz de Heredia (1997)) y "Papá Piquillo" (Ídem - Álvaro Sáenz de Heredia (1998)) todas ellas capitaneadas por (así decirlo) un mítico de nuestro cine Álvaro Sáenz de Heredia, que conformaron sin ningún género de dudas una trilogía actor - director, simplemente irrepetible.

Porque claro está, que no hay que ver estas películas como algo más allá de mero entretenimiento o comedias ligeras realizadas a raíz de un éxito televisivo. Sinceramente, dándoles valor, es lo más próximo que conozco a industria.

Dar al pueblo lo que quiere ver, hacer feliz a la gente, hacer comedia, hacer que se rían, que olviden sus problemas... en eso Chiquito era un maestro.

Y es que además, Chiquito de la Calzada ha hecho una cosa aún más brutal y fascinante, recalar en el subconsciente colectivo sin tener intención de hacerlo. Eso es único, irrepetible.

Repito aquí una frase que dije en Twitter.- Chiquito ha influido más en la lengua española que la RAE en los últimos veinte años.

Dicha información, la mantengo y la diré siempre; así que descansa maestro, nos has hecho muy felices.

lunes, 13 de noviembre de 2017

STRANGER THINGS - TEMPORADA 2

¿Qué nos podíamos esperar de la segunda temporada de "Stranger Things"? Pues lo que nos han querido contar sus creadores, los Duffer Brothers. Una ampliación de la primera temporada sin desmerecer en absoluto a su predecesora.

Si bien, en la primera entrega (por así decirlo) los creadores jugaban a constantes referencias de las películas que más nos hicieron vibrar en los años ochenta, en esta segunda parte vuelven a utilizar recursos que ya habíamos visto infinidad de veces, pero que por supuesto, nos apasionan.

Referencias a "Aliens" (Aka - James Cameron (1986)) donde no dudan en introducir a uno de sus actores Paul Reiser, emulando incluso al personaje que interpretaba en la citada película; y que es sin ningún género de dudas uno de los puntos fuerte de esta temporada.

Y de como atemporalidad va esta serie y de rescatar viejas glorias, también se plantean ¿por qué no incluir a uno de los "Los Goonies" ("The Goonies - Richard Donner (1985)) como uno de los nuevos secundarios de la película? Pues ahí está Sean Austin para deleite del personal.
Con lo cual, otro acierto de los hermanos Duffer quien no dudan de darle a este personaje un rol de Looser, que bien podría haber sido un personaje sacado del universo de Stephen King y es que si buscamos más analogías, este personaje llamado Bob dice tener una casa en Maine.

* Para quienes no sean conocedores de la obra de King han de saber que la gran mayoría de sus novelas y relatos se desarrollan en el estado de Maine donde reside de forma habitual el escritor.

Más referencias al cine de los ochenta. "Cazafantasmas" ("Ghostbusters" - Ivan Reitman (1984)). No ya sólo cuando los niños se disfrazan para la noche de Halloween (que van disfrazados de estos míticos personajes) sino también la puesta de cámara y la elección de algunos planos es bastante similar a la película original.

Pero ¿hasta que punto a un espectador con cientos de películas a sus espaldas se le es capaz de convencer para que vea algo que previamente "YA HA VISTO"?
Pues creo que con el ingenio y el buen saber hacer de los directores, han sabido conjugar lo que antes veíamos en una película de videoclub en ochenta minutos, ahora, somos capaces de estar absortos en 9 horas de ficción sin importarnos demasiado destinar nuestro tiempo a estar frente a la pequeña pantalla.

Eso es lo importante, que el entretenimiento forme parte de nuestras vidas sin tener que mirar el reloj. Viendo la esta segunda temporada de la serie las únicas veces que he mirado el reloj, han sido para saber si podía apurar el tiempo en ver otro episodio y eso es muy bueno.

Deseando que llegue la tercera temporada. Eso sí, espero que le den otro giro.

sábado, 28 de octubre de 2017

FEAR THE WALKING DEAD - TEMPORADA 1

Soy fan absoluto de "The Walking Dead". Eso me hacía ver con recelo "Fear the Walking Dead" (no fuese a ser que me decepcionase); una serie paralela a Rick y a su grupo en la lucha por la supervivencia en unos Estados Unidos apocalíptico donde los caminates - walkers van a sus anchas dando presa a todo aquel que se topa en su camino.

Si bien, en la original vemos como el mundo ya lleva un tiempo con el problema de los caminantes y Rick al despertar del coma se encuentra con un mundo que nunca hubiese imaginado; en este "Fear the Walking Dead" vemos el origen del problema desde el inicio, los primeros infectados, las revueltas, la forma de proceder del gobierno ante el problema de los caminantes...

Sinceramente, me gusta el enfoque de esta serie puesto que en gran medida es sin duda lo opuesto a "The Walking Dead".
Si en la primera podríamos decir que habla de una América más profunda (con todo lo que esto conlleva) en esta nueva visión de la serie podemos ver una América más multicultural.

La lucha de dos reinos (por así decirlo) en "Fear the Walking Dead" vemos la visión de unos Estados Unidos más demócrata, mientras que en "The Walking Dead" vemos una forma de afrontar los problemas, la religión y los estatus sociales desde una perspectiva más republicana.

No sé si sólo esto son conclusiones mías o por si el contrario nada tiene que ver con esto, pero es la percepción que me ha dado al ver la serie.

Podría avanzar este post hablando de muchos aspectos que me han fascinado, pero quiero remontarme al episodio 01.
En él tenemos una presentación de personajes memorable.
Desde que empezamos a ver a los que creemos que son miembros de una familia, hasta que nos damos cuenta que en realidad, son dos familias disfuncionales que conviven con sus miedos internos y problemas, pasan varios minutos de incertidumbre y que hace que olvidemos por completo, la plaga de infectados y otras desdichas.

Por otro lado es muy acertada la multiculturalidad que conforma la serie.
Me parece que la presencia de una familia de origen hispano, le da el punto que necesitaba esta historia. Una familia de varias generaciones dentro de la sociedad estadounidense y que tienen un oficio loable, una peluquería / barbería. Esto refleja así como se ha conformado la sociedad estadounidense los últimos treinta o cuarenta años. Una sociedad forjada por extranjeros que ocupaban la gran mayoría del sector servicios, algo tan necesitado en una sociedad con tantos millones de habitantes.

Y es que este "Fear the Walking Dead" habla de mucho más de infectados, zombies, caminantes o como lo queráis decir. Habla sobre las relaciones humanas y eso es lo que me gusta de los guiones ya sean de terror o drama...el trasfondo.

Importante a su vez la perspectiva del mar. Ver el horizonte, buscar el océano en busca de salvación me parece algo poético, hermoso. Algo que no muchas series tienen y que deberían de rescatar. La poesía visual.

Sinceramente, creo que es una serie que hay que ver.

domingo, 8 de octubre de 2017

HANNIBAL - TEMPORADA 1

Creo que era un poco reacio a entrar en el universo de "Hannibal", pero sabía que era una de esas series que tenía que ver.

Si bien no podemos dejar de tener presente a "El Silencio de los corderos" ("The Silent of the lambs" - Johathan Demme (1991)) con sus consecuentes secuelas y spin offs basados en las populares novelas de Thomas Harris, he de reconocer que a pesar de tener un pulso lento, pausado y un tanto monótono, esta adaptación televisiva me ha convencido.

El peso recae en tres personajes, el de Hannibal Lecter (interpretado por un solvente Mads Mikkelsen), Jack , un agente del FBI (interpretado por Laurence Fishburne) y Will un colaborador de los agentes federales que tiene la capacidad de la videncia para recrear los crímenes que éstos investigan (interpretado por Hugh Dancy).

Si bien Lecter es visto en esta revisión de "El dragón rojo" como un psicólogo que siente atracción hacia pacientes peligrosos, sus antagonistas comienzan a caer en una espiral de autodestrucción que sin que sea demostrado (aún) tiene que ver con este. Porque Hannibal tiene una capacidad especial para manejar las situaciones a su antojo.

Entre los elementos a destacar en la serie, me gustaría resaltar la actualización del contexto histórico de la misma, ya que podemos ver desde una reportera que aporrea con sus crónicas mordaces publicando en un blog, hasta problemas maritales como los de Jack; presentes al inicio de la temporada (y que por desgracia) se van diluyendo a medida que avanza la misma.

Jack está absorto en su trabajo y ha descuidado lo que realmente era importante para su esposa <formar una familia>.
Ahora es Jack quien siente esa necesidad. De hecho, hay un momento determinado en el que le dice a ella que ya está preparado y su mujer le recrimina que ya es tarde para eso. (Ambos personajes superan los cincuenta años de edad).
Con lo cual nos encontramos aquí ante un dilema, el de la existencia de los seres humanos actuales. La prioridad de crecer profesionalmente antes que formar una familia. Para muchos un dilema que no son capaces de afrontar. En este caso Jack, incluso no es capaz de ser valiente de decirle a su esposa lo que siente, lo que realmente necesita, así que saca el momento mientras cenan ...Error.


Por otro lado tenemos a Will que cada vez vive más encerrado en si mismo (SPOILER); en un momento determinado de la temporada no sabe si lo que está viviendo es real o no. Tiene alucinaciones, padece, no recuerda que ha hecho y que no...
Busca a un asesino, a un imitador, cree estar en la cabeza de este,  pero en realidad no está. Va perdiendo la capacidad de videncia, su cerebro le va explotar, se despierta con las manos llenas de sangre, vomita una oreja, no sabe como hacer para recuperar la consciencia.

Mientras, Hannibal, intenta no ser descubierto.
Sin duda, como espectadores en todo momento, sabemos más que los protagonistas de la serie. No nos cabe duda que "el imitador" no es otro que Lecter y que está manipulando a su antojo a Will para hacerle parecer culpable.

De hecho (SPOILER) al final de esta temporada Will será detenido como único culpable y hasta el momento sospechoso.

Me inquietan acontecimientos que están presentes en la serie como son los vinculados a la actuación de nuestro cerebro y como este nos puede hacer jugadas de las que ni siquiera somos conscientes.
Fascinante me parece el diagnóstico de Lecter y como es capaz de detectar el problema de Will (o como hace creer al resto que este es culpable), con la simple idea de hacerle dibujar un reloj.


Will, llegado un momento no es capaz de dibujar un reloj con todas las horas en un círculo. Él cree verlo bien, pero en realidad, todos los números están fuera de este. Su percepción del espacio y el tiempo es diferente, lo que le hace parecer (al menos) un demente.

Y es que esta primera temporada termina por todo lo alto. Sabemos quien es el culpable. Pero los personajes aún están buscando respuestas.
También es interesante que Hannibal vaya a otro psicólogo, a psiconalizarse, a contar sus miedos, sus problemas, dando así un aspecto de vulnerabilidad que en realidad no tiene. Ahí denotamos una vez más su inteligencia.

Otro elemento a destacar (creo que acertado) no hemos visto aún a Hannibal comerse a alguien como esperábamos. Así que el horizonte de expectativas ahí sigue y muy alto, por cierto.
He comenzado la siguiente temporada (de momento MUY BIEN).
Estoy con ganas de más.