martes, 29 de mayo de 2018

FEAR THE WALKING DEAD - TEMPORADA 3

El fin de la segunda temporada de "Fear the Walking Dead" había terminado muy arriba (por así decirlo) y me daba la sensación que por momentos estaba cobrando mayor interés que su predecesora "The Walking Dead" que en ocasiones se suma en una monotonía constante, aunque con puntos de genialidad a lo largo de sus temporadas que la hacen imprescindible.

Si bien el sur de Estados Unidos es un punto caliente en esta "Fear the Walking Dead", es lo que tiene el  estar situados en ese territorio de la frontera con México, mucho más problemática que la ubicación de Rick Grimes y sus compañeros.

El sur del territorio estadounidense es un lugar seco, sin apenas lluvia y con un índice de criminalidad bastante elevado en comparación con otros lugares.

Todo esto hace que la población a penas pueda abastecerse de agua y así poder sobrevivir. Y es que de esto habla la tercera temporada, de la lucha por el agua.

Me parece algo real, algo que podría ocurrir en una situación similar y por supuesto, algo por lo que se podría luchar.
Luego están los dilemas morales e existenciales. Por un lado ¿es bueno dar agua a todo aquel que la necesita? o por el contrario, se debe de preservar por lo que pueda ocurrir.
Ahí está el problema, la lucha de fuerzas, el ego y por supuesto, como no, la lucha por la supervivencia.

Además está un hecho relevante, (SPOILER) la muerte de Travis nada más comenzar la temporada, dando el protagonismo y las riendas de la serie a Madison Clark y a sus hijos, algo que quizás tuvo que ser desde el principio. 

Y es que estos tres personajes llegan escalonadamente al rancho de Jeremiah Otto, un anciano ex-alcohólico (con brotes aún de su adicción), con alto espíritu religioso y que vela por la seguridad de una comunidad de blancos contra las inclemencias del Apocalipsis que ha asolado al mundo.
Dentro de esta comunidad también,  se encuentran sus dos hijos Troy, la oveja negra de la familia (incluso el se cataloga así mismo de esa manera) y Jake que es el yerno que oda suegra quisiera tener.

La comunidad de los Otto será determinante en el transcurso de esta temporada, puesto que su rivalidad con una comunidad de indios indígenas estadounidenses, (bañada en sangre años atrás) no hará sino que enturbiar la situación.

                             

Por otro lado tenemos a (SPOILER) a Daniel Salazar a quien dábamos por muerto y que será también determinante en el devenir de la presa, los mandatarios de la misma y la lucha por el control del agua.
En su camino, se encontrará de nuevo el buscavidas Victor Strand que luchará a diario por sobrevivir yendo a la deriva de un lado a otro, sin importarle demasiado las consecuencias.

Y es que la ya mítica serie de zombies está por convertirse en un referente en el género, más aún cuando en la cuarta temporada (ya en emisión) va a cruzar su destino con el de su predecesora "The Walking Dead".
Os iré contando.

lunes, 28 de mayo de 2018

EL EXTRANJERO

Camus en primer término, Mimi en segundo. 
Últimamente, sin quererlo, estoy viendo y leyendo diferentes cosas sobre la ocupación de Francia de Argel y la liberación de dicho país.
Días atrás, he podido ver "La batalla de Argel" ("La battaglia di Argeli", Gillo Pontecorvo (1966)) y hace unos días he podido concluir la novela "El extranjero" de Albert Camus que hoy quiero comentar.

Mientras que la película de Pontecorvo hablaba de como los argelinos querían liberarse para ser un estado independiente, la obra de Camus habla de aquellos franceses que vivían en un país lejano y ajeno a su Francia natal.

Tomando como referencia este contexto histórico y las dos visiones, puedo llegar a hacerme una idea de lo que allí acontecía.

Según lo que expresa el protagonista de la novela, el señor Mersaul, se encuentra en un lugar hostil, con el cual no se siente identificado y echa de menos sus Francia natal.
Recuerda los Campos Eliseos, la cara vida en París y como todo es diferente a Argel.

Y es que varios son los hechos que condicionan la vida de este personaje.

1. La muerte de su madre.

2. El asesinato de un ciudadano árabe. 

Si bien, de lo primero, el protagonista cree recuperarse de manera rápida (el amor llama a su puerta y eso le hará olvidar ciertos males); lo segundo condiciona por completo su existencia.
Y es que no tarda mucho en entrar a prisión y ser juzgado. Mostrando una pasividad tal que no es capaz ni siquiera de defenderse.

Deja que los acontecimientos, fluyan, sigan su curso. Se ve encerrado en una encrucijada de la que sabe que no va a salir, se ve envuelto en un problema que no a ser capaz de solucionar, así que ¿por qué esforzarse en buscar una libertad que no le van a conceder?

El reo, antes de su ejecución, pide casarse con la mujer que ama y no quiere pasar los últimos momentos de su vida con un sacerdote y es que el tiempo que le queda de vida quiere aprovecharlo al máximo, en la soledad de su celda.

Mucho tiene que ver, que dicha novela se publicase en el año 1942 y que por la mente del escritor pasase el estado en el que se encontraba el mundo, azotado sin ninguna duda por una primera guerra mundial concluida y por una segunda a la cual le quedaban aún tres años.

Camus, años después recibiría el premio Nobel de literatura, algo merecido, no me cabe duda, puesto que tras leer sus escritos nos damos cuenta de la transcendencia de lo que cuenta, de sus palabras.

Imprescindible lectura.
Importante a su vez, el análisis de la reflexión sobre la condición humana.

viernes, 25 de mayo de 2018

FIN DE GUARDIA

Mimi haciendo una crítica felina de la novela.
SPOILER.
Bill Hodges tiene cáncer de páncreas. Vomita sangre, quiere creer que es una úlcera, intenta agarrarse a algo, a una esperanza, a un último aliento de vida, pero no.
El médico le da el peor de los diagnósticos, le quedan pocos meses en este mundo.
Mientras, una oleada de suicidios se están produciendo. Parece ser que todos tienen un denominador común, Barry Hartsfield, quien reposa en el hospital en estado vegetativo.
Bill, a pesar de su corta esperanza de vida decide investigar que hay tras las misteriosas muertes, así que se pone manos a la obra.

Tercera y última entrega de la saga del detective Bill Hodges, creada por Stephen King y cuyas novelas previas ya hemos comentado en este blog.
Sinceramente, creo que el conjunto de estas tres obras es de lo más honesto que ha escrito King en los últimos tiempos, tanto es así, que nunca he querido que terminase.

Algo me hace pensar que en un futuro (no muy lejano) el escritor de Maine retomará el personaje en sus andanzas de juventud (ojalá lo haga) al igual que retomó a su séquito de "La Torre Oscura" o a Daniel Torrance con la secuela de "El Resplandor".

De lectura fácil, directa y sin andarse por las ramas, King, toma prestados de sus anteriores trabajos los poderes que pueda poseer una persona para comunicarse a través de la telequinesia.
Barry Hartsfield, es un psicópata por naturaleza y se introduciéndose en la mente de diferentes personas incitándolas al suicidio. Para ello,  rescata de sus recuerdos aquellos hechos que por así decirlo, "les traumatizaron".
También, al no poseer capacidad física de desplazamiento, Barry, se ha introducido en la mente de un empleado de biblioteca, al cual, trata como un lacayo capaz de cometer las mayores atrocidades si lo estima oportuno. El asesino del Mercedes sigue siendo macabro y retorcido.

Si ya había un hecho destacaba en la primera de las novelas de esta saga ideada por King era el hecho de sacar partido a la Deep Web.
En esta ocasión vuelve a hacerlo y es que Rana Gustavo se introduce nuevamente en el Paraguas azul en busca de respuestas e intenta esclarecer quien es la persona que firma sus crímenes con un gran zeta.
Marca que también han dejado las suicidas.

Sin ningún género de dudas estamos ante un broche perfecto de una trilogía, que como no, acaba con la muerte de Hodges y con un Barry Hartsfield que también pasa a mejor vida.
Si tengo que destacar cualquier otro aspecto, me decantaría por una de las premisas del libro.
Me interesa bastante la circunstancia de que un fármaco haga despertar una parte del cerebro de Barry Hartsfield que estaba dormida tras el golpe que había sufrido.
Creo que la ciencia, en ocasiones, da más miedo que lo paranormal.

Ahora bien, como he dicho nos soy Nostradamus pero estoy seguro que King volverá al personaje de Bill Hodges, sino, tiempo al tiempo.

domingo, 13 de mayo de 2018

ASH VS EVIL DEAD - TEMPORADA 1

Lo que se agradece cuando un producto no se desvirtúa y posee la esencia del original que le precede.
Eso es exactamente lo que sucede con "Ash vs Evil Dead" en su primera temporada.
La serie es la continuación directa de la trilogía creada por Sam Raimi, "Evil Dead"; y os puedo asegurar que no deja ningún cabo suelto y es llevada a una actualidad desvirtuada al antojo de su protagonista.

Y es que Ash, interpretado una vez más por Bruce Campbell, (lleva por así decirlo) "una vida de mierda".
Bebe, se emborracha, tiene trabajos precarios, vive en una caravana... y es que no ha progresado mucho en los último treinta años.

De hecho, en una de esas noches alocadas, Ash utilizará de nuevo el Necronomicón e invocará a los demonios del bosque y tendrá (una vez más)  que enfrentarse a las fuerzas del mal. Aunque en esta ocasión no estará sólo.
Le acompañarán Pablo su ayudante en el Value Stop y Kelly otra joven de origen hispano quien en un primer momento parece una mojigata, pero que pronto será de armas tomar.

Parece que todas las series que comento en el blog les hago una lectura positiva, pero es que suelo elegir muy bien lo que veo. (Risas enlatadas).

Así que aquí va "mi crítica" de la serie.
En primer lugar, deciros que agradezco enormemente que la serie sea corta. Que quiero decir con esto.

- 10 episodios 

- De entre 25 y 30 minutos de duración. 

Hay ocasiones que nos ponemos a ver series y parecen interminables o que las tramas se estiran y se estiran dándote ganas de decir ¿ya vale no?
En "Ash vs Evil Dead" pasa lo contrario, te metes tanto que cuando quieres darte cuenta ya se está terminando el episodio.
Además, otra de las claves de esta serie es que no ha perdido la esencia del original en que se basa.

- Gore

- Humor negro

No he parado de reírme con todos los episodios. Absolutamente con todos, y eso es francamente difícil que una serie de este estilo lo consiga.
También, tengo que decir que no hay otro actor en el mundo que pueda interpretar a Ash que no sea Bruce Campbell.
No pasan los años por él, además el personaje es una prolongación de él. Aún mayor que la sierra mecánica que en ocasiones lleva Ash por mano. No sabemos en realidad si vemos a Bruce o a Ash, ¿serán el mismo? tampoco importa.
Sinceramente, me tiene fascinado.

En cuanto al gore y los efectos. Hay ocasiones que van un poco pillados o de presupuesto o de tiempo (sabemos que los plazos de estreno y de emisión pueden perjudicar este tipo de cosas).
No sabría decir bien cual habrá sido el problema y que debido a esto, se recurren a efectos digitales rápidos; pero poco importa, lo importante es eso, que ahí están y son muy locos, valientes y no aptos para todos los públicos.

Kelly, Ash y Pablo. Equipo ganador.
Pues nada, que os voy a decir, que ya he empezado la segunda temporada, así que con lo cual, en breve, nuevo post.

lunes, 7 de mayo de 2018

MIENTRAS ESCRIBO



"Se empieza así: poniendo el escritorio en una esquina y, a la hora de sentarse a escribir, recordando el motivo de que no esté en medio de la habitación.
La vida no está al servicio del arte, sino al revés ." 

Creo que es la reflexión que más me ha motivado de todas las que he leído en este libro sobre el noble oficio de la escritura ideado por Stephen King.
Él, hasta llegar al punto vital en el que se encontraba, (a la hora de realizar este ensayo), pasó por muchas cosas... buenas, malas, regulares... pero todas le llevaron a tener su espacio, un lugar en donde crear, en donde hacer volar su imaginación y compartirla con el resto del mundo.

Y es que las circunstancias que llevan a cada creador a dar un paso hacia delante y plasmar (ya sea en cualquiera de las artes) su visión del mundo son únicas.
En toda obra hay un por qué y unas circunstancias.

King era un niño de familia humilde que pasabas horas y horas sólo con su hermano. Posiblemente fuese bastante inadaptado (en ciertos momentos las gafas, no ayudaban). Así que se refugió en las películas y en los libros.

También, con el paso de los años, encontró por el camino a su esposa Tabitha King, quien es su mayor apoyo y crítica a día de hoy.
De hecho, ella fue quien rescató el manuscrito de "Carrie" de la basura.
Y es que por aquel entonces  Stephen estaba desesperado, aunque no perdía la ilusión.
Escribir a revistas para que publiquen tus artículos y no lo hagan, escribir a editoriales y que no te publiquen debe de ser de lo más frustrante.

En mi caso, como cineasta, vivo algo parecido a diario y puedo aseguraros que es una situación dura y difícil.
No obstante, no hay nada que temer. Sino cejas en tu empeño de lograr un objetivo lo conseguirás.
En mi caso, quiero escribir novelas, guiones y dirigir películas. Lo lograré.


"Escribir es labor solitaria, y conviene tener a alguien que crea en ti. Tampoco es necesario que hagan discursos. Basta normalmente, con que crean."

Por suerte, al igual que King, yo también tengo a alguien a mi lado que cree en mi y que me apoya en todos los aspectos y que además, es mi mayor crítica. Gracias Vir.

En cuanto a Stephen, su objetivo era ser un novelista, tampoco de éxito, simplemente quería escribir novelas, lo que sucede es que ha logrado lo segundo.

Por otro lado, está el sacrificio que debes de tener para lograr tus objetivos y como emplear las armas para poder trabajar.
El escritor de Maine asegura que el noble trabajo de la escritura es muy complicado, y sino tienes tiempo para leer tampoco tienes tiempo para escribir. ¿Cómo vas a poder trabajar sino tienes herramientas?
Y es que al igual que un actor debe de estar formándose constantemente para dar lo mejor de sí, un escritor debe de escribir todos los días para no oxidarse, para hacer que sus textos sean cada vez mejores.

Extrapolándolo al mundo de la música, el pianista Vladimir Horowitz dijo una vez:

"Si dejo de practicar un día lo noto yo,  si dejo de practicar dos días lo nota mi mujer, si dejo de practicar tres días lo nota el mundo"

Este hombre siguió practicando con su piano pasados los ochenta años de edad.
Cualquier meta que quieras cumplir, debes de sumarle además de talento, horas y horas de esfuerzo.
De hecho a mi me pasa. Cuando me paso días sin escribir lo único que produzco es basura que me da incluso hasta pudor revisar.

Volviendo a la novela de corte ensayístico de King sólo puedo decir que me he sentido muy identificado con lo que cuenta. Creo que aprender de los errores propios, el abrirse al mundo y enseñar al resto como afrontarlos es la mejor de las recetas para superarse a uno mismo.

Una vez más señor Stephen King me ha vuelo a dar una lección de vida.
Como de costumbre, le estaré eternamente agradecido.

lunes, 30 de abril de 2018

WILD WILD COUNTRY

Estaba en boca de todas las personas que me rodeaban ¿has visto "Wild Wild Country"? Mi respuesta era . - Aún no.
Me sentía culpable, no estaba en la honda y es lo malo que tiene Netflix, como te retrases una semana en ver algo, los que te rodean ya lo han visto antes y estás expuesto a miles de Spoilers.

*Como dato decir que la serie se estrenó el 18 de marzo de este año. Estamos a 30 de abril. Ha pasado sólo mes y medio del estreno y ya da la sensación que ha pasado un año desde que se estrenase.
¡Bienvenidos al Siglo XXI!


Así que el viernes, nada más llegar a mi casa, tras trabajar, me puse la serie.
Vi tres episodios y medio. Al día siguiente el resto; nada más levantarme. No salí ni a tomar un café como siempre hago. Tampoco me duché como es mi rutina habitual. Sólo vi la serie. Completé mi maratón de 360 minutos, por así decirlo, de manera interrumpida.

Os aseguro que si el material no hubiese sido de calidad, probablemente lo hubiese visto a trozos, o de manera más escalonada, pero no.  La historia de Bhagwan Shree Rajnees y su doctrina me atraparon.

Son ya varias las series documentales que he visto o seguido, y creo, que en muchas ocasiones sirven mucho más para ver como reacciona la sociedad ante unos hechos que le son desfavorables, más que otras ocasiones donde la ficción manipula (por así decirlo) lo que ha acontecido.
En "Wild Wild Country" se nos cuenta el origen de la religión o movimiento Rajneesh en la India, su traslado a los Estados Unidos y la creación y disolución del pueblo Rajneeshpuram a inicios de los años ochenta del pasado Siglo XX.

Aunque en un principio podamos creer que el protagonista de la historia que vamos a ver será el líder espiritual Bhagwan Shree Rajnees, desde los primeros minutos de la misma nos damos cuenta que quien llevará el peso de las más de seis horas de documental es otro personaje, la asistente del líder indú Ma Anand Sheela.
Ella era la cabeza pensante de un movimiento (para mi gusto) de dudosa credibilidad y que no estaba dispuesta a perder.
Y es que viendo como se desarrollaron los acontecimientos, creo que el pueblo estadounidense por miedo o rechazo a lo que le era ajeno cayó en su propia trampa.

Por así decirlo, subestimaron al "supuesto" enemigo. Sheela era muy inteligente y tenía tiempo para pensar cada jugada, para buscar los resquicios dentro de la constitución americana y así lograr sus objetivos.
Si bien, en un primer momento no hicieron nada ilegal (puede ser alegal, pero bajo mi parecer nada ilegal), como la construcción de una ciudad, proclamar a sus representantes y demás cometidos de lo que conlleva crear una ciudad, a medida que fue pasando el tiempo, ese ansia de poder y de crecer acabaron con su propia creación.

Si los habitantes del condado de Wasco no se hubiesen metido con los Rajneesh en primera instancia, probablemente, se hubiesen evitado muchos de lo problemas que sucedieron a posteriori.

Ma Anand Sheela, a su lado el líder Bhagwan Shree Rajnee
Sólo es una opinión (y perdonad que me ponga así), pero creo que el miedo incita al miedo.
Los conocidos como "Friends of Oregon" tuvieron miedo al movimiento Rajneesh y los seguidores de  Bhagwan Shree Rajnees  tuvieron miedo de los habitantes del condado de Wasco y por ende a los del estado de Oregon (y con razón, tras estallar una bomba en uno de sus hoteles) y lo único que hicieron los religiosos fue defenderse. Pero quizás no como deberían.

Creo también, que cuando uno se encuentra en un lugar cerrado, aislado y sin comunicación con el exterior, ve fantasmas donde no los hay y las psicopatías crecen sin que podamos evitarlo.

A su vez, creo que hubo una escalada de despropósitos y de acciones locas que no tenían ningún tipo de justificación. La intoxicación de la población, la recogida y llegada masiva de indigentes al rancho para captar votos o armarse hasta los dientes fueron todo decisiones erróneas.
Esto hacía que la sociedad estadounidense viese a los Rajneeshtas como un enemigo, más que como un aliado.

Son cosas que se me escapan, que están por encima de lo que yo pueda llegar a imaginar.
Sinceramente, una lástima todo lo que he podido ver en esta serie documental, donde he descubierto una vez más la podredumbre del ser humano.
Para mi asombro, también, he descubierto de donde viene el movimiento Osho, la meditación y todo lo que tiene ver con ese tipo de libros y doctrinas.
Una vez más, corrobora todo lo que siempre había pensando, es un negocio.
Espero que al menos este documental sirva para destapar todo ese mundo, aunque me da a mi , que va a ser un imperio difícil de destruir. Que narices, es imposible.

A seguir viendo cosas, a seguir aprendiendo. Ya que ver es conocer, leer es saber y son las armas fundamentales para forjar una opinión.

jueves, 26 de abril de 2018

MI QUERIDA SEÑORITA

Carpintero siempre me había hablado maravillas de esta película.
De hecho, uno de sus cortometrajes, "Señora", estaba inspirado en cierta medida en este título dirigido por Jaime de Armiñán.

Y es que "Mi querida señorita" es una de esas rarezas dentro de nuestro cine, pareciendo increíble que aún durante el régimen franquista, se pudiese rodar algo así.

Por otro lado, mi amigo César Gil, (nieto del genial cineasta Rafael Gil) siempre me riñe diciéndome que no he visto todo el cine español que debería haber visto; aunque viendo mis números en FilmAffinity voy acercándome a las mil películas vistas de nuestro cine, algo que ciertamente, a mi, también, me parece insuficiente.

Recordemos (sino me falla la memoria) que Franco murió en el año 1975 y que la película que hoy comentamos es del año 1972, un hecho muy significativo y notable, en gran medida por la temática que trata.

Si tuviésemos en que destinar un tagline para vender la película sería el siguiente:


< La historia de una mujer atrapada
en el cuerpo de un hombre >

Y es que en aquellos años, la homosexualidad, estaba tratada como un tema tabú.
De hecho, era prácticamente un delito que te gustase alguien de tu mismo género (algo que a día de hoy ya tenemos superado o eso quiero creer) y esa condición era tratada incluso como enfermedad.

En "Mi querida señorita" el protagonista de la cinta (interpretado magistralmente por José Luis López Vázquez) acude al médico para saber lo que le pasa, por qué se tiene que afeitar o por qué no es capaz de reconocer su género.
Sólo ese planteamiento mental del / la protagonista me parece de un calado emocional tan significativo que sería digno de estudio.
El sentimiento de culpa arraigado por la religión católica (yo lo tengo muy presente y nací en 1984) no solucionaba el problema, sino que lo agrandaba, hacía que quien tuviese alguna duda sobre su condición, (en definitiva), de su existencia, padeciese en solitario, sin contar a los demás las heridas del alma, en ocasiones, más profundas que las físicas.

Sinceramente, tratar esta temática y de la manera que lo hace, es sublime.

Esto es algo muy importante, y no es baladí lo que voy a comentar ¿cuántos de vosotros no habéis hecho cosas que realmente habéis sentido? ¿Cuántos de vosotros os habéis tenido que conformar?
Y ya no hablemos de la condición sexual, sino en muchos otros temas más banales que este.
Creo que esta película es un fiel reflejo de la discriminación a la que estuvieron sometidos muchos homosexuales durante los años de dictadura.
No quiero imaginarme lo que debe de ser vivir atrapado en un cuerpo que no es el tuyo. Más aún en aquellos tiempos.

Como no, fuera de nuestras fronteras tomaron nota. Hasta Hollywood se dio cuenta. Armiñán, había hecho una película adelantada a su tiempo.
Y vaya si la hizo, el filme estuvo nominado en los Oscar del año 1973 como película de habla no inglesa. No es para menos.

Sino la habéis visto, como era mi caso, os invito fervientemente a verla.

Ahora, a seguir investigando sobre cine español, que ciertamente es de las cosas que más me gustan.